viernes, agosto 17, 2007

De Hairspray...

Seven Readers¡¡¡

En 1988 Jhon Waters filmó la primera versión del musical Hairspray. Contaba la historia de una adolescente que transformaba a la ciudad de Baltimore a través de la música y el canto. El problema de la versión, era que el estilo crudo de Waters, difícilmente se adaptaba a un género feliz por excelencia como lo es el musical. Además al contar con bajo presupuesto, los papeles estelares cayeron en gente de dudoso talento como Divine y Ricky Lake. Tal vez por tratarse solamente de un filme de Waters se convirtió una película de culto a pesar de resultar fallida en más de una secuencia musical.
Casi 20 años después Adam Shankman filma, una nueva versión. Lo interesante es que Shankman ha tenido una gran carrera como coreógrafo tanto en Hollywood como en Broadway y comprende con exactitud lo que un musical debe ser, especialmente uno con una temática tan positiva como la de Hairspray: una película con gran ritmo, grandes coreografías y sobre todo enormemente feliz. Y ese es el mejor adjetivo que se me ocurre para describir a Hairspray: es una explosión fílmica de felicidad.
El filme se sitúa en Baltimore en 1962. Los cambios generados a partir de los sesenta, comenzaban a sentirse en todo el mundo. En los Estados Unidos la segregación racial era un problema grave y negros y blancos, difícilmente se mezclaban. En este ambiente encontramos a Tracy Turnblad, una feliz y regordeta adolescente cuyo máximo sueño es bailar y cantar en el programa más popular de la televisión local: el show de Corny Collins. Un programa que tocaba música de negros, bailada por blancos y que tenía la particularidad de tener un “Negro Day“, es decir un día en el que el programa era bailado y cantado solamente por gente de color, y que curiosamente era el día con más rating y calidad de toda la semana. La historia transcurre entre el intento de Tracy por entrar al programa y, casi por consecuencia, sobre la integración racial que a partir de ese hecho se irá dando poco a poco en el programa y en la ciudad.




Shankman crea extraordinarias atmósferas con base en complicadas y espectaculares coreografías, grandes canciones y las actuaciones de un reparto en el que se desborda talento para el musical. Este último punto, quizá sea el mayor acierto de toda la película: un grupo de actores que sostienen a lo largo de toda la película un gran nivel interpretativo y que entiende perfectamente los requerimientos de un musical. John Travolta regresa al género por la puerta grande. Su interpretación de Edna Turnblad, es memorable. Travolta logra proyectar la sencillez, timidez y represión de la enorme matrona a la que representa con gran credibiidad. El resto del reparto se mantiene al nivel. Christopher Walken (hay que verlo bailar con Travolta), Michelle Pfeiffer, Queen Latifah, un sorprendente James Mardsen (quien finalmente no es el novio abandonado, o un posible muerto) Amanda Byrnes (si, leyeron bien) Alisson Janney y Jerry Stiller (quien participó en la primera versión), son todos veteranos y experimentados actores que conjuntan junto a los recién llegados Nikki Blonksy, Zac Efron (el nuevo ídolo de las pre –adolescentes gracias a High School Musical) y Elijah Kelly, al mejor ensamble de actores que el cine norteamericano ha presentado en muchos años.
Hairspray es una película sobre la diversidad, sobre el derecho a ser diferente, sobre el respeto a la familia, a los amigos, a quien luce de una manera diversa a la que presentan los cánones televisivos. Es una película de amor y es al mismo tiempo un musical extraordinario que refleja perfectamente a una época de cambios sociales y de la mentalidad en la gente que vivió durante esos días. Es el regreso del género hollywoodense por excelencia, el que mejor ha filmado Hollywood durante su historia, el musical. Y es un gran regreso. Un filme ágil, divertido y entrañable. Una película que nos hace creer nuevamente en el cinematógrafo como uno de los inventos que han transformado al mundo.
La segunda mejor que he visto en el año. No se la pierdan.

Aquí tienen algo de Hairspray: John Travolta y Nikki Blonsky cantando Welcome to the 60´s.





Así las cosas en este viernes de Magazine…(ya saben en estación pueden escuchar)…


PS1…Dean estaría por aquí la madrugada del martes….aquí les iré contando…por lo pronto hoy ya estamos en Alerta Verde...

Salud pues......

7 comentarios:

Damaris Guadalupe dijo...

Aprovecharemos un par de pases gratis a cinemark. Gracias por la recomendación :)

Angie Sandino dijo...

No sabes las ganas que tengo de verla... hace años ví la primer versión con Divine en Cinemax y ciertamente ni fu ni fa...!

Besos y feliz finde!

Letras dijo...

Mi mamá y mis hermanas la vieron y salieron encantadas. Mi mamá es fan de la original y esta le encantó.

Honestamente nunca me han gustado los musicales, sin embargo, el mejor elogio que una reseña puede recibir es el de "me convenciste para verla".

Un saludo.

Janistika dijo...

hooooooooooooooo siiii!! Ya la vi dos veces por que pienso que es la meeeeeeeeeejor película del verano. Y en efecto, salí toda super felíz las dos veces y Travolta es la neta.

Buena reseña. Escelente movie que la vean!!

Y ya estamos en alerta amarilla...

Janistika dijo...

Excelente*

Kix dijo...

Hoy estuve en la encrucijeada de entrar a ver Hairspray y El Bufalo de la Noche, y me decidí por esta última; la única razón es que iba yo sola y podía aprovechar a entrar a una clasificación C, cosa que no puedo hacer con mi hija. Sin embargo, la siguiente en mi lista es precisamente Hairspray.
:-)

Pochaca dijo...

No podría haber descrito mejor a Hairspray: una película feliz. Verla deja una extraña sensación de salir bailando del cine hasta tu casa, de cantar en días de lluvia, de sentir que los kilos de más son sólo un pretexto para ser diferente... Y logró algo fascinante: Hairspray es la primer película que vemos juntas mi hermana y yo en mucho tiempo y que a ambas nos maravilla de igual manera! jajajaja somos de gustos muy, muy diferentes.

Excelente y acertada tu opinión al respecto, y aprovecho para hacerte una preguntototota: Aunque aclaro que no me desagradó en lo más mínimo ver a John Travolta en el rol de mujer (al contrario)... ¿realmente se justificaba que un hombre hiciera este papel? ¿No podría haber existido una mujer que embonara con el carisma y el ritmo que requiere el personaje? Tal vez el mundo nunca lo sabrá.

Saludos mi queridísimo David, y mucho cuidado con Dean... Acecha con fuerza.