jueves, agosto 19, 2010

De la Canción del Bicentenario...

Seven Readers!!..

El día de hoy por la tarde uno de los TT en Twitter era Aleks Syntek. No, no se trataba de una señal del fin de los tiempos, sino que el músico de origen yucateco decidió retirarse de la red social por la avalancha de críticas que recibió por el lanzamiento de la canción El Futuro es Milenario (¿alguién puede explicarme la metáfora?) , que ha sido elegida como el tema oficial del Bicentenario. El tema fue escrito en coautoría con Jaime López quien sorprendentemente colaboró con Syntek en la lírica de la canción. La música es completamente de Syntek.
El enojo de Syntek puede resumirse en las primeras líneas de lo que escribió en su Tweet de despedida:

Me retiro por un tiempo del Twitter, la razón es por la controversia que en esta red social se ha generado con el tema musical del Bicentenario que se usara en los festejos del 15 y por la actitud de algunos que están decididos a armar su gran campaña de desprestigio y que de paso se han tomado esto, como algo personal conmigo ,por desgracia aunque creo que cualquiera que hubiese estado en mis zapatos le hubiese ocurrido algo similar.

Si, suena a un berrinche. La molestia de Syntek puede resumirse a que la masa crítica de Twitter no decidió recibir al tema con loas, sino que hubo críticas muy duras al hecho de que las autoridades culturales del país decidieran elegir un tema realmente chabacano para la celebración Bicentenaria. Aparentemente a Syntek le molesta el hecho de que su canción haya generado un debate que me parece es solamente parte de uno mucho más amplio y que tiene que ver con el oropel, el ridículo dispendio de recursos y el hecho de que la celebración bicentenaria parece estar diseñada bajo esos parámetros estéticos y discursivos propios del Canal de las Estrellas. La canción oficial y la elección del autor de la misma, viene a ser simplemente la gota que parece derramar el vaso del hartazgo que el tema del Bicentenario ha producido sobre todo entre los sectores más críticos y que, aparentemente, se encuentran muy bien representados en las redes sociales particularmente en Twitter.
En realidad Syntek parece ser una víctima de las circunstancias generadas por la miopía de las autoridades culturales del país, al pretender vendernos la idea de una celebración bicentenaria en la que se nos ha tratado de pintar a un país maravilloso y sin problemas, un país de banderitas de colores y de bellezas naturales en el que no pasa nada y que necesita solo del "espíritu" de sus habitantes para salir adelante. Un país lejano del pensamiento crítico en donde éste parece ser un mal al que hay que exterminar. El México de las celebraciones oficiales del Bicentenario es un México hermoso, un méxico de un "shalala" festivo.
Nada más lejano a la realidad.
Y lo de hoy de Syntek me parece sintómatico. Porque tal vez sin quererlo con su renuncia a Twitter, con su reticencia a debatir sobre su obra, Syntek tomó partido por ese México que prefiere aceptar a exigir, ese México que no ha privilegiado al arte no solamente como una forma de expresión sino también como una forma de exposición de la realidad y los problemas nacionales. Volvamos a su Tweet de Despedida:

Ya sé que diga lo que diga los inconformes seguirán twiteando una infinidad de agresiones, pero seguimos siendo más los que aun tenemos fe y esperanza, los hombres de buena voluntad.

¿Les suena esto familiar? ¿No es acaso el mismo discurso de los buenos contra los malos? ¿De los peligros para México contra los que quieren un México de Cuento de Hadas? Para Syntek la inconformidad es una agresión, la crítica una ofensa. Rehuye al debate y no entiende que este es absolutamente necesario en todas las áreas de la vida nacional, incluyendo por supuesto al arte y a la música. Otra vez aparece ese discurso en el que quienes no estamos de acuerdo con la manera como se celebra el Bicentenario, somos malos, no tenemos buena voluntad.
El problema de Syntek, y de los que piensan como él, es que no entienden que la buena voluntad no consiste en cantar "Shalala, que bonito país tenemos". La buena voluntad reside en el ejercicio de la crítica, en el reconocimiento de los problemas, en la búsqueda de la igualdad y en el respeto de los derechos de todos quienes habitamos México; reside en la necesidad de dejar a un lado las celebraciones de oropel y exigir que se resuelvan de raíz los graves problemas de nuestra sociedad para entonces si tener razones de peso para celebrar.
"México es puro amor" dice la letra de la canción. No, México es hoy ante todo dolor, un dolor producto de la violencia, de la desigualdad. Por eso es por lo que el círculo rojo twittero se ha manifestado en contra de esta canción, porque en realidad el tema representa a una mentira repetida a lo largo de 200 años: somos "completamente" libres.
Pero también por que la canción en lugar de celebrar a nuestra diversidad, busca convertirnos en una masa uniforme que celebre al son que nos estén marcando el gobierno, las autoridades culturales, las televisoras y los poderes fácticos. Y ese es realmente el problema que parece o no quiere entender Aleks Syntek.
Yo por mi parte creo que la canción del Bicentenario fue escrita ya hace unos años por el excelente compositor mexicano Enrique Quezadas. Se llama Dentro de Mí, y me parece que podríamos adoptarla quienes estamos hartos de la manera como se está planteando la celebración bicentenaria. Dentro de Mí habla de un profundo amor por México, pero también de la necesidad de cambiar, de transformar a este país para poder celebrar.
Aquí se las pongo:





La secundaria nunca había pisado,

Pero ostentaba el título de licenciado,
Un gran anillo de oro lo reafirmó.


Al tiempo que a sus güeras regalaba alhajas,
Organizó la cola para las migajas,
Mientras con unas chelas yo veía el futbol.


Siempre choreando a sus representados,
Logró ignorantes votos para diputado,
Hasta lo apoyaba la televisión.


Y aunque su tirada era ser regente,
Eso no ocultaba su vibra de agente,
Escudo tricolor, zapatos de charol.


Siempre se sintió bastante inteligente,
Pero solo se reía cuando reía su jefe,
Y así mirando el solo, al suelo gobernó...
Lo vi pasar por aquí.

Sentado en su monologo se había ocupado,
De roer la rama en que estaba parado,
Callaron los mariachis nadie preguntó.


Yo tengo un México dentro de mí,
Y tu tienes otro yo ya te lo vi,
Tu soledad me mira en esta calle,
No voy a seguirte así.

Y aunque no quisiera parecerme a ti,
He sido educado como tu aprendiz,
Preciso un corazón para curarme,

No voy a seguirte así.

A ti te digo hermano mexicano,
Que toda tu pobreza aprietas con la mano,
Estás en tu papel de carne de cañón.

¿A donde está tu orgullo, tu revolución?,
Porque a todo el mundo le dices: patrón!
Te acostumbraste a pedir perdón.


La flauta de carrizo llora en una esquina,
Con tu penacho azteca pidiendo propina,
Nunca permitiste tanta humillación.


Y mientras el país siente que se marchita,
Lloraba la chorreada abrazando a Chachita,
También del sufrimiento hiciste una adicción.

Pa’ pronto que el problema no es de ideología,
Ni de odiar a los ricos por su buena vida,
Quien tendrá la culpa de tu situación...

Te vi pasar por aquí.


Se que tengo un México dentro de mí,
Tú tienes otro ya te lo vi,
No trates de engañarme así,
Que fue ayer cuando te creí.

Que te voy a sacar de mí...

Por último: alguien me decía hoy en Twitter respecto a este tema que hemos perdido nuestra capacidad de Tolerancia. Es posible y creo que si nos estamos volviendo intolerantes hacía ciertas cosas es por que estamos hartos de que nuestras autoridades traten de tapar el sol con un dedo. No se puede ser tolerante ante la incapacidad de todos los niveles de gobierno. No se puede ser tolerante con el excesivo dispendio de recursos para la celebración calderonista del Bicentenario, pues estos recursos (3 mil millones de pesos) hacen muchísima falta en otros rubros. No se puede ser tolerante con la corrupción, la injusticia, la desigualdad y el crecimiento de los poderes fácticos (ahí está el regalito de COFETEL a Televisa y Nextel como ejemplo).
Si, en 200 años lo que han logrado es que nos volvamos intolerantes ante ellos y tal vez es en esa intolerancia en donde reside el futuro para este país. Es en ella en donde está la esperanza de un México que despierte, que exija, que cambie. No se ustedes pero "yo tengo un México dentro Mí" y es muy diferente al de Aleks Syntek.

Así las cosas hoy jueves....

Salud pues......

7 comentarios:

ldecaso dijo...

Esta chida la cancion de Quezadas gracias por posterla. Por etra parte Alejandro Escajadillo (Aleks Syntek) se me hace uno de los musicos mas plásticos superficiales y sobrevaluados del medio. Sus canciones blandengues son de infinita hueva. No es casualidad que este gobierno de opereta le haya confiado la canción del bicentenario, como alguna vez le confiaron la del teletón, muetra claramente el nivel cultural de los que gobiernan.

marichuy dijo...

David

La canción bicentenaria es horrible y cursi sin remedio (muy a tono con el estilo PANista). Y lo más triste es que la letra es de Jaime López. Por lo demás, los twitteros se pasaron: sólo le cargaron la mano al Aleks y él también, medio berrinches, que no aguantó. Yo creo que detrás de esta reacción exagerada está el rechazo que buena parte de los mexicanos sentimos hacia el frívolo festejo bicentenario.

Saludos

Leo dijo...

Excelente articulo, te he publicado Link aqui

http://quepasoentuiter.blogspot.com/2010/08/el-caso-alex-syntek-y-su-retiro.html

Janistika dijo...

Muy buen artículo. Una mirada madura y sin sensiblidades que no vienen al caso. Clara y real, eso fue lo que sucedió. Te felicito shalalala! ;)

Antonio dijo...

Es cierto. Me parece difícil encontrar una mejor explicación que la tuya. No se trata de ser tolerantes con nuestra propia tolerancia. Ya no se vale la imagen de Javier Aguirre hablando del México triunfador mientras dirige un equipo mediocre.

Por cierto, llevo meses leyéndote en reader pero no me había asomado. La nueva imagen de tu blog me parece excelente.

Un abrazo.

sandie dijo...

La verdad parece que Aleks Syntek hizo la rola en un rato de ocio. Amo a mi pais y me en...enoja muchisimo que quieran pintarnos una fachada que ni ellos se creen. Es nuestra fiesta, fiesta del triunfo del pueblo... aquel pueblo parece esta desapareciendo pues la sociedad moderna (la gran mayoria) solo nos sentamos a ver que en Televisa les quedaron con madre los comerciales de las joyas mexicanas (hay que admitirlo, esos comerciales son hermosos). Fuera de eso, somos robots. Festejemos este bicentenrio y centenario como México se merece... SIGAMOS LUCHANDO y hagamosle justicia a esas luchas sociales que bien parece que no han llegado a su meta.

Ego dijo...

Si viviera Chava FLores haria la canción perfecta para este Bicentenario.