miércoles, marzo 22, 2006

De Montañas y Aniversarios...

Seven Readers!!


Cansancio. Sueño. Ojos que se cierran. Necesito vacaciones. Así de simple. Es una de esas mañanas en las que necesitaré unas tres tazas de café para comenzar a despertar; no sé ni siquiera como llegué hasta mi escritorio, pero supongo que tuve que arreglármelas de algún modo para subir los tres pisos que me llevan hasta este recinto. Panteón Rococó suena en el estéreo tratando de despertarme, pero creo que ni La Ciudad de la Esperanza podrá hacerlo. En fin, al rato trataré de dormir un poco de alguna manera tengo que conseguirlo.

La Montaña…

Brokeback Mountain es una historia de amor bastante convencional y en ello recae su trascendencia. Ang Lee construye una película cuyo cimiento se encuentra en el hecho de que el amor es algo universal y que va más allá del género o la preferencia sexual. Su Secreto en la Montaña tiene esa virtud, así como la de romper con el estereotipo del Cowboy que Hollywood había manejado tradicionalmente, es decir, se trata de un intento de reinventar al Western, modernizándolo y adaptándolo a los tiempo actuales.
Se trata de la historia de dos hombres, Ennis Del Mar y Jack Twist, que casualmente son contratados para llevar ovejas a pastar en las montañas desoladas de Wyoming por un período de varias semanas. Ahí nace una relación de camaradería que, sin mucha justificación el guión, se transforma en una pasional historia de amor. A partir de entonces, Del Mar y Twist, se las ingeniaran para seguir encontrándose en un período de 20 años y continuar, a escondidas, con su tórrido romance mientras llevan vidas paralelas con sus esposas y familias.
Brokeback Mountain es un filme en el que los actores se convierten en su principal sustento, pues el guión trata de profundizar en las situaciones por las que los personajes atraviesan. El entorno se convierte en un espectador y al mismo, tiempo, en el provocador de reacciones y emociones de los protagonistas del filme.
Heath Ledger resulta en gran acierto de “Casting”. Es un personaje cuya dura expresión esconde una terrible inseguridad. Es un Ennis Del Mar que solamente se siente con la seguridad de ser el mismo, en los momentos que pasa al lado de Jack Twist. Sus dudas le convierten a la larga en un ser ermitaño e incapaz de hallar la felicidad por su natural tendencia a la represión. Por su parte, Jake Gyllenhaal es todo lo contrario. Su personaje es más abierto, más dado a expresarse tal vez producto de su formación como Vaquero de Rodeo. Está dispuesto a enfrentar las consecuencias que traería consigo el hacer público su amor por Del Mar y le consume la falta de decisión de quien resulta ser el amor de su vida. Michelle Williams, como Alma Del Mar y Anne Hathaway como la mujer de Twist, son un buen reparto de apoyo. Williams saca provecho de su capacidad para el melodrama y Hathaway logra proyectar una imagen de superficialidad que de alguna manera sirve de pretexto para que su marido busque el amor en otros lugares.


Vale la pena observar la fotografía del mexicano Rodrigo Prieto (ojo con su “cameo”), quien aprovecha los hermosos escenarios naturales del Canadá (Donde fue rodada la cinta) para entregar hermosas postales cinematográficas. También la partitura de Gustavo Santaolalla cumple una importante función incidental. Su sencillez es importante complemento para las escenas en las que se deja escuchar.
Brokeback Mountain, tal vez no sea tan revolucionaria como su publicidad pretende; pero si es un trabajo que está fuera de lo convencional y que hace hincapié en que el amor es la fuerza más poderosa de la naturaleza. Insisto, en ello recae su mayor mérito.

200 años…
Ayer se celebraron los 200 años del natalicio de Dn. Benito Juárez García. Juárez fue la cabeza de un grupo de hombres y políticos que, para muchos historiadores, conforman a la generación de figuras públicas más brillante que ha tenido este país. Gente como Guillermo Prieto, Leandro Valle, Melchor Ocampo, Vicente Rivapalacio, entre otros. Una generación que construyó los cimientos de la República y cuya trascendencia sigue siendo muy importante. A Juárez le tocó ser presidente en el momento más difícil por el que ha atravesado este país. Un México que se debatía entre la Guerra Civil y las constantes intervenciones extranjeras (ayer alguien me preguntaba que haría alguno de nuestros políticos actuales si tuvieran que enfrentar lo que Juárez enfrentó…¿Qué haría Fox o como se comportaría el Peje? …¿qué piensan ustedes, mis estimados amigos?) por lo que tuvo que tomar medidas extremas para sacar al país adelante. Sin duda, estamos ante la figura más importante de la historia de México (lo que también convierte a Dn. Benito en la figura más polémica de nuestra historia) cuyo legado tenemos que intentar preservar.

En fin, así las cosas hoy miércoles…

PS1…Chivas le gana a Sao Paulo en un gran partido. Eso me hace olvidar un poco el coraje de que hayan corrido a Westerhoff….

Ps2…Hoy se debe votar la Ley Televisa….veremos….

Ps3…Café..voy despertando…salud a todos….

2 comentarios:

control_zape dijo...

¿Qué haría Fox o como se comportaría el Peje?

Fox la cagotería tan pronto abriera la boca. El Peje lo callaría a chachalacazos... todo ello mientras los franceses nos vuelven una de sus colonias y los ciudadanos mexicanos se visten de blanco y organizan una marcha de repudio que se vería retebonita en CNN y nada más.

David Moreno dijo...

jajajaja...buen panorama....

saludos....