viernes, marzo 28, 2008

De Peleas y Coros...

Seven Readers!!

Es probable que los nombres de Bud Spencer y Terence Hill no les digan mucho si ustedes tienen menos de 30 años. Si ya están en los famosos "tas" tal vez recuerden a esta pareja de actores italianos que hicieron una serie de memorables filmes en los años 70 y 80. Era curioso, por que se trataba de producciones europeas que tenían una distribución importante en los circuitos comerciales mexicanos y por ende podíamos ver a este par de cómicos cuya comicidad tenía como base una serie de secuencias de pleitos extremadamente bien logradas. La dupla funcionaba de maravilla. Spencer (cuyo verdadero nombre es: Carlo Pedersoli) interpretaba al tipo cuyas mayores virtudes eran la fuerza bruta y los nobles sentimientos. Detrás de esa dura apariencia se encontraba el tipo más dulce del mundo. Claro, era todo estereotipo pero funcionaba, y si lo hacía era por que a su lado estaba Terence Hill (Mario Girotti) quien interpretaba al galán, simpático y extrovertido que siempre acompañaba a Spencer.
En un principio ambos aparecieron en una serie de Spaguetti Westerns, algunos de ellos memorables como My Name Is Trinity de 1970, para luego hacer una serie de comedias cuyo argumento basicamente era al mismo: los dos personajes eran un par de renegados que ayudaban a la gente, en contra de villanos de caricatura cuyos mayores atributos consistían en caer bajo los puños de Hill y Spencer.
Y ese era realmente el atractivo de los filmes de Spencer y Hill: el slapstick, el uso de la comedia física. Olvíden a Jackie Chan, Lee, Van Damm, Li o Norris; las coreografías de los pleitos de Spencer y Hill son muy superiores en muchos sentidos a las de los citados anteriormente. Especialmente por que son un gran ejemplo del uso de la continuidad cinematográfica. Nadie como Bud & Terence para repartir catorrazos. El gordo utilizaba su gran fuerza para pelear, mientras que el escurridizo huero usaba la inteligencia y la habilidad para repartir tortazos.
Durante mucho tiempo traté de conseguir filmes de Spencer y Hill. Tengo dos que compré hace algún tiempo en la salida del metro balderas. Y gracias a You Tube he podido encontrar fragmentos de los filmes que ahora comparto con ustedes. 
Miren por ejemplo estas peleas. Extraordinariamente rítmicas y ágiles, y con una coreografía realmente divertida:





O esta otra, cuya coreografía es simplemente maravillosa:





Pero curiosamente la mejor secuencia de una movie de Spencer y Hill, no se da en una pelea. Es un ensayo de un coro. Noten lo bien lograda que está en términos de continuidad, raccord de miradas y emplazamientos de cámara, además de que la música juega un papel muy importante en términos narrativos: La famosa Lalalalala...
El asesino y el director son maravillosos....enjoy...




Quizá Spencer y Hill sean un placer culpable, pero la realidad es que no siento ninguna culpa al decir lo mucho que me divierten sus movies. Como dato curioso, cuando estaba en tercero de primaria una vez me vi a punto de enfrentarme a golpes con un tío mucho más grande que yo. Pensé entonces que podía utilizar la técnica de Terence Hill para salir bien librado de la confrontación. Tres segundos después de iniciado el combate y mientras yacía yo en el suelo recibiendo una buena tunda, comprendí que entre lo que pasa en el cine y la vida real existe una enorme diferencia.
Buen fin de semana a todos....

Así las cosas hoy viernes....

UPDATE Dominical...

Ah en los Comments Rodrigo habló sobre Les Charlots. Que bien, pensé que solo mis neuronas recordaban a estos cómicos franceses setenteros cuyas películas podían verse en el viejo cine Rex del parque del barrio de Santiago meridano. Los filmes de Les Charlots son una muestra de que no todo el cine europeo es necesariamente intelectual y con pretensiones artísticas. No, a veces su única intención puede ser la de divertir y estos amigos de la tierra de Sarkozy eran total y absolutamente entretenidos y geniales. 
En sus filmes, Les Charlots adoptaban cualquier cantidad de personajes y su único objetivo era el de ayudar a algún desvalido. Su comicidad era tonta y una vez más el slasptick era su marca de entrada, y eran la genialidad pura.
Aquí en México sus filmes eran presentados como los de los Cinco Locos y hay algunos realmente divertidos como Le Grand Bazar (cinco locos en el supermercado) o Les Bidasses s'en Vont Guerre (Los locos de la guerra). 
En fin, aquí tienen una muestra de la genialidad Charlot: Los mosqueteros de 1974. Enjoy...







PS1....y se me hace que Huguito se quedará el lunes...una pena....una real pena...

Salud pues........

5 comentarios:

Rodrigo dijo...

Yo vi en 1974 a este par en "dos super policias fuera de orden", pero la verdad no me acuerdo si me gustó o no. Luego en los 80s, supe de Bud Spencer por una pelicula llamada "banana Joe". También había esos años un quinteto francés de películas cómicas denominado "Los Charlots" que por los mismos años hicieron la famosa "cinco locos en el supermercado". Vaya ¿seguirán vivos?
Saludos

Andromeda dijo...

pasa en la vida, pasa en las peliculas, pasa en tnt

MARICHUY dijo...

David

Pues si en TNT se pueden ver esos viejos filmes, que suplían la alta tecnología de hoy con ingenio y destreza física.

De Huguito, hay mi niño, mejor olvídate de la selección nacional de fútbol.

Y hablando de cine, fui a ver "Lust caution", tenía tantas ganas de verla, pero... Me atrevía a criticarla, a ver si no pierdo amistadas; creo que detrás de su impecable factura (foto, vestuario, ambientación) no hay casi nada, puro preciosismo; aunque eso si, tiene una banda sonora exquisita.

Saludos y buena semana

Kix dijo...

Por supuesto que me acuerdo de ellos! Eran cagadísimos y el típico golpe del gordo así como gorila, hacia abajo! Wow, me remonté a mi niñez!

Y nope, Hugo valió.

ANGELINA dijo...

que te pasa tengo 27 años y los amo con locura, claro que los recuerdo, creci viendo sus peliculas...

--angie mty NL mexico