lunes, octubre 09, 2006

De una sorprendente movie...

Seven Readers!!

Seguramente para los readers más avezados en cuestiones televisivas, el nombre Joss Whedon les es completamente familiar. Para los no, dejen le pongo rapidamente en contexto: Whedon es el responsable de haber llevado a la pantalla dos series de televisión que hoy son consideradas como de “culto” por algunos fanáticos (o por muchos tal vez): Buffy, The Vampire Slayer y Angel. Nunca fui gran seguidor de ambas, aunque en el caso de Buffy disfrutaba mucho ver pelear a Sarah Michelle Gellar o, ver los primeros intentos de Eliza Dushku por correr de manera sexy en la pantalla (algo que perfeccionó en gran medida en la entrañable Tru Calling) Sin embargo, hace un par de años, Whedon creó una de las mejores series de Sci Fi de los últimos tiempos: Firefly. Una joyita, en toda la extensión de la palabra, que combinaba elementos del Western, las cintas de aventuras y la siempre atrayente historia de un grupo de renegados de dudosa moral, que tiene que enfrentarse a un poder que parece ser mayor que ellos; todo combinado con aventuras en el espacio y un extraordinario guión escrito por Wheadon. Pero como suele suceder en muchas ocasiones, un buen producto no termina por ser rentable y es cancelado después de tan solo una temporada.
Ello dejó un mal sabor de boca en quienes seguimos la serie, pues muchos estábamos seguros de que ahí había todo un clásico en potencia.
Pero, las barajas del destino jugarían a favor de Whedon y de los fanáticos de la serie. El director – productor, tuvo la idea de llevar Firefly a la pantalla grande, y contando incluso con el apoyo económico de un grupo de fanáticos, convenció a Universal de realizar una película que tenga como base a la serie. Whedon lo logró, y así Serenity fue estrenada con cierto éxito el año pasado. Nunca llegó a los cines mexicanos (o por lo menos, no a los meridanos) y prácticamente pasó desapercibida por el público, incluso por aquellos que dicen ser fanáticos de la Ciencia Ficción. Grave Error. Serenity se mantiene en la línea de la serie de televisión que le inspiró: es un producto escrito con enorme inteligencia y sumamente entretenido. No se necesita haber visto la serie para entender la historia de Serenity, esta fluye por si sola. Wheadon ha escrito un guión al que filma posteriormente con mucha agilidad e inteligencia, creando personajes memorables, algo que sin duda alguien como él puede hacer con asombrosa facilidad.




La historia de Serenity es la siguiente: La sobrepoblación de la tierra hizo que esta fuese abandonada por un gran número de seres humanos. Se encontró un nuevo sistema solar, con docenas de planetas y lunas. Cada uno fue transformado, y durante décadas se trabajó para hacerlos habitables para los humanos, se crearon pues nuevas tierras. Los planetas centrales formaron una confederación a la que llamaron “La Alianza” a la que se consideró como la punta de la civilización. Sin embargo, hubo un grupo de planetas que no quiso alinearse con la Alianza, lo que dio paso a una devastadora Guerra Civil. La Alianza salió victoriosa y de acuerdo con su visión, esta victoria le permitió asegurar la tranquilidad y la seguridad del universo. Pero no todos están de acuerdo, dentro del bando perdedor, quedan muchos renegados que se convierten en ladrones y mercenarios a sueldo. Uno de ellos es el capitán Malcolm Reynolds, quien junto con la tripulación de la nave Serenity, se dedican a vender sus servicios al mejor postor. ¿Qué sucede entonces? La cuestión es muy simple y déjenme ponerla de la siguiente forma: Whedon toma los mejores aspectos de Han Solo y construye un mundo alrededor de él. Estamos entonces ante una banda forajidos tratando de sobrevivir a un mundo que les es completamente hostil. Son una familia disfuncional, pero al fin y al cabo han encontrado lazos que les permiten enfrentar los problemas como una sólida unidad que tiene pocos puntos de quiebra.
Serenity, es el nombre de la nave en la que el grupo viaje por el espacio, pero el significado del nombre es lo que le da sentido a la película: los personajes están en busca de la serenidad, de la paz. Encontrar la libertad y un hogar son sus metas ulteriores, y en cierta forma eso es lo que la destartalada nave representa: el refugio en el que uno puede esconderse tras una intensa jornada de lucha. El lugar en el que la Serenidad siempre está presente.
Un gran acierto de Whedon es mantener el reparto de la serie. No se trata de grandes estrellas del cine, pero si de gente talentosa y que conoce a la perfección el universo de Serenity. Hay dos cosas que son notorias de inmediato: la química entre el reparto y el gran conocimiento que tienen de la psicología de sus personajes. Nathan Fillion es el Capitán Reynolds, un tipo con una apariencia de frialdad pero que se siente con la responsabilidad de cuidar a la familia a la que tiene bajo su cargo. Lacónico por momentos, Fillion construye a un personaje influenciado por los clásicos del Western, un vaquero del espacio con un gran sentido del honor. El resto de los personajes girarán a su alrededor, destacando Summer Glau quien interpreta a la River Tam, una chica con un secreto y una gran cruz a sus espaldas y la guapísima Morena Baccarin como el objeto del deseo de Reynolds (y seguramente de muchos fans) conocida por el bello nombre de Inara.
Serenity es uno más de esos filmes que pasan desapercibidos por el gran público. Las razones pueden ser muchas, pero en el medio de la gran basura que suele filmarse dentro del género del cine fantástico, da gusto encontrase con una película que refleja una de las características principales de la fantasía: el descubrimiento de la humanidad en el medio de situaciones increíbles. En ello recae el poder de esta película (en ello recaía el poder de la serie de televisión en la que está basada) Llena de humor, violencia, perdida y esperanza, Serenity es un filme destinado al “culto” por parte de aquellos que aún creemos en el poder del cine para llevarnos a mundos que solo existen en nuestra imaginación, pero que representan todo aquello que aspiramos a ser.

Así las cosas hoy lunes…

PS1…el fin de semana también vi “7 días” la película mexicana dirigida por Fernando Kalife. Que pena. La gran pregunta que me surgió después de verla fue: ¿Por qué? ¿Por qué diablos filman cosas como ésta en nuestro país? ¿Por qué nuestro cine cada día carece más de una identidad propia? ¿Por qué los argumentos insulsos logran apoyos económicos? No lo sé, pero 7 días provoca pena ajena..

PS2…Chequen este artículo de El Universal de hoy, y envíenlo a Carlos Trejohttp://www.eluniversal.com.mx/articulos/vi_35208.html

Salud pues….

8 comentarios:

Jadsia dijo...

Muy interesante ese artículo. Yo no le creo nada a Carlos Trejo pero a Jadsia le han pasado dos cosas extrañas sin electrodos......

Halloween 4EVA!!!!!!

Puss puss

David Moreno dijo...

Bueno mi querida Jadsia...el punto del artículo, más allá de los electrodos, es que para todo hay una explicación razonable y lógica, el asunto está en buscarla y encontrarla..

Saludos un abrazo :)...

AMiGUiZ dijo...

jaja, esto estuvo muy "librepensarezco"
Saludos, HdP

IS dijo...

También recordé a control_zape cuando leí el artículo.
La pelí que mencionas no la he visto, pero habrá que alquilarla, espero el siguiente fin de semana.
Saludos
Damaris

Kix dijo...

Oye Dave, y no has visto la movie Solo Dios Sabe? Medio lenta pero chida, ¿o qué opinas?

David Moreno dijo...

Amiguiz:

jejeje...yeah, bueno hay que apoyar un poco en la exposición de la charlatanería pseudocientífica ;)


Is:
Si, réntala estoy seguro que te gustará..

Kix:
Por aquí no ha llegado, aunque Carlos Bolado es un director interesante, de los pocos que encuentran financiamiento para sus películas, cuando la vea esperen review...

A hug!!

Anónimo dijo...

Amigo, yo te mato: Joss W-H-E-D-O-N, Whedon!!!!!!
Ni hablar me salió lo fan número uno.
Clau
Pd. Esta es palabra de Joss, te alabamos Joss!!!

David Moreno dijo...

oops...sorry...ahora lo cambio, perdón...perdón...