martes, febrero 19, 2008

De Un martes loco y una película fría...

Seven Readers!!


Este ha sido uno de esos martes en los que me pregunto constantemente por qué diablos decidí entrar a una maestría. Entregué un borrador del primer capítulo de la Tesis, al que mi asesor destrozó por completo. Luego, me dí cuenta que entregué un resumen de mi trabajo para una presentación con el título equivocado. Argg…había olvidado lo estresante que puede llegar a ser un proceso como éste. El próximo cinco de marzo tengo una revisión de avances de investigación con mi comité de Tesis: seré destrozado. No tengo duda, van a hacerme pedazos y a freírme luego en la asadora académica.
¿Saben cuál es uno de mis problemas? Que al escribir para la tesis, trato de hacerla interesante. Pero mi concepto de interesante es más periodístico que antropológico, por lo tanto, parece ser que tengo problemas serios como mi manera de escribir y ello es lo que me ha traído problemas con la tesis. Diablos…hoy si me siento algo frustado, pero qué se le va a hacer….así es esto y voy a tener que trabajar mucho para poder escribir como se supone que debo escribir en el mundo de la antropología. 
Damn…y mil veces Damn…

Su freakproducer favorito…sufre….

Atonement….

Stanley Kubrick era un gran cineasta. Un maestro en el manejo del lenguaje del cine que sabía exactamente como poner la cámara o en que momento utilizar una canción para darle sentido a sus películas. Pero Kubrick tenía un gran problema: era un cineasta frío. Sus filmes eran un gran ejemplo de estructura y forma, pero carecían de calidez, de sentimiento, de emoción. Kubrick era incapaz de emocionarse y por lo tanto tampoco emociona a quien mira una de sus películas. 
Yo estoy convencido de que el cine, como todas las artes, tienen que demostrar un manejo importante de su propio lenguaje (los movimientos de ruptura se dan precisamente a partir de un gran conocimiento del lenguaje del cine. La nueva ola francesa es un gran ejemplo:  Truffaut o Godard eran maestros y grandes conocedores del canon y por ello pudieron romperlo de manera brillante) pero tiene que mantener cierta calidez que genere una emoción en el espectador. El cine no puede ser mero formalismo, tiene que ser emocionante en más de un sentido. 
Al mirar Atonement (que aquí han traducido “brillantemente” como Expiación, Deseo y Pecado) no podía, guardadas las debidas proporciones, dejar de pensar en filmes como Barry Lindon. Estamos ante una película extraordinaria en términos formales, pero poco emocionante, demasiado fría.
Joe Wright ha demostrado que conoce el oficio, que conoce los avatares del lenguaje y que sabe como utilizarlos. Particularmente en esta historia, en la que el llamado punto de vista, el flashback y la elipsis juegan un papel importante. Los planos también: el uso del plano subjetivo adquiere un gran sentido narrativo por ejemplo; mientras que el montaje hace de la película algo que sorprende. Hace mucho tiempo que no veía una cinta como Atonement: perfecta en ese sentido, construida con una estructura impecable. Tiene uno de los planos secuencia más hermosos que he visto en mucho tiempo: la cámara inicia su rodaje cuando el protagonista, un soldado inglés de la segunda guerra mundial, llega a la playa de Dunkerke en la Francia que está a punto de rendirse ante el empuje nazi y le sigue mientras recorre el campo junto a sus compañeros. Varias acciones suceden mientras la cámara va siguiendo a los personajes principales: algunos soldados queman vehículos, otros sacrifican animales, un coro canta melancólicamente mientras mira hacía el océano… Bellamente fotografiado y con un diseño de arte increíble (la recreación de la escena fue hecha tomando pietaje de los camarógrafos de guerra de la época) es quizá la secuencia más emocionante de todo el filme. En el plano, Wright es capaz de demostrar que se puede combinar la belleza formal con emoción.




Por ello no deja de sentirse un tanto frustrante que la película sea realmente fría, que no logre generar la emoción que la historia de un romance frustrado por una mentira debe generar. Y no es en si culpa ni de James McCavoy o Keira Knightley quienes realizan actuaciones muy interesantes. McCavoy es uno de los actores con mayor proyección de los últimos años. Tiene un registro realmente amplio que le permite interpretar desde un fauno en las Crónicas de Narnia, a un doctor Escocés en The Last King of Scotland y ahora a Robbie Turner, un hombre de principios de siglo forzado, por las circunstancias presentadas en el filme a transitar por un camino que no ha escogido en lo más mínimo. Knightley no defrauda, y aunque me parece que su registro actoral es más limitado se mantiene a la altura al interpretar a Cecilia Tallis, una mujer de la alta sociedad inglesa a quien la guerra le obliga a convertirse en una enfermera que en la espera de unirse a un amor que parece imposible. El reparto tiene una grata sorpresa: Romola Garai, quien interpreta a Briony Tallis (a los 18 años) la hermana menor de Cecilia y quien detona toda la historia al acusar, a la edad de 13, a Robbie de un crimen que ella cree que éste comete. 
La frialdad entonces es culpa de Wright. Aclaro que lo último que esperaría es un tono melodramático para el filme, pero si que esa combinación entre formalidad y sentimiento provocase una historia entrañable de la que difícilmente uno pueda despegarse. Los elementos estaban ahí y son desaprovechados. Lo que queda es una película exquisita en términos meramente de lenguaje cinematográfico.

Así las cosas hoy martes…

PS1…¿Escucharon a AMLO con JOLODO en Radio Fórmula? JAAAAA…..hace mucho rato que no reía tanto. Parecía que se trataba de un duelo para ver quien podía regañar mejor a quien. Más que entrevista, eso pareció un debate. Al final ambos quedaron exhibidos: JOLODO como calderonista y AMLO como un actor político que sigue sin presentar pruebas contundentes de que ya existe una propuesta real con el ánimo de privatizar el petróleo. Aunque al final, me parece que no necesita hacerlo: el propio gobierno federal ha manejado el asunto como tal cosa tratando de cubrirlo con eufemismos. La realidad es que López Obrador tampoco presenta una contrapropuesta que suene realmente convincente. 
Es la primera de muchas batallas que están por venir.
Y si, tenemos que defender el poco petróleo que nos queda....

PS2…Se fue Fidel. Si, lo que parecía imposible sucedió finalmente. Castro tendrá muchos aspectos que pueden ser criticables, pero también otros que son realmente plausibles. Su renuncia generó inmediatamente alegría por parte de los cubanos pro – bushistas de Miami. Y el mismo Bush aplaudió desde África (donde anda sembrando paz a través de la venta de tanques y cohetes) la renuncia del líder cubano. Lo primero que dijo fue: "que liberen a quienes han sido privados de su libertad, y que hoy se encuentran en las cárceles cubanas simplemente por pensar de manera diferente". Ah…pero que creen, no…no se refería a la prisión que el ejército norteamericano mantiene en Guantánamo.

PS3…Huguito da risa….ahora resulta que no es obligación que el fútbol vaya a los juegos olímpicos. !Diablos…¡ ¿y si eso no es obligación, tampoco ya lo es ganar el mundial? Que pena que una generación tan buena de jugadores, esté en las manos de un pésimo director técnico, quien ya ni siquiera está seguro de sus dotes como motivador (quizá su única virtud).

PS4…Por cierto, y regresando a Atonement: otro elemento interesante y que vale la pena mencionar: el uso de la máquina de escribir como instrumento musical y como indicio importante en la narración. Fíjense bien si deciden verla.


ZAZ….Largo Post…

Salud pues……

10 comentarios:

Kix dijo...

Auch, con todo y que me revienta JOLODO, me habria gustado escuchar dicha entrevista!

Y lo de Fidel, aún no me cae el veinte!!!

Mariana dijo...

No escuché lo de AMLO, chale.

De Kubrick concuerdo en la frialdad y no emotividad de Barry Lyndon, pero no de otras cintas.

Fidel no se fue... se extiende... punto.

Ya ando terminando con el artículo para mi titulación y pienso que una maestría me caería bien. ¡Ja! Ya no sé...

¡Un beso!

Mariana.

P.D. Del Concert for George creo que prefiero la version Pettyana de I need you... no sé...

Dea dijo...

Híjoles, ando con unas prisas!! Por eso ya no llegué a la parte "larga", la de la pelicula. En cuanto a lo de la tesis: be confident. Escribe lo que quieras escribir sobre el tema que elegiste, haz investigación y apégate a un diseño metodológico. Creo que esto último, a pesar de ser de súper hueva es lo que te da esa estructura para poder escribir y hacer investigación.

Gracias por el comentario en mi blog! super interesante eso y gracias también por el comentario en facebook! Sí, de hecho esa noche de la foto chistosa fue una gran noche de fiesta!

Damaris Guadalupe dijo...

Yo tengo ganas de ver esa pelí, a ver si este fin. Por cierto el viernes pasado vimos Junno, es genial! no te la pierdas.

Defeña salerosa dijo...

Espero con ansia ver Atonement, tal vez eso suceda hoy. Confía mucho en tu ojo drítico para las películas, eres más objetivo que yo (si estoy de buenas, una película tontita puede hacerme reir a mares). Vi Orgullo y prejuicio y me enamoré por la manera tan impecable en que está contada la historia, las tomas adecuadas, las secuencias largas cargadas de detalles, los parlamentos justos. Le tengo mucha fé a la movie, a ver que tal le va conmigo.

Justamente ayer, amigos míso y mi persona también estábamos muy frustrados, es de las peores sensasiones, ni hablar, hay que seguir adelante con todo.

MARICHUY dijo...

David

Largo, pero muy rico e interesante tu post.

De tus sufrimientos por la tesis, uy casi puedo sentir ese nudito en el estómago, previo a la entrevista con los asesores y revisores. Auuch

De “Atonement” (serio que en español les ponen cada título), no la he visto, pero tu eres el tercero que expresa su decepción. Fíjate que yo me imaginaba lo contrario, que era un dramón harto sufriente y por eso le saqué a verla

Y del inefable Huguito, pues ¿no que íbamos a alcanza r el nivel futbolístico de Argentina y Brasil?

Un abrazo y usted no se me desavalorine, como dicen en mi pueblo.

Latamoderna dijo...

Wooow, qué chida reseña / crítica. No he visto la película, pero definitivamente coincido contigo en lo de la emoción. Soy poco objetiva, lloro con casi todas las películas, pero hay algunas que no me mueven nada. Y eso me gusta.
Anoche vi "Miss Potter" y me encantó.

AH, se me antojó un chocolate. (comentario ni al caso, pero ya empieza mi novela gringa)

Rodrigo dijo...

Vaya, muchos temas para un día.
De kubrick me gustó mucho "el resplandor" aunque Stephen King cuenta que no le gusto nada la pelicula de Stanley.
¿el peje y JOLODO? Un verdadero show de un torpe con un vendido hablantín.
Lo de fidel, es el inicio del fin de una leyenda viviente. Lo que sí esta claro, logró un desarollo educativo en la Isla, por el cual aquí brincos diéramos por acercarnos. Buitres y zopilotes del vaticano y empresas yankis ya deben tener a la isla en la mira con la esperanza de tener otro "puelto lico".
¿Hugo sanchez? ayer en la bombonera la gente le grito "lavolpe Lavolpe". No es más que el empleado de televisa para su "show de la selección nacional". Lástima, justo ahora que tenemos una generación de extraordinarios jugadores.
Un saludo

Raúl H. Pérez dijo...

Uno de mis alumnos me comentó lo del uso de la máquiena de escribir y me pareció muy interesante.

Fuji dijo...

Cuando inicié la carrera tuve que amoldarme a las reglas de la APA. Signos de puntuación, sinónimos permitidos, tercera persona, despersonalización, tablas, números, bla bla bla. El trance fue muy duro porque no estaba acostumbrada a escribir de una manera tan rigurosa. Es más, me deprimí un tiempo, aunque no lo creas!. Luego me acostumbré y ya no podía dejar de lado todas esas tendencias metodológicas cuando redactaba algo para las clases, los artículos y demás.

Pero a mí siempre me interesó más el enfoque cualitativo, el cuál empecé a verlo seriamente desde año y medio antes de salir de la carrera. Y fue durísimo, porque tenía muchísimo tiempo de haberme acostumbrado a escribir y preparar informes de una manera rígida, mientras que mis trabajos cualitativos se debían de redactar de una manera mucho más amena y accesible a la lectura. Me arriesgué con una tesis cualitativa y aunque no estoy peleada con la cuanti, liberarme de sus esquemas es imposible. Así, el redactar tal y como se suponía debía, ya en primera persona, con un lenguaje más libre, simple y didácticamente ameno se me hizo d, tan así dificilísimo. Hubieron momentos en que me veía de repente hablando en tercera persona o manejando datos y hablando de sujetos como si estuviera describiendo un informe cuanti. En fin, horror de horrores. Me costó y me cuesta mucho trabajo aún adaptarme a las normas de ambos. Es un largo proceso que tiene que aprenderse lentamente... y no es nada fácil. Porque al fin y al cabo, escribir refleja y es parte de nuestros estilos de vida.

Saludos!!