lunes, septiembre 25, 2006

De una película decepcionante...

Seven Readers!!

El café lucha por despertarme esta mañana. Es otro caluroso día en la ciudad de Mérida and myself, se está durmiendo para no perder la costumbre. Ayer me he pasado la noche leyendo copias para mi clase de esta tarde. Fue mi culpa, por que en realidad debí haber empezado desde el sábado por la mañana y continuado el domingo durante todo el día. Pero no lo hice y comencé demasiado tarde las lecturas. Pero realmente valió la pena por que gracias a ello pude aventarme un par de películas. Hablaré hoy sobre una de ellas y mañana sobre la otra…comencemos…

WTC…

Si un director como Bret Rattner (Dragón Rojo, X-Men 3) hubiese dirigido World Trade Center, tal vez uno pensaría que se trata de un producto hasta cierto punto decente, pues la gente como Rattner es buena artesana; pero al tratarse de alguien como Oliver Stone, uno realmente se siente frustrado. Stone es un gran conocedor del lenguaje cinematográfico y tiene obras que han dado prueba del excelso manejo que tiene del mismo (basta con ver los últimos 30 minutos de JFK para darse cuenta de ello) De hecho, el sello de Stone puede verse durante los primeros 10 minutos de su más reciente filme. En ellos va tejiendo con singular maestría los momentos previos al ataque en contra de las Torres Gemelas, sumiendo al espectador, quien evidentemente sabe lo que sucederá, en absoluta expectación. Muestra a un Nueva York que se va despertando en un día aparentemente normal en el que la gente se mueve con naturalidad en medio de la rutina diaria. Stone se espera para mostrarnos al WTC y cuando lo hace (en una panorámica desde un automóvil) logra que la expectación crezca. La presencia de las torres irá aumentando conforme se acerca el momento del ataque. Y cuando este llega, nunca le muestra directamente. Se vale de dos elementos para hacerlo: el fuera de campo (es decir, todo aquello que queda fuera del encuadre) tanto visual, como sonoro (solo vemos la sombra de uno de los aviones que dirigen al mortal encontronazo, y escuchamos tanto sus motores, como la explosión que producen y el efecto de sorpresa que causan en un grupo de gentes, pero nunca se nos muestra la explosión) creando sin embargo un efecto de sentido en quien mira la película, que sabe que la tragedia se ha producido.
Pero a partir de entonces, aparece un Stone desconocido. Un director que se aleja de su tradicional sentido crítico, para llevarnos por una odisea que raya en lo sentimentaloide y lo patriotero. Y lo que es más grave, cae en una percepción de carácter místico de cómo fueron rescatados los policías John McLoughlin y Will Jimeno, al atribuirle su rescate a un fanático religioso quien además es Marine de los Estados Unidos de Norteamérica.




Stone nunca puede construir una sensación de claustrofobia y de desesperación una vez que los policías son atrapados al interior del WTC. Por el contrario, torna su situación en algo cansado para quien mira el filme, al carecer de ingenio en la planificación del mismo y mantener casi siempre a los actores encuadrados en un primer plano que se torna cansado y aburrido. Pronto, la situación de los policías decae en interés para quien mira el filme. Parece que Stone es conciente de que así será e intenta contarnos, de manera paralela, la historia de las familias de estos dos personajes atrapados bajo los escombros, pero estas historias tampoco parecen crear significados en el espectador pues la mayor parte del tiempo se la pasan discutiendo entre sí o convocando a insulsos flashbacks que tratan de mostrar momentos felices vividos con los policías que pronto regresarán a casa (algo que jamás está en duda).
De las interpretaciones hay poco que decir. Nicholas Cage tiene la misma expresión de sus últimas 20 películas, algo que se hace aún más notorio al pasar casi el 80% del filme en la misma posición y tomado, como ya mencioné, en primer plano. Michael Peña tiene más registro que Cage, y esto es notorio a pesar de que también pasa casi toda la película bajo los escombros. Ni dos excelentes actrices como lo son María Bello y Maggie Gyllenhaal, logran crear interés en la situación.
A WTC le hace falta profundidad temática, se queda en una superficialidad sentimental, reduciendo la tragedia a la de dos hombres, tratando de presentar una historia de triunfo por sobre la adversidad. Lo que pudo ser una poderosa historia, se reduce a un filme demasiado convencional y que nunca logra enganchar al espectador. Entiendo que Stone trata de hacer una película intimista, tratando de que a partir de dos historias en particular, el espectador generalice e imagine a los héroes anónimos que sacrificaron todo en aquellas horas, pero esa generalización nunca llega por el simple hecho de que quien mira el filme, jamás se sentirá identificado con el mismo.
Por último, una vez exorcizado el tema por Hollywood seguramente vendrán más películas sobre el 11 de Septiembre de 2001. Ojalá y así sea, pues creo que es un tema sobre el que aún hay muchas cosas por decir; y la esperanza que uno tiene, es que los próximos filmes eviten el sentimentalismo y traten de contarnos esas historias, aún las de actos heroicos, de manera más profunda, tratando de ahondar en las causas y consecuencias que dieron lugar a dichos actos.

Así las cosas hoy lunes…

PS…La protesta en el Wal Mart de Coyoacán debió haber estado muy divertida…

PS1…Bien por Regina Orozco quien ayer estuvo de crítica invitada en la NACADEMIA. Llevaba un gran listón tricolor como repudio al fraude. Sorprende también la apertura de la producción del programa quien, le permitió llevar dicho adorno en su vestuario…

PS3…Si quieren escuchar los Magazine del 8 y 15 de septiembre…están en línea en el podcast…
Salud pues….

4 comentarios:

Pereque dijo...

¿Stone siempre ha sido así de malo (cómo le llovió con Alexander) y hasta ahora nos estamos dando cuenta, o ya está envejeciendo?

De lo de Regina Orozco, vi diez segundos la Nacademia y no supe quién era, qué bueno que la identifica. Y capaz que la producción ni cuenta se dio del moño tricolor. Con los esperpénticos vestidos de Lola Cortés (y mire que Regina no me pareció muy convencional que digamos), quién se daría cuenta de un detalle más o menos...

Buena semana, P.

Fuji dijo...

Regina orozco es de las pocas actrices y cantantes y todo que me caen super requete bien jeje.

Saludos!

David Moreno dijo...

Pereque:

No, el tipo hizo maravillas...es realmente bueno...por ello extraña que sus dos últimos proyectos hayan sido realmente desastrosos...

Lo de la Orozco, la explicación en el post de hoy...

Fuji...
si...a mi igual me encanta...

Saludos

Anónimo dijo...

No es que le importe el fraude a esa tipa, sino que esta de moda entre todos los chilangos (a) "huaches" pseudo-intelectuales el estar en contra de todo y armar una discusion a partir de cualquier tema :D