miércoles, diciembre 21, 2005

Del 2005 televisivo ...

Seven Readers!!
Un camello acaba de pasar por la puerta de mi casa. Si, un camello. No se trata de ninguna alucinación, ni me he metido absolutamente nada. Pero de pronto al mirar, he visto a este extraño y jorobado animal pasar por la calle. Resulta que desde hace unos días, un circo ha tenido la “genial“idea de todas las tardes hacer un desfila de un auto sonoro por las calles de este barrio. Anuncian su circo y hacen tremendo escándalo, mientras perturban al tránsito y a la tranquilidad de la colonia. Todos los días pasan con un animal diferente. Han pasado Tigres, Leones, Cebras y hoy le tocó el turno a un famélico animal que lucía verdadaremente aburrido. Las interplanetarias de al lado, gritan con emoción cada vez que el carromato se acerca. Casi estoy seguro que reconocieron y se entendieron perfectamente con un par de chimpancés que anteayer llevaba el desangelado desfile. No estoy seguro si también comprenden el lenguaje de los camellos, pero como ellas son algo así como parientes del eslabón perdido (o tal vez ¡son el eslabón perdido!) es muy posible que también se hayan comunicado con el animal que pasó hoy. Tengo la esperanza que pronto los dueños del circo las descubran y pronto pasen a formar parte del desfile.
La televisión en este 2005...
En este 2005 que está por terminar, un fenómeno se acrecentó en la televisión mexicana: la división de “clases televisivas“ Esto ha sucedido por la tremenda diferencia que existe entre los contenidos que podemos encontrar en la televisión de paga y la abierta. Mientras una se ha esforzado por ampliar su abanico de opciones, la televisión abierta se ha empeñado en reducir cada más la calidad y la variedad de sus contenidos. Esto está ha acrecentado la teoría (esgrimida por gente como Álvaro Cueva) de que existen brechas importantes en cuanto a la información y los referenes culturales que manejan quienes tienen algún sistema de televisión satelital o de cable y quienes su menú televisivo se reduce a lo que la televisión abierta ofrece.
Si bien en el último semestre del año hubo un intento muy específico por parte de Televisión Azteca de llevarle a su público series que marcaron la pauta en la televisión restringida a principio del 2005 como Desperate Housewives o Lost, lo cierto es que los contenidos de todos los géneros manejados la televisión abierta mexicana dieron mucho que desear. Hubo poco originalidad en la producción, abundaron los “remakes“ y las grandes televisoras se empeñaron en copiarse una a la otra en los formatos de programas que presentaron a lo largo del año.
Si una cadena emitía un reality, la otra inmediatamente copiaba el formato. La televisión dejó de ser divertida y las pantallas emitieron lágrimas en 2005 como en ningún año anterior y por momentos existieron horarios en los que las dos cadenas trasmitían prácticamente lo mismo. El talento le ha dado lugar a la imagen banal y el manejo de la información se ha centrado básicamente en la exageración de la nota roja y de la noticia fugaz, poco importante y sin ningún tipo de trascendencia para la sociedad. Existe poca generación de opinión en la televisión abierta. Por el contrario, la televisión de acceso restringido le está apostando a noticieros y programas en los que se privilegia al análisis informativo con el propósito de incidir en la generación de opinión pública. Un televidente que ve Hechos conJavier Alatorre o Primero Noticias con Carlos Loret de Mola, no tiene los mismos elementos para formarse una opinión sobre x o y acontecimiento que quien se informa a través del Noticias 52mx con Javier Solórzano o con Carmen Aristégui en CNN. Quien paga por ver televisión tiene hoy mejores elementos para entender lo que sucede en la realidad nacional que quien no lo hace. Y eso está creando que por un lado exista una minoría televisiva con mayor información y, por el otro, una mayoría menor informada.
Lo grave, es que no solamente en términos de noticieros se está formando esta brecha entre quienes ven televisión restringida y entre quienes solamente ven televisión abierta. Quien puede pagar más, tiene acceso a una televisión de primer mundo. En el caso de la ficción canales como HBO o HBO plus, están realizando series y películas con alto nivel de calidad en sus contenidos y en su producción. “Roma“, “Mandrake“ o “The Sopranos“, son ejemplo de una televisión de primer mundo, iy pensada en un público que busca ser tratado de manera inteligente. Lo mismo sucede con programas como CSI, The West Wing o El Reino del Suricato. Y con canales como Warner Channel o Fox. Estos se están preocupando por llevarle al televidente mexicano que paga por verlos una programación de muy alta calidad. Y mientras quien solo tiene televisión abierta se conformó en este 2005 con programas como “Bailando por un Sueño“, “La Academia“ u “Otro Rollo“, el público que paga por ver televisión tuvo acceso a maravillas como “24“,“Prison Break“ o “Grey´s Anatomy‘ Los estándares manejados en dichos programas, están coadyuvando a crear referentes culturales sumamente diferentes para los televidentes que tienen acceso a ellos que para quienes no pueden mirar estos programas por que solo cuentan con la oferta que Televisa o Azteca poseen.
El colmo fue, que incluso un canal que está manejando contenidos de altísimo nivel como TV UNAM, solo puede ser visto por la televisión restringida. Debería, claro, ser un canal con señal abierta, pero es evidente que no existen las condiciones, ni la voluntad política para que este y el Canal 11 del IPN, puedan ser disfrutados por cualquier televidente en el país. 2005, acrecentó la urgencia de contar con una tercera vía de televisión abierta a nivel nacional que compita con contenidos diferentes a los que presentan tanto TV Azteca como Televisa. Sin embargo la falta de una legislación moderna y que garantice la mejoría en los contenidos de la televisión mexicana no permite que esto se dé en un corto plazo.
2005, será recordado como el año en el que las “clases televidentes“ se hicieron más evidentes. ¿Cuál será el precio que tengamos que pagar por este hecho? Lo desconozco a ciencia cierta, pero me parece que en algunos años quienes hoy tienen acceso a VH1 o Discovery Channel, serán personas con una visión más amplia y crítica del mundo, que quienes no pueden acceder a estos canales.

Así las cosas en este miércoles...me voy a ver King Kong...

2 comentarios:

control_zape dijo...

Buen post. Nomás que yo pondría al discovery channel en esa lista con sus correspondientes asegunes.

David Moreno dijo...

...por supuesto..pero aún así, intentan tratar al público como un ser inteligente...estar de acuerdo o no con algunos de sus programas..eso es otra cosa...

saludos...