martes, febrero 12, 2008

De I Love DF y Sweeney Todd....


Seven Readers!!

Al prender el televisión esta mañana supe que había temblado en el DF. Recordé entonces los años universitarios en la ciudad de México y como jamás sentí un movimiento telúrico mientras viví en el sur de mi adorada ciudad. Fue cuando descubrí que soy asísmico, que no tengo ningún chip integrado que me permita detectar temblores de tierra
Y me entró cierta nostalgia por el DF. Extrañé su caos, sus conciertos, sus cines, sus teatros y su cultura. Su gente, a mis amigos que ahí viven. Extrañé al Gallito y sus “tacos de pastor a la olla”, al Liverpool Pub (que no se si existe todavía, pero mis mejores noches las pasé en aquel bar que era el mejor antro del mundo mundial) Sus centros comerciales, sus automovilistas desquiciados, la locura del metro y sus tortas de a cinco pesos. Pensé en Coyoacán y en lo mucho que me gustaba bajar a la estación del metro Copilco y mirar sus murales. 



Supe que la UAM, mi universidad, para variar está en huelga. Y pensé en sus pasillos, su cafetería y en los talleres en los que me enamoré de la radio. No pude evitar evocar aquellas tardes en las que varios compañeros nos sentábamos alrededor del asta bandera, que se encuentra junto al estacionamiento, e intentábamos resolver al mundo. Incluso me acordé del manicomio que está junto al campus y de los loquitos que nos aventaban sus zapatos si pasábamos junto a la barda que divide a uno de otro lugar. Extrañé aquellos días, quizá por su optimismo, quizá por su locura; o quizá por que nunca me he sentido más seguro que en esos días en los que fui un capitalino más.
Hace rato que no voy por mi dosis de oxígeno al DF. Debo regresar pronto…hoy reafirmé que amo a mi segunda ciudad y le extrañé con mucha honestidad. 


Sweeney Todd...

Estoy convencido de que los fans de Tim Burton van a adorar a su última película. Lo harán por que todas las características del cine del realizador se encuentran presentes en el filme: un universo sombrío y oscuro, personajes retorcidos y la historia de un hombre que tiene que enfrentarse a sí mismo y a un pasado que le atormenta. El cine de Burton siempre girará en torno a este tipo de personas: hombres que tienen que enfrentarse a una serie de circunstancias personales que les acomplejan, atormentan o que encierran misterios que han de resolver para seguir adelante y todos sus personajes poseen una relación particular, están emparentados por estas características. Piensen en Batman, en Edward Sccissorhands y en el mismo Sweeney Todd e invariablemente encontrarán relaciones o similitudes entre los mismos. Esto es cine de autor, comercial si, pero de autor pues existe un estilo muy definido, así como un marcado interés por contar historias sobre estos personajes, todos masculinos. En resumen una muy particular visión del mundo. 
Pero el hecho de que Burton sea un autor, no quiere decir que necesariamente que todas sus películas son extraordinarias. Puede tropezar, y al mirar Sweeney Todd no podía dejar de preguntarme si Burton no ha comenzado a repetirse a si mismo. De hecho, hace algunos años me hice la misma pregunta y de pronto llegó The Big Fish que fue como una bocanada de aire fresco. Ahí estaba una historia con todas las características burtonianas, pero con mucha originalidad y con una marcada evolución del cineasta en términos de narración y de cinematografía; y sobre todo con personajes que si bien eran característicos de Burton se sentían completa y totalmente renovados. 



Ello no me ha sucedido con Sweeney Todd, y más aún por que al tratarse de un musical pensé que el natural tratamiento onírico del género iba a encontrar en Burton a un cineasta capaz de entenderlo y disparar aún más sus capacidades y posibilidades imaginativas. Pero no ha sido así, la película no termina por enganchar ni así misma, ni a quien le mira; y es casi hasta el final cuando la historia se dispara y realmente atrapa el interés del espectador.
Es Jhonny Depp quien carga con todo el peso del Sweeney Todd. Su barbero es un tipo enfermo, sediento de venganza y completamente oscuro. Un loco que parece disfrutar de los crímenes que comete. Pero…tampoco existe un auténtico sentido de renovación en el personaje. Nada que no se haya visto antes en la filmografía del director.
Me parece que estamos ante un filme que será sobrevalorado. Ese es el riesgo que se corre cuando se está ante un trabajo de un cineasta de culto como lo es Tim Burton. Pero creo que no hay dejarse engañar: estamos ante una película divertida y punto, no es por ningún motivo una increíble obra maestra como ya he leído le han catalogado en varios lados. 
No sé si Tim Burton sea capaz de reinvertarse de nuevo sin perder sus características, pero hasta la fuente más caudalosa termina por agotarse. Y no hay que olvidar que ese señor ya filmó algo como El Planeta de los Simios.

Lo mejor de la película: su música.

Así las cosas hoy martes…

Salud pues…….


8 comentarios:

Damaris Guadalupe dijo...

"estamos ante una película divertida y punto"
Completamente de acuerdo contigo, me gustó, pero hasta ahí.
En cuanto al DF, vente p'acá! jejeje, cuando lo hagas nos avisas para vernos y comer algo rico!
Mientras te mando un abrazote.

Angie Sandino dijo...

No la he visto aún, pero le traigo muchas ganas,con los trailers tengo para morir de ganas x verla... ciertamente Tim Burton es como lo describes y pienso sin el ánimo de contradecirte, que el tema de tener ganados a ciertos fans (porque hay gente a la que no le gusta para nada su estilo) se debe en parte porque esa gente espera ver precisamente "ESE ESTILO BURTONIANO" no quieren otra cosa, no sé, siempre debo hacer referencia a la música y por ejemplo (no me vayas a pegar con el ejemplo que se me vino a la mente) pero recordarás en los ochentas el cantante mexicano Emanuel tenía un estilo que le funcionaba bien (dentro de sus seguidoras señoras y muchachas de cierto perfil) bueno... el tipo se puso a renovarse y se apareció con la última luna y no se cuantas pavadas más... y ocurrió que se fué al tacho... su estilo ya no era el que sus seguidoras esperaban...
Pienso que lo de Burton (repito mil disculpas por el ejemplo tan pinche que puse) pasa igual, el sigue la misma linea porque le funciona...

Humilde comentario...

Un abrazo!

controlzape dijo...

A mí me gustó el pay de dedo con uña.

MARICHUY dijo...

David

En eso de extrañar el caos del DF, en mi caso lo resumo así: 15 días de paz en mi pueblo son suficientes para añorar el asfalto, el tráfico y a los chilangos; será que soy hija de la mala vida.

Del cine de Burton, ¿me creerás que no he visto “The big fish”. Pero sin ser su fan, varias de sus películas me gustan; no sé que tan buena o mala se considere a “La leyenda del jinete sin cabeza”, pero a mi me gustó; además, la cinematografía del chivo Lubezki es buenísima. En cuanto a esta que mencionas, tengo ganas de verla porque el Johnny Deep me cae bien y por el morbo de si canta bien.

Saludos

Damaris Guadalupe dijo...

Anda Marichuy ve The big fish es genial!

Damaris Guadalupe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Defeña salerosa dijo...

Bien por lo que dices, hay gente que no le ha gustado y gente que la ama. Yo la iré a ver porque soy muy curiosa y porque varias películas de Burton me encantan.

También ibas en la Uam!!

Los tacos del "ricón uamero" mmm, los extraño todavía. Los loquitos de al lado, todo lo que nos gritaban, a mi me daba mucho miedo.

Ojalá y se resuleva pronto la huelga de nuestra amadísima y añoradísima universidad.

Latamoderna dijo...

:)

Hasta ahora te leo. Sabes lo que opiné de esta película.

¡¡¡¡Que viva Bigfish!!!