martes, enero 25, 2005

De ídolos Americanos y Futbolistas Gays....

7:34 de la mañana y en esta oficina no hay café. ¿Cómo pretenden que inicie el día sin una buena dosis de cafeína? I have no f**** idea (Blog Censurado por los espectros de "A favor de lo Mejor y Provida). Así que mientras espero que llegue la dotación de Café, decido sentarme y alimentar a mi blog, con estas reflexiones propias de un hijo del pop.
Estimados tres lectores: después de mi aventura por las audiciones meridanas de "Código Fama", el destino ha querido que la diosa coincidencia se presente con esa imprevista puntualidad con la que suele asustarnos a veces. La coincidencia quiso que el lunes 24 de enero se estrene la cuarta temporada de uno de los fenómenos mediáticos más importantes de la unión americana: American Idol. Este programa, producido originalmente por Fox y transmitido a toda Latinoamérica a través de Canal Sony, es el padre y la madre de todos los llamados "realitys musicales". En él, miles, y repito, miles de jóvenes norteamericanos pelean por la oportunidad de alcanzar la fama en la industria de la música vía la televisión. En sí, se trata de un impresionante fenómeno de cultura popular cuyos ganadores y finalistas se han convertido en ídolos instantáneos en la Unión Norteamericana. Tan solo los finalistas de este programa han logrado 23 primeros lugares en la famosa lista de popularidad de Billboard, y en conjunto han provocado que las ventas de discos se disparen en un 10% en los últimos tres años, tiempo que el show lleva al aire. Sin duda el capítulo de estreno tiene varias connotaciones que vale la pena analizar.
En términos de contenido, American Idol tiene dos puntos a favor. En primer lugar, y a diferencia de lo que sucede en subproductos similares realizados en México o España (léase La Academia u Operación Triunfo) American Idol ha premiado realmente a Personas con talento. Tanto Kelly Clarkson, Como Reuben, Clay Aitken o Fantasia Berrino; han demostrado una ser extraordinarios intépretes al grado que han sido comparados con Celine Dion, Ray Charles, Barry Manilow y Aretha Franklin, respectivamente. En términos mercadológicos, American Idol pretende crear ídolos con altas posibilidades de comercialización pero cuyo éxito este cimentado sobre una sorprendente capacidad vocal. En segundo lugar, ha logrado tener gran penetración por que es un programa, sobre todo durante los primeros capítulos políticamente incorrecto y eso es algo que se agradece de sobre manera. American Idol se burla de si mismo y al mismo tiempo se burla de todos aquellos Perdedores que sin una pizca de talento pretenden llegar a ser estrellas de la música. Burlas que en el contexto mexicano por ejemplo, serían imperdonables por un público acostumbrado a ovacionar a cualquier escoba con patas que se suba a un escenario. En American Idol Simon Cowell, y en menor medida Randy Jackson, Jurado del programa, no tiene empacho alguno en llamarles bollos de grasa a las gordas, de decirle a algunos audicionantes que es lo más horrible que le ha tocado presenciar y de humillar al máximo a quienes pretenden entrar en el complicado medio de la música. Eso, en estas épocas de una hipócrita corrección política, es algo que se realmente resulta refrescante. Ahora, en términos políticos, el inicio de temporada del programa tiene lecturas que son todavía más interesantes. El primer capítulo de esta cuarta temporada, fue realizado en Washington DC. ¿Qué significados puede tener esto? Muchos. Pero quizá el más importante fue dado a conocer por Ryan Seacrest, el carismático conductor del programa. Seacrest habló un poco de la fundación del Distrito y de la gesta de George Washington por la independencia norteamericana y de como está garantiza libertad y democracia, y sobre todo, la libertad de tener programas de televisión como American Idol. Es decir, toda la historia norteamericana se resume a que se puedan tener productos de cultura popular cuyos objetivos sean comerciales, por sobre cualquier otro. Pero hubo otro dato aún más espeluznante. Según Seacrest, fue mayor el número de norteamericanos que votaron en la segunda temporada para elegir al ganador del show, que los votantes en la pasada elección presidencial norteamericana. ¿Qué puede decirse, y esperarse, de una sociedad más preocupada por elegir a un ídolo de la música, que por elegir a quien llevará los destinos de su nación? Tal vez por eso, los norteamericanos tienen a quien tienen en la Casa Blanca. Es decir, simplemente son una sociedad completamente enajenada por cuestiones mediáticas y absolutamente desinteresada por cuestiones que realmente puedan tener incidencia en su vida cotidiana. Esto es tal vez lo que resulta aún más interesante de resaltar de un fenómeno de proporciones realmente impresionantes. La cuestión es: ¿Qué tan lejos estamos nosotros de los mexicanos de presentar las mismas patologías sociológicas que los americanos? Pensad...y pensad, mis estimados tres lectores.

PS1...Playmakers: Si bien es cierto que la cultura popular puede ser enajenante, también puede presentar productos de gran reflexión. El capítulo de ayer lunes de Playmakers lo fue. ¿Habrá algo más estereotipado como un juego de hombres que el fútbol americano? Es evidentemente un juego de machos, de rudos, de hombres de verdad. Por lo tanto, imaginen ustedes que un futbolista de pronto declare que es Gay. Evidentemente la bomba mediática y los conflictos al interior de este deporte serían verdadaremente terribles. Bueno, Playmakers ayer, desató esta bomba y nos presentó, a quienes seguimos esta serie, un extraordinario capitulo en lo que estuvieron presentes temas como la Tolerancia, la homofobia, la discriminación y la ignorancia. WOW y simplemente WOW. Brillantemente actuado, profundamente reflexivo, y sobre todo brutal en cuanto a su crítica hacía la intolerancia y la discriminación. No se pierdan esta estupenda serie todos los lunes a las 22 horas por canal Fox...

4 comentarios:

: : ~ dijo...

Lo intentaré ver el próximo lunes. Es que a esa misma hora pasan un programa que me gusta en el Canal Once (IPN). Salen analístas políticos parloteando sobre temas nacionales, internacionales e intergalácticos.

David Moreno dijo...

...lo sé, Primer Plano...es una decisión díficil...sin duda. Por cierto, ¿no sientes (en) que cuando falta Lorenzo Meyer como que el programa decae un poco?...saludos.

Janistika dijo...

HOooooooooooooo hell yeah! The Academy Idol (por que tengo una teoría subrealista acerca de que ese iba a ser el nombre original del show) y lo MEEEEEEEEEEEEEEEEEJOR de todo fue aquella ......."Mary" ...esa niña es del diaaaaaablo. Ay pero cómo me reí..demet!

David Moreno dijo...

jajajaj...the academy idol...he reido mucho con ese nombre. Saludos.