martes, julio 01, 2008

Del finale de Lost 4...

Seven Readers!!

Conforme pasan los años, me voy convenciendo de que Lost es una obra maestra. A pesar de que la serie ha tenido sus altibajos (especialmente durante la mitad de la tercera temporada) sigue siendo un referente obligado en la televisión mundial. Uno regresa a ella con cada nueva entrega con mucha devoción y expectación y los escritores, directores, productores y actores de la misma, continúan sorprendiéndonos con el paso de las temporadas.
El éxito sin embargo recae en la manera en como juegan con la relación tiempo – espacio. Generan un rompimiento en los mismos que solo es posible gracias a las posibilidades que históricamente ha construido el lenguaje audiovisual a través del montaje de imágenes y sonidos. Las rupturas temporales son manejadas de tal forma que uno no sabe si la estadía en la isla fue un enorme flashback o lo que ha pasado una vez que los seis han sido rescatados constituyen un flashforward. Lo único cierto es que esa ruptura temporal – espacial, contribuye en el aumento de la tensión dramática y permite que el suspenso, elemento primordial para mantener el interés en la serie, se mantenga presente en cada temporada. 
Quizá la resolución de la cuarta temporada haya rayado en los límites de lo creíble. Sin embargo estoy seguro que los escritores encontrarán una explicación lógica al movimiento de una isla, o mejor dicho, una explicación cuya razonamiento lógico le dote de la credibilidad necesaria; pero ¿no acaso a lo largo de toda la serie se las han ingeniado para que pensemos que lo que les pasa a los náufragos del siglo XXI es posible?.
Hace unos días leía a Pierre Lévy quien tiene un muy buen libro llamado ¿Qué es lo virtual? Una de esas lecturas básicas para mi trabajo de Tesis y a través de la cual pueden explicarse cuestiones como las comunidades en Internet o las posibilidades de la Ciencia Ficción (cómo es el caso de mi trabajo). Lévy dice que toda cuestión que es susceptible de recibir una forma (no del todo material), de ser potencial o de concretarse en el devenir, cae en el terreno la virtualidad. La virtualización va a consistir en el paso de lo actual a lo virtual, en una “elevación a la potencia” de la entidad.
Lo que hace Lost es precisamente lo anterior: virtualiza de manera genial, genera potencias y sus entes “reales” se convierten en potenciales, por ello nos resulta en algo creíble. Es un juego clásico de virtualización fincado en la ruptura del aquí y el ahora. Pero además lo hace apelando a universos semióticos familiares, comunes e incluso arquetípicos. La historia del náufrago ha sido contada en numerosas ocasiones pero a diferencia de Robinson Crusoe que de alguna manera lleva civilización a una isla incivilizada (especialmente cuando esta idea era la que imperaba en la sociedad imperialista de la Europa del Siglo XIX) aquí estamos ante un grupo de entidades “civilizadas y tecnologizadas” que de pronto se encuentran con un entorno aparentemente salvaje, pero que esconde un secreto tecnológico que va más allá de su entendimiento. La reacción del Dr. Jack Shepard al final del último capítulo del día de ayer es comprensible por que sabe que ha dejado pasar una experiencia única: la posibilidad de enfrentarse a una potencia nueva y que quizá abra puertas a un universo utópico. Se presenta entonces uno de los dilemas clásicos en la Sci Fi: utopía vs antiutopía. Lo interesante es que la antiutopía está representada por la sociedad actual, civilizada, tecnologizada. El regreso a la Isla, planteado al final del capítulo de ayer, representa un regreso a un estado utópico y que ha sido desperdiciado por quienes nunca pudieron entender que eran afortunados por encontrarse en una Isla con las características de la misma. Sólo John Locke parecía haberlo entendido. Y sin embargo su sacrificio parece ser producto de esa misma utopía…pero, habrá que ver.
El final de la cuarta temporada estuvo cargado de emotividad. Cerró muchas puertas y abrió otras…y finalmente sigue alimentado a las potencias como generadoras de situaciones dramáticas.
Aquí tienen ustedes tres fragmentos de la maravilla que AXN nos regaló ayer por la noche:

Sawyer y Kate…el sacrificio como manifestación utópica del amor..




Penny y Desmond…el reencuentro….



Y la Escena final…abriendo puertas a un inminente y misterioso desenlace…



No puedo esperar a ver en que terminará Lost. Pero vuelvo a como inició este post: estamos ante una auténtica obra maestra de la televisión moderna. Quien después de mirar esto siga pensando que la TV es una caja idiota, es que es un idiota.

Así las cosas hoy martes….


Salud pues…….

PS…y esta vez si le atiné: España fue el campeón. Olé Tíos…que gusto que el juego bonito se haya coronado al campeón del viejo continente…que semana tan aburrida esta sin Euro



3 comentarios:

xocolatl, la leyenda dijo...

Soy un maldito adicto a LOST, y a pesar de todo, quiero que sólo dure una o dos temporadas. Quiero ver ese final pero no ahora mismo ni dentro de cuatro años (si durara tanto más, sentiría que ya están "inventando", dentro de lo que cabe).
Creo que seguiré siendo fiel.
Abur!

MARICHUY dijo...

Ay estimado David

Quisiera poder ver la TV así como tú, pero estoy negada, veo un capitulo, dos, y luego se me olvida seguirle, o me aburro. Soy inconstante... aclaro solo viendo TV

Un abrazo

Kix dijo...

Ay me siento como extraterrestre cada que alguien habla de Lost, pues parezco ser el único ser viviente que no vio la serie!