viernes, junio 19, 2009

Del regreso de las televisivas noches de jueves...

Seven Readers!!


Los jueves televisivos estaban realmente aburridos. Aunque muchos apuntan que Ugly Betty es una maravilla, la realidad es que a mi nunca me enganchó y con el cambio de Desperate Housewives al miércoles, las noches del quinto día de la semana se habían tornado en una auténtica sesión de Zapping en la búsqueda de algo que mirar. Pero ayer sucedió algo importante. Warner Channel estrenó las nuevas temporadas de The L Word y Californication. Bienvenidas sean.
Hace mucho que no veía la serie sobre las chicas que prefieren a las chicas. De hecho, casi no miré la temporada pasada y no sabía por donde andaban sus personajes. Y lo de ayer fue todo un descubrimiento. Hay que mirar como se han madurado los personajes, gracias a un perfecto arco de transformación y ha que se ha respetado en el guión el crecimiento de los mismos. Por ejemplo, vale la pena comentar sobre Jenny Schecter (la guapísima Mia Kirsher) cuyas dudas sobre su personalidad, sexualidad y potencialidad han desaparecido para convertirse en una escritora exitosa. Ahí hay una secuencia lógica en el desarrollo de un personaje lo que conlleva a mostrar nuevas posibilidades dramáticas para el mismo. En otras palabras se respeta la esencia de Jenny, pero es evidente que hay un cambio. Eso se agradece por que los guionistas le apuestan a que el televidente también ha cambiado, que no somos los mismos que hace cuatro años iniciamos viendo a The L Word y que hoy nuestros problemas y situaciones no son los difieren de los que teníamos cuando comenzamos a mirar el programa. Me parece que en ello recae en gran medida el éxito de una serie: se adapta a los nuevos tiempos, cambia, se transforma, pero matiene esos ingredientes que hicieron que un día nos quedemos mirando a un programa.
Creo que será interesante observar esta nueva temporada (que en realidad es la quinta, Showtime ya va en al sexta)




Y por otro lado Hank Moody ha regresado a nuestras pantallas. La segunda temporada de Californication le sigue los jueves a The L Word y me parece que es un extraordinario retorno. Hank Moody (un extraordinario David Duchovny) es uno de esos personajes con los que no existen términos medios: le idolatras o le odias. O quizá sea una combinación de ambas cosas, habrán capítulos en los que le termines adorando y otros en los que quieras matarlo, pero el éxito de la serie es ese: uno no puede mantenerse indiferente ante la misma. Cada capítulo tiene golpes directos al estómago y al corazón. Retrata un mundo decadente si, pero al mismo tiempo un mundo que encuentra esperanza al interior de esa decadencia. Un lugar espantoso, lleno de gente con problemas y con personalidades tergiversadas, pero al mismo tiempo un mundo en el que esas mismas personas comparten la misma búsqueda por el amor y la felicidad.
En el episodio de ayer, vemos a Hank tratando de escribir un libro sobre la decadencia del rock and roll. Y ahí está el Hank mujeriego y semi alcohólico tratando de mantenerse ecuánime en ese que parece ser realmente el universo en el que se siente más cómodo. ¿Por qué lo hace? por que quiere crecer, por que quiere demostarle a Karen (Natasha McElhone) que está listo para madurar aún en su propio universo. Ayer se reencontró con Trixie (la genial Judy Greer) una prostituta con la que Hank se hubiese revolcado en otro tiempo sin mayor problema. En lugar de eso tuvo una significativa plática con ella mientras le pintaba las uñas de los pies. Y es que realmente Moody no puede dejar de ser él, quiere crecer, pero solo encuentra comprensión entre aquellos personajes que viven en ese particular y loco universo.
La temporada es interesante, por qué presentará una disyuntiva particular ¿Podran Hank y Kate, dos personajes completamente diferentes hallar puntos de convergencia y mantener su amor (que es quizá lo único real que tienen)? Es el encuentro de dos posibilidades diferentes, de dos maneras de enfrentarse a la vida y que aparentemente son irreconciliables. Y además insertos en un mundo en el que lo banal es lo común, en el que aquellos que buscan algo más profundo, no tienen cabida.




Californication es una joyita y me parece que esta temporada tendrá momentos realmente interesantes.

Gracias Warner Channel, has hecho que las noches televisivas de jueves, vuelvan a hacer divertidas.

Así las cosas hoy viernes....

Salud pues......

2 comentarios:

Ego dijo...

¿Y no ves Dr. House?

AndreaLP dijo...

Yo los jueves veo Dr. House también... y luego, las planas noticias locales, nomás por enterarme de qué pasa en el pueblo pero que en verdad están de hueva... Y ya! Pero me late que voy a soplarme las repeticiones de las dos series que mencionas.

Saludos, Dave!!! Buen finde.