miércoles, enero 28, 2009

De Radio...

Seven Readers!!!

Gracias a las clases que ahora voy dando, he podido reencontrarme con la radio. La búsqueda de material sonoro, la relectura de viejos textos y el encuentro con nuevos autores; ha significado un retorno al medio pero desde otro punto de vista: el académico. 
Sigo pensando que la radio es sin duda el medio de comunicación con mayores posibilidades de penetración entre la población y que está siendo desaprovechado en más de un sentido por los concesionarios y permisionarios que existen, por ejemplo, en el estado de Yucatán que, en la mayoría de los casos, se conforman con hacer una radio fría, sin contenido e incluso aburrida. Han olvidado que la radio necesita forzosamente crear imágenes auditivas en el escucha y que si bien se dirige a una colectividad, uno tiene que pensar – al momento de hacer radio – en que se está dirigiendo a una sola persona. Esto con el objetivo de hablarle al oído, de invitar a ese radioescucha al mundo tan particular que solamente el medio puede ofrecer. No se trata de inventar o de descubrir el hilo negro: existen en la historia de la radiofusión mexicana e internacional, casos de éxito en los que se ha comprobado que una radio cálida, inteligente y con contenido puede tener gran penetración entre el público. Tiene que ser, forzosamente una radio que le hable al oído de quien escucha con la firme intención de generar una serie de imágenes mentales en el mismo. En otras palabras, hay que generar un acto de complicidad entre emisor y receptor, un proceso de retroalimentación constante e inagotable, en el que las posibilidades del sonido nos generen información al mismo tiempo, que estimulan nuestra capacidad de asombro. 
Eso es lo que teóricamente debería de hacer la radio. Eso fue lo que hizo WFM en los años ochenta. ¿Lo recuerdan?



Martín, Charo y González Iñárritu, entre otros, lograron algo que pocos realmente han podido hacer en la historia de la radio: convertirse en referentes generacionales. En los años de WFM, muchos nos forjamos una cultura de radio. Pero no de cualquier radio, sino de una estimulante, atrevida y dispuesta a explotar con las posibilidades del medio al máximo. Ahí se formó toda una escuela y se formó a toda una generación. 
Luego vinieron Radioactivo y la Consolidación de Rock 101, como grandes referentes de la radio nacional. Lo lamentable es que aquellas escuelas de radio comercial, juvenil y exitosa, se fueron perdiendo en el tiempo. Y la radio en México hoy en día se pierde entre una banalidad espeluznante, es cierto que el medio ha crecido en cuanto al número de estaciones, pero la realidad es que viajando por dial uno se encuentra sobre todo con una uniformidad en cuanto a contenidos y propuesta. Nadie arriesga, nadie propone.
Hay que voltear entonces a la radio universitaria para encontrarse con otro tipo de cosas.
Quizá sin la presión de las ventas, es en Radio UNAM y en Radio Ibero, en donde uno puede aterrizar en verdaderos Oasis del Cuadrante radiofónico nacional (frase que por cierto funciona como Slogan a otra propuesta interesante: Radio Educación). Y gracias a la tecnología aquí en el otro extremo del país podemos apagarle a nuestro seco y vacío cuadrante local, para perdernos en el universo de las posibilidades sonoras, en la hibridación de géneros y en una auténtica radio.
Hay dos programas que os quiero recomendar y cuyos podcast ustedes pueden encontrar. El primero es un programa interesante y que puede escucharse por ambas estaciones: Tripulación Kamikaze. Una maravilla por dónde se le mire, pues tiene como base a la experimentación para poder hacer un programa en el que el sonido es la pieza fundamental. Y sobre todo es un programa que me parece tiene un concepto muy bien definido en el que destaca por sobre todo una alucinante libertad creativa.
Curiosamente Kamikaze es tan bueno que tanto Radio UNAM como Radio Ibero le tienen en su programación. Ignoro si se trata de una coproducción o de un acuerdo entre ambas estaciones, pero me parece que es una muestra de que las cosas de calidad deben y pueden compartirse entre estaciones universitarias con un simple pero poderoso objetivo: llevar la buena radio más allá de los muros de las propias escuelas y de las diferencias ideológicas que puedan existir entre ambas instituciones.
Radio Ibero tiene otra joyita: Binario. Esta es una maravilla que combina cómics, video juegos, rock e información. Se aprovecha del lenguaje radiofónico para hacer un programa sumamente inteligente y divertido, rescatando a lo mejor de la subcultura del heavy metal y el lado oscuro del rock.
Ambos programas parecen indicar que aún es posible hacer una radio atrevida, diferente y sobre todo que considera que llega aun público inteligente y dispuesto a dejarse llevar por el poder del medio. 
Es posible que en unos años, el futuro de la radio se encuentre en Internet o por lo menos el futuro de la radio inteligente. No hay indicios de que pronto tendremos un cambio en la radio herteziana. La transición a lo digital, que incluye la posibilidad de transmitir varias señales en una misma frecuencia, es quizá el último reducto de esperanza para el medio tal y como lo conocemos hoy. Pero el panorama no es necesariamente el más alentador. 
Mientras tanto, ahí yace un lenguaje que aún no se ha agotado. Está siempre a la espera y dispuesto a ser utilizado para el crecimiento de nuestra sociedad. Ya veremos…

Asi las cosas hoy miércoles…

Salud pues…….

4 comentarios:

Raúl H. Pérez dijo...

David, fíjate que yo no escucho radio precisamente por las características que señalas: aburrida, fría.

Honestamente prefiero escucharla por internet y mientras menos locutores, mejor.

Me recordaste a Daniel Irabién en tu forma de referirte al radio (a cómo debe ser).

Saludos.

Latamoderna dijo...

¡Qué chingón! A mí no me tocó escuchar estos programs, yo vivía en un lugar donde no llegaba esto... je. Lo conocí dispués...

Casi no escucho radio, temo decir, pero me encanta :)
Un abrazo y felicidades por la clase!

AndreaLP dijo...

Yo crecí con el radio y conductores como los que mencionas. Cómo olvidar la expectación de cada año con el capítulo del "Pavo Asesino" de WFM!

Y acá en Toluca hay un proyecto bastante interesante que trata de revivir la radio. Se llama NeuróticaFM y también transmiten por internet, por si quieres escucharlos.

Como dirían los maestros de Queen: "Radio, what's new? Radio, someone still loves you..."

Kix dijo...

Ah.... Rock 101!!! Hasta quisiera llorar...

Y si, Ibero 90.9 es una excelente opción.

La música de 102.5 (en donde regresó Carmencita Aristegui), es buena también.