lunes, marzo 02, 2009

De Backyard...

Seven Readers!!!....

El cine de Carlos Carrera tiene muchas virtudes, pero la mayor de ellas es que es un director cuya temática tiene fuertes raíces de carácter político y social. Carrera no teme a entrar a temas realmente complejos y a exhibir, desde su muy particular perspectiva, parte de la problemática nacional y de la manera que tenemos de comportarnos ante los problemas por los que el país atraviesa. Tiene una manera muy particular de retratar a la psique del mexicano y a los problemas que el país le presenta, a la manera histórica que tiene para enfrentarlos y al contexto que genera a los mismos. Es por ende, un cine con temática repetida, un cine de autor.
Y para ello hay que mirar Backyard (el traspatio) su última película. Carrera retoma un tema que ha sido olvidado por los medios - y por ende por el país - para hacer un serio análisis de la nación: el caso de las muertas de Juárez. Y al hacerlo hace un retrato de los políticos mexicanos, de la impunidad, de la pobreza,  del papel de los medios de comunicacion  (incluido el poder de penetración de una radio con compromiso social) de la corrupción de los cuerpos policiacos e incluso de como el mismo sistema impide a funcionarios con ganas de hacer bien las cosas, poder realmente llegar al meollo de asuntos que tendrían que lastimarnos y dolernos a todos los mexicanos.
El guión de Sabina Berman es excepcional. Nos lleva a 1996, justo cuando el tema de las muertas comenzaba a desaparecer de los medios de comunicación nacionales. Nos adentra también en una ciudad desértica, envuelta por los cinturones de pobreza que sirven como frontera trasera a la modernidad representada por el país que se encuentra al otro lado de las cercas. Y cuenta una historia dolorosa, a la que Carrera filma sin concesiones. Es un filme poderoso y crudo en términos visuales, pero también profundo en términos temáticos. 
Se toma una posición - por ejemplo en el caso del aborto como opción ante una violación - y ello es algo raro de observar en muchas de las películas de cine nacional, por ende el filme no se anda con rodeos, en términos críticos es devastador.




Y Carrera, además, es un estupendo director de actores con la capacidad de extraer de su reparto actuaciones memorables. Aquí lo consigue con Ana de La Reguera. La joven actriz mexicana realiza una impecable actuación como la idealista policía que llega a la ciudad fronteriza, tratando de atar los cabos que le permitan resolver el complicado asunto de las muertas, entrampado en un burocrático mar de corrupción y en un contexto violento provocado por las difíciles condiciones de quienes se ganan la vida en las maquiladoras de Juárez. Es un contexto multiétnico y en el que los intereses económicos de las grandes corporaciones también juegan un papel importante en el mismo. 
Pero sobre todo, Backyard vuelve a poner el dedo en una herida profunda. El asunto de los feminicidios de las miles de mujeres desaparecidas en el desierto fronterizo ha sido eclipsado por otras formas de violencia que hoy son más notorias en más de un sentido. Pero ahí continúan los crímenes violentos en contra de chicas inocentes y al final, Carrera se encargará de decirnos que el asunto no es exclusivo de Juárez, sino que parecería que nuestra sociedad es experta en engendrar formas de violencia que siempre terminan por destruir y coartar la vida de los más débiles.
Backyard es lo que el cine mexicano debería ser: retratar una parte dolorosa de nuestra realidad, contarnos una historia tratando de abarcar a sus aristas más importantes, y sobre todo llevar al espectador nacional a un contexto del que muchas otras películas de manufactura mexicana le intentan apartar.
Un logro.

Así las cosas hoy martes...

Salud pues.......


4 comentarios:

Latamoderna dijo...

Suena fuerte... no sé si ande de humor para verla...

Tenía la opción de esa y de la Pantera rosa...¿adivina a cuál me llevaron? Je. Al menos me reí mucho.

Raúl H. Pérez dijo...

Ya la vi, está muy buena.

Con respecto al comentario de latamoderna, eso ocurre todo el tiempo, las personas no ven este tipo de películas importantes (el violín, el traspatio, etc.) por no "estar de humor".

Lástima.

h dijo...

Amigo! Vine a saludar después de años jajaja. Suena interesante la peli. Lo único que me preocupa es que caiga en ciertos clichés en los que luego cae en cine mexicano (que sorry pero me parece malo y pretencioso).

Si hay chance y no trabajo, iré a verla este fin!

Beso.

hija de zeus dijo...

Amigo! Vine a saludar después de años jajaja. Suena interesante la peli. Lo único que me preocupa es que caiga en ciertos clichés en los que luego cae en cine mexicano (que sorry pero me parece malo y pretencioso).

Si hay chance y no trabajo, iré a verla este fin!

Beso.