miércoles, marzo 01, 2006

De mi calentador y mis carnavalescas dudas existenciales..

Seven Readers!!...

Brumosa mañana la de este primer día marzo. Faltan 99 días para el mundial del futbol. Mi gripe continúa y supongo que de ser así tendré que hacer algo que detesto: ir al doctor. Me molesta todo el numerito, desde pedir la consulta, pasar por la sala de espera hasta que alguien meta una paleta de madera en mi boca para ver como ando. Todavía si al final de la consulta el doctor me regalase una paleta de fresa, pero ya ni eso. Por lo pronto ayer fue complicado dormir por la tos que me agarró durante la noche. Pero voy tratando de sobrevivir. Café el de esta mañana.

Mi Calentador de Agua…

Desde hace varios días, entre mi calentador y yo existen varias diferencias. La cosa puede resumirse a lo siguiente: yo quiero prenderlo y el maldito simplemente se resiste. Gracias a él, tengo ya una colección de encendedores. Cuando acerco la flama que conducirá a él agua caliente, lo que mi calentador hace es escupir una llamita de gas, pavonearse un momento con ella y luego apagarse de nuevo. Estoy seguro que mis corajes le causan risa, y estoy seguro que se aprovecha de mi nulo entendimiento de las artes de la plomería. Se ríe, por que sabe que hoy tendré que llamar al plomero, quien, seguramente en franco contubernio con mi calentador, se reirá también al destapar alguna válvula que permita entonces el libre paso del gas y entonces reír más por que tendré, por lo "complicado" de la operación, desembolsar unos 200 pesos. Maldito calentador…

Equivocación…

Miro hoy varios periódicos y me pregunto si yo estoy equivocado. Me pregunto si mi percepción sobre el carnaval es completamente errónea y en realidad estamos ante un evento de primer mundo que, según la prensa local, logró convocar el día de ayer a unas 620,000 personas, o lo que es lo mismo: el 50% de la población de la ciudad de Mérida. La mitad de cuantos viven en Mérida, estuvo ayer en el carnaval. Respondió a la convocatoria de las firmas cerveceras y de estaciones de radio y canales de televisión que anunciaban la presencia de Los Méndez, Erasmo Catarino, La Sonora de Margarita, Nadia y Natalia Lauforcade, entre otros. Para 620,000 personas, vale la pena soportar el sol, el cansancio, el seguro manoseo, a los ebrios y a los aromas; con tal de ver a alguno de estos artistas o recibir un vaso de plástico, un llavero o una gorra que avientan de alguno de los carros alegóricos.
Así que es muy probable que yo esté equivocado. Veía ayer la televisión local, y me encontraba con imágenes de gente enardecida con los y las (Fox TM) animadoras de Telcel o la Coca Cola. El público gozaba y bailaba al ritmo del reggaetón y la felicidad era evidente en muchos rostros. Gente que sin ningún tipo de remordimiento arrojaba y contribuía a generar más de 100 toneladas de basura que fueron recogidas ayer del Paseo de Montejo (comparado por algunos yucatecos ilusos con los Campos Elíseos) nuestra más hermosa y principal avenida. Un conductor de la televisión, se ufanaba en que podíamos mostrarle al mundo (Vía SKY o Direct TV en el sur de los Estados Unidos) la arquitectura de nuestra ciudad. Traté entonces de ver si alguna de las majestuosas casonas coloniales de Montejo, podían verse en la transmisión. Imposible estas se perdían entre miles de manos que se alzaban al ritmo de un grupo más de música tropical.

Tal vez esté equivocado. Tendré que plantearme “seriamente” las grandes dudas que el carnaval me ha generado. Tal vez no se traté de un desahogo de un pueblo abarrotado por los problemas y que busca en la cerveza y la música, una distracción temporal que le permita olvidarse de los sinsabores que arroja la cotidianeidad día a día. Tal vez tampoco se trate de la oportunidad que tienen las dos Méridas (la rica y moderna del norte; y la pobre y atrasada del sur) de unirse en una sola masa que baila y brinca al ritmo de la misma música y de los mismos animadores. Tal vez tampoco se trate de la conversión de Montejo en una gran cantina que genera negocio para las cerveceras (10 pesos la lata…es muy probable que la ganancia supere, solo ayer, los 10 millones de pesos) Tal vez los Méndez o Los Lamas sean tan buenos como los Rolling, y valga la pena pararse más de seis horas frente a una tarima para disfrutar de su música. Tal vez yo esté equivocado y realmente el Carnaval sea un evento espectacular, de primer mundo….y al que haya que ir…tal vez, solamente…tal vez…

Así las cosas este miércoles..

Ps1…¿Por qué Andrés Manuel López Obrador solo quiere participar en un debate? ¿Soberbia? ¿Miedo?...cuando hoy más que nunca los mexicanos necesitamos de la confrontación seria de ideas entre los candidatos, quien va a la cabeza en las encuestas, rehuye de este intercambio…¿falta de capacidad para debatir? ¿una visión triunfalista que le permite pensar que está más allá del bien y del mal?...que será…que será…

Ps2…Café para todos…un rico y fantástico…café…seguiré sobreviviendo…salud Seven Readers….


6 comentarios:

Kix dijo...

Igual yo sigo con una gripe espantosa e igualmente anoche no pude dormir bien de la tosesota que me despertaba. Con todo y lo que me gusta el café, estoy tomando tecito nada mas del miedo que me daría toser por la raspadera del café.

Oye, yo igualmente tengo mi historia de terror con mi boiler, (en su momento lo platiqué en mi blog) de hecho yo estuve peor porque de hecho compré otro boiler, mismo que resultó que no me funcionaba y tal... Total, que un plomero maravilla arregló el viejito porque lo único que tenía es que estaba "a destiempo" (vé tu a saber qué es eso).

El Peje es nefastísimo, no solo le zacatea a tener una serie completa de debates, sino que se niega a contestar preguntas incómodas, como el tema Pérez Bejarano, o como el tema Federico Arreola. Y para lo de los debates dice que la ley no lo obliga a tenerlos, o sea que el simple clamor popular le viene valiendo sorbete.

control_zape dijo...

Esto de los debates en pricipio está bien como medio de escrutinio para ver si de perdida los candidatos tienen una idea clara de los problemas a resolver en caso de ser elegidos.... lo malo que le veo es que también suelen convertirse en un circo de revires que no resuelven nada pero que se ven muy bonitos en las encuestas.

Acerca de la razón de que AMLO no quiera entrarle a 4 debates me late que bien podría ser porque no es tan ducho para revirar en tiempo real como sus contrincantes.

Que te alivies pronto, David (recuerda decir NO a los remedios homeopáticos).

David Moreno dijo...

Kika: Solidaridad con tu gripe...respecto a lo del boiler, espero que hoy vaya el plomero...a ver si puede arreglarlo...El peje, caray ¿Cómo votar por el Peje?...el problema que tenemos los mexicanos es que las opciones para elegir el próximo 2 de julio son muy malas...a ver que pasa...


Héctor, de acuerdo con lo de los debates. Pero nuestra democracia está aprendiendo a madurar. Los debates tendrán que hacer lo mismo. Tal vez con el tiempo terminen de ser shows mediáticos para convertirse en un real intercambio de ideas. ¿Sabes cual creo que es el problema? Que si no los tuviésemos, nunca tendríamos la posibilidad de ver a los candidatos todos juntos discuetiendo. Eso siempre será importante en términos de imagen y para conocer la capacidad intelectual de los mismos...
Me temo que AMLO sabe que no es bueno para ello, y por eso solo quiere ir a uno...

Ya veremos, un saludo...

Rosangela dijo...

Yo debo ser una persona bien amargada, porque el carnaval de plano es no es algo que me guste. Respeto a la gente que va y se divierte, pero en mi percepcion el concepto de carnaval se ha corrompido totalmente, hasta la fecha no entiendo cual es el fin de esta "fiesta", donde la gente se emborracha, te faltan al respeto, no puedes ni caminar sin que te empujen o te tiren cerveza, no sé, pero en mi experiencia el Carnaval es uno de esos sucesos intracendentes e innecesarios del año.
Que te recuperes pronto de esa fastidiosa gripe.
Saludos

Fuji dijo...

U_u ... yo no sabía lo de los Campos Elíseos y el paseo de Montejo

Y sho vivo muuuuuuuuuy en el norte y no soy de las altas elites jijii

a mucha honra como no!

Saludos! ;)


eeeeeee... pero bueno, 1/3 parte de la población se la pasa en la Gran Plaza esos días.. digo, tampoco eso es de enorgullecerse para mí. En fin, prejuicios personales. Se respeta y punto. Shaos

David Moreno dijo...

Ros: Comparto Tu amargura...

Fuji: Si, alguna vez he leído que alguno de los perdidos y pedantes cronistas de la ciudad haga esa comparación...

No quise sonar elitista al referirme a las dos Méridas, pero me parece que esa es una realidad innegable: existen grandes diferencias entre los servicios y las oportunidades que se tienen en el norte de la ciudad y en el sur de la misma.

Ir a la Gran Plaza a ver que hay: pérdida de tiempo. Igual un fenómeno del que no hay que estar orgulloso...

Un abrazo a ambas.. :D