viernes, marzo 30, 2007

De Letters from Iwo Jima...

Seven Readers!!!

Clint Eastwood es un cineasta exquisito. Un tipo que ha logrado crear un estilo propio, único, un autor cinematográfico con una sensibilidad muy especial para contar sus historias. La mayoría de ellas, están centradas alrededor de personajes masculinos, que por alguna causa tienen que enfrentarse a situaciones extraordinarias, grandiosas, que les permiten hacer una revisión personal e íntima de su propia vida. Así lo eran Frankie Dunn el manager de Million Dollar Baby, William"Bill" Munny de Unforgiven o Frank Corvin y Hawk Hawkins de Space Cowboys entre otros. Su jornada les llevará a un descubrimiento de si mismos. El contexto en el que se encuentran siempre será importante, determinante; un campo de batalla, el espacio exterior o una gran ciudad, van a influir en gran medida en el descubrimiento de los personajes. Eastwood siempre los filmará en claroscuros, saliendo y entrando de las sombras. Los espacios estarán determinados por ellas y la iluminación clara siempre será presagio de una gran tormenta en un sentido metafórico. Este es a grandes rasgos el universo del cineasta, un universo siempre revisado con un clasicismo estético y desbordante.
Letters from Iwo Jima es una muestra más de este universo. Una película hecha con gran pasión y sobre todo con gran respeto para toda una cultura. Se trata de un filme que narra la historia de la batalla de Iwo Jima desde el punto de vista del ejército japonés. No es sin embargo un filme de grandes y épicas batallas, sino uno que está contado en el interior de las cuevas cavadas por los japoneses para perpetrar la defensa de su suelo. Es en ese cerrado espacio en el que conoceremos a los personajes, a una serie de seres humanos en los que reina la camaradería y el deseo de regresar al hogar, victoriosos claro, para volver a estar con aquellos que se quiere. Muchos de ellos escriben cartas desde el frente, cartas que se convierten en auténticos relatos de vida, historias de seres humanos en situaciones extraordinarias. Dos de ellos serán los artífices de la historia, ambos ubicados en extremos opuestos de la cadena de mando del ejército japonés. Uno es el General Tadamichi Kuribayashi, un hombre educado en la milicia norteamericana - razón por la cual es llevada a defender a la estratégica isla – y que tiene que enfrentarse al conservadurismo de militares más viejos que quedan bajo su mando. Lo hará sin nunca perderles el respeto y siempre con honor y lealtad a la patria. Un tipo que le escribe cartas a su esposa con el ánimo de escapar del horror de la guerra; un hombre dispuesto a morir por y con sus soldados. El otro personaje será el soldado raso conocido como Saigo. Un humilde panadero, obligado a servir a su patria en tiempos de guerra. Un ser inocente que irá pronto descubriendo las atrocidades del combate y que irá madurando conforme la batalla avanza. El destino reunirá a ambos personajes, e irán contando, la historia de un grupo de hombres que defendió a su patria de lo que ellos consideraban una agresión.




Eastwood filma la historia de una manera clásica, y decide, en lugar de mostrarnos gigantescas y grandes batallas, historias épicas que se viven al interior de las claustrofóbicas cuevas en las que se desarrolló la batalla de Iwo Jima. Utilizará al Flashback como recurso narrativo para adentrarnos más en la historia individual de los personajes principales. La fotografía de Tom Stern, contribuirá al mejor desarrollo de la historia. Los tonos son siempre grises, haciendo mucho hincapié en el territorio volcánico en el que se desarrollaron los combates y, como sello característico de Eastwood, los claroscuros siempre tendrán una fuerte intención dramática.
Ken Watanabe logra un interpretación extraordinaria, con tintes épicos. Le brindará a su personaje de un rostro humano y heroíco. Kazunari Ninomiya es el ejemplo perfecto de un gran trabajo de Casting. Su rostro derrama inocencia y es imposible que el público no se identifique con él. Su actuación será el balance perfecto a la de Watanabe.
Letters from Iwo Jima es una película intimista, como casi todas las de Clint Eastwood. Un hombre que a sus casi ochenta años, ha alcanzado un momento de plenitud como realizador fílmico y es capaz de contarnos historias desbordantes en humanismo y con un profundo respeto por la historia. Aquí ese respeto se convierte en un asunto intercultural: estamos ante un director norteamericano que trata de contar la historia desde el punto de vista del japonés, y lo hace resaltando algunos elementos simbólicos claves de la cultura japonesa, mostrándolos con una naturalidad que termina por convertirse en un homenaje a una cultura en la que los principios como la lealtad y el honor están por encima de todo. Otros elementos como el sol y la tierra que tienen un enorme carácter simbólico en el Japón también se encuentran presentes, jugando un papel importante en la vida de los hombres recreados en el filme de Eastwood. Una película indispensable para quien se dice cinéfilo.

Así las cosas hoy viernes...

Salud pues......

6 comentarios:

Vil Clinton dijo...

En el maldito cinépolis de acá sólo la tuvieron una semana y pus no pude ir a verla :(

Siento que en dvd desmerecen mucho las películas de Eastwood.

IS dijo...

Ay que verla!!! Sin duda!
Bontio fin de semana

gatita dijo...

Hola querido David, fíjate que ya la vi y realmente me pareció muy buena.... la viví en cada escena, y estoy totalmente de acuerdo contigo....Don Clin Eastwood se encuentra en su mejor momento, te imaginas si hubiese iniciado a dirigir antes?????
Saludos, un abrazo y un beso.... que tengas buen inicio de semana.

AndreaLP dijo...

Todas las que recomiendas, las veo con otros ojos.

Felices vacaciones.

Maquiavélica dijo...

quiero verla¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡nosè porq diablos no la he visto? bueno la rentarè
bonito messsss

David Moreno dijo...

Vil:

Casi todas las películas desmerecen en DVD...nada como verlas en pantalla grande...:)...
Cinépolis luego tiene comportamientos muy extraños...

IS...

YEap...vela...es una experiencia hacerlo...

Gatita:
Uf...creo que la dirección le llegó en el momento justo...es un tipo maduro en todos los sentidos y ello se refleja en s cine...

Andrea:

Gracias...

Maquiavélica...

Si, debes verla...no hay duda :D


Saludos y un abrazo....