miércoles, noviembre 07, 2007

De A mighty Heart...

Seven Readers!!


Una trama en la que una mujer embarazada lucha por rescatar a su marido de las manos de una organización terrorista que le ha secuestrado, se presta para realizar un melodrama lacrimógeno al máximo. Piensen realmente el cuadro si, por ejemplo, si un Chris Columbus tuviese en sus manos dicha historia: el resultado, escenas ambientadas a media luz, con un suave piano al fondo que posteriormente dará paso a una pequeña orquesta de cuerdas que toca una inspiradora melodía, luego una toma de la protagonista. La cámara parte de un plano general y se va acercando al rostro de la actriz encargada de representar al personaje principal, quien en ha comenzado una arenga sobre su lucha y sobre el enorme amor que siente por su abducido marido. La escena terminaría con la pose de la actriz en plano retador, mientras quienes le rodean se sienten motivados al máximo por ese gran ejemplo. Y nosotros quienes miramos la cinta vomitamos ante tanta sensibilería.
Tal vez eso es lo que uno pudiese esperarse cuando se mira en la cartelera un título como “Todo Corazón” (A Mighty Heart) y en los créditos figura como estrella el nombre de Angelina Jolie. A leer la sinopsis y enterarse que la premisa principal es con la que inició este post, tal vez lo más probable es que se salga corriendo hacía algo mucho más interesante. Pero entonces se debe mirar al nombre del director: Michael Winterbottom. Este inglés fue responsable, entre otras cosas que ha hecho, de uno de los documentales más poderosos que sobre las consecuencias que la “Guerra contra el terror” bushista ha traído consigo: Road to Guantánamo, en el que denunciaba un caso real de tres ciudadanos ingleses que son secuestrador por el gobierno norteamericano, acusados de terroristas y trasladados al campo de concentración que la Casa Blanca mantiene en su base ubicada en la Isla de Cuba.
Dada la temática de su cinta anterior, no faltará quien diga que A mighty Heart, es un intento de Winterbotton por buscar un equilibrio entre aquel filme y el actual. Pero no hay que equivocarse, por que ese equilibrio no es necesario pues en ambas cintas existe una búsqueda por denunciar actos brutales de terror sin tomar partido por uno u bando involucrado en los conflictos. Creo que ese es el objetivo principal de este filme y para ello, Winterbotton evita el tono de melodrama. Lo hace utilizando técnicas del documental, en las que la función de narrador omnipresente que la cámara lleva casi de manera intrínseca, adquiere una mayor dimensión y se convierte en un participante más de la historia, especialmente cuando ésta se lleva al hombro. La edición tiene cortes mucho más violentos, evitando las transiciones o los fundidos a negro. Los espacios igual juegan un papel realmente importante. Winterbotton nos lleva del círculo íntimo que vive el drama directamente junto a la protagonista, hasta presentarnos a un Paquistaní en con una población en constante ebullición en la que encontrar al personaje secuestrado, resulta en algo complejo. Es un caos del que no existe escapatoria.



Angelina Jolie proyecta la soledad de una mujer atribulada en el medio de un ambiente realmente extraño, y en el que se encuentra perdido el padre de su hijo y su pareja. La historia tiene como cimiento la novela escrita por Mariane Pearl, sobre su propia experiencia con el secuestro y posterior asesinato de su esposo Daniel, el primer periodista occidental secuestrado después del 11- 9 y de la invasión norteamericana a Afganistán. El caso fue muy famoso en todo el mundo, y al tratarse de una hecho real, insisto, que puede caer en el fácil melodrama. Pero, Winterbottom utiliza el conocimiento que la audiencia tiene del desenlace para incitarla tanto en términos emocionales, como intelectuales. Para ello la complicidad de Jolie resulta fundamental. Logra exhibir una gran fortaleza y al mismo tiempo mantenerse en calma, pues sabe que no puede mostrar debilidad en semejante situación; su personaje tendrá que utilizar todas las estrategias y herramientas profesionales a su alcance (también es periodista) para obtener la información necesaria y rescatar con vida a su pareja.
Todo corazón, es una de esas películas en las que el cine demuestra su enorme capacidad reflexiva. Al final, me parece que el filme cumple con su cometido: logra estimular al máximo a la audiencia y hacerla pensar en la brutalidad a la que constantemente están siendo sometidas personas ordinarias en todo el planeta.
Un gran logro.

Así las cosas hoy miércoles…

Salud pues……

4 comentarios:

Angie Sandino dijo...

Pues se nota muy interesante, de esas películas que uno se dispone a ver con la seguridad de salir plenamente conforme y cubriendo las expectativas...

Ahora pasando a un tema más vanal, te digo que como mujer Angelina siempre me ha parecido super guapa, pero en esta cinta (y a pesar de el supuesto embarazo) se la ve raquitica al extremo...

Un beso!

Ab Uno dijo...

Oyeee! vas a escribir sobre Soda Stereo? Siiiiiii... Yo voy a verlos el 15 y luego iré más o menos cerca de tus rumbos a Playa del Carmen. Y ¿ya te dije que me quiero ir a vivir a Mérida? uff amo esa ciudad.

Beso de miércoles frío...

Kix dijo...

Vengo a dejar saludines, mi queridísimo Dave!

Mariana dijo...

Uy, mira que después de tu escrito, hasta me dan ganas de verla. Me he negado siempre a ver películas con Angelina Jolie, sencillamente no la tolero en verdad, no me resulta atractiva en lo más mínimo como actriz y su figura no me atrae tampoco, ni su supuesta humanidad.

¡Te mando un abrazo!

Mariana.