domingo, agosto 30, 2009

De Solo Quiero Caminar...

Seven Readers!!..

La principal razón por la que quería ver Solo Quiero Caminar era su director: Agustín Díaz Yanes. Hace varios años Díaz Yanes filmó una película que en lo particular me parece extraordinaria: Sin Noticias de Dios. Los conflictos morales presentados en aquel filme y la manera como el director madrileño modernizó el mitológico conflicto entre Dios y el Diablo, me pareció fascinante.
Después vino Alastriste. Una película con buenas intenciones, pero que falló al intentar condensar la historia contada por Arturo Pérez Reverte en cinco libros en un filme de 120 minutos. A pesar de sus fallos la película tenía sus momentos y el talento de Díaz Yanes pareció salir ileso de esa megaproducción española.
La sinopsis de Solo Quiero Caminar la hacía atractiva: una historia de matones y ladrones situada en dos continentes diferentes. Había venganza y violencia, y un hombre envuelto en conflictos de orden moral. Todo sonaba a un intento del director por volver a dilemas planteados en su segundo filme. Se queda en eso: en el intento.



Vamos por partes. El guión del filme es realmente confuso: demasiados lugares, demasiados personajes en los mismos y una serie de indicios que pretenden llevar al espectador a comprender los motivos de los protagonistas y la manera como van a llevar a cabo sus objetivos. Díaz Yanes se pierde entre tanto elemento, nunca logra mantener un hilo narrativo coherente - por lo menos en la primera mitad de la película - y por ende nunca se logra crear una empatía entre la historia y el espectador. Al final, no nos importan lo motivos de los personajes por que Díaz Yanes no logra que estos nos interesen.
Sus actores se sienten desaprovechados y en diversos niveles. Diego Luna, José María Yazpik y Ariadna Gil, cumplen con actuaciones convincentes. Quizá porque sus personajes están mejor delineados que los del resto. El ejemplo perfecto me parece el personaje de Victoria Abril quien parece perdida en una maraña de situaciones que por momentos resultan inexplicables. Quizá el problema resida igual en el montaje. Existen secuencias que no encajan por que el montaje alterno pues se abusa del mismo, lo que genera nuevamente una confusión de la que el director no parece tener mucha idea de como salir.



Al final uno como espectador se queda con la sensación de que ha visto una película que pudo haber dado más. Quizá falla por ser un filme de términos medios: no la odias, no la amas; no te parece lo peor que has visto en tu vida, pero tampoco es un filme excelso. Su mediocridad es su peor enemiga y no puedo dejar de preguntarme que ha pasado con tipo como Díaz Yanes cuyo talento ha sido demostrado con anterioridad. Quizá la veta del mismo finalmente se haya agotado o quizá se encuentra estancada en espera de tiempos mejores.
Veremos...

Así las cosas hoy domingo....

PS1...By the way. Momento divertido del filme: una boda Kistch de narcos mexicana, amenizada por Mijares experto en destrozar canciones. Ahora lo hace con Pretty Woman de Roy Orbison. Eso al menos me arrancó una sonora carcajada.

Salud pues......

3 comentarios:

Raúl H. Pérez dijo...

Me llamó la atención al principio pero esperaré a que slga en dvd.

Saludos.

Latamoderna dijo...

Woow, qué buena reseña. Pero no se me antoja nada. je.

Gracias por aclararlo =)

Saludis

Antonio dijo...

Espero que aparezca en cine aquí en Monterrey. Por lo que describes es mejor que la mayor parte de la oferta cinematográfica que ahora se ofrece en la ciudad.

¡Mijares! ¿Cómo te atreves a hablar así de la élite artística de este país? Jajajaja (sonora carcajada)

Un Abrazo, mi buen David.