lunes, septiembre 24, 2007

De Grizzly Man...

Seven Readers!!!


En octubre de 2003 fueron encontrados en el interior de un Oso Grizzly los restos mortales de Timothy Treadwell. El activista y defensor de los Osos fue hallado junto con los restos de su novia Amie Huguenard. Durante 13 veranos Treadwell realizó expediciones a la región del Oso Grizzly y vivió entre estos fantásticos animales con el pretexto de pretexto de estudiarlos y protegerlos. Armado solamente con una cámara como compañera, Treadwell grabó horas enteras a los animales. Pero también la cámara registró sus transformaciones anímicas, su odio contra la sociedad y su obsesión casi enfermiza por los Osos y la naturaleza.
En 2005 el extraordinario director Alemán Werner Herzog, tuvo acceso a las miles de horas de filmación que Treadwell realizó durante sus viajes. El cineasta quedó atrapado por la personalidad del activista, así como por la belleza que descubrió en en las tomas del potencial videoasta. Herzog escribió un guión sobre las tomas y las montó junto a entrevistas de gente cercana a Treadwell así como con otras realizadas por los críticos del naturalista, les añadió una extraordinaria narración en off (realizada por el mismo Herzog) y la música de Richard Thompson. El resultado es Grizzly Man, un documental poderoso y perturbardor sobre una personalidad única y destinada irremediablemente a la tragedia.
Es evidente que Herzog es atrapado por el mundo de Treadwell. En un principio parecería que el documental es un equilibrado homenaje al “protector” de los osos y la naturaleza de las apartadas regiones de Alaska. Sin embargo, Herzog, no duda en mostrar que es realmente Treadwell el que necesita protección, pues su escape hacía lo salvaje es realmente un peligroso juego de negación de la realidad.
La película se convierte también en una certera reflexión sobre la brutalidad de la naturaleza. Permíntanme ejemplificar: Existe un close up hacía la mirada de un Oso que se acerca peligrosamente a Treadwell, quien comienza a hablar sobre la belleza de encontrarse con un “amigo”, con un universo sumamente particular. Herzog difiere y reflexiona: “ And what haunts me, is that in all the faces of all the bears that Treadwell ever filmed, I discover no kinship, no understanding, no mercy. I see only the overwhelming indifference of nature. To me, there is no such thing as a secret world of the bears. And this blank stare speaks only of a half-bored interest in food. But for Timothy Treadwell, this bear was a friend, a savior”. No es el único momento en el que Herzog difiere de Treadwell, y aunque le respeta (especialmente por el desarrollo natural de su talento como cineasta) es evidente que para el director alemán, el mundo armónico y perfecto del activista solo vive en su mente. Herzog termina por retratar un universo en el que la armonía no existe, sino solamente la hostilidad, el caos y la muerte.



Es comprensible que un personaje como Treadwell haya atrapado al director de películas como Fitzcarraldo. Se trata de una personalidad atormentada por sus propios fantasmas, que vive en un mundo de fantasía. Por momentos Treadewell resulta irritante, pero es imposible no sentir cierta lástima por el personaje y por las dualidades a las que representa. Es un narcisista, un loco y sus métodos son cuestionados por la comunidad científica (especialmente por su interferencia en el flujo natural del medio ambiente que rodea a los osos). Su gran coraje y su resistencia física, acompañan siempre a su falta de juicio y a un ego que le convence de su potencial mesiánico en el mundo natural. El filme de Herzog avanza entonces entre lo sublime de la naturaleza y lo más oscuro de la mente humana.
Al final uno se queda con la sensación de que Treadwell cruzó la línea entre el mundo animal y el del ser humano intentando mimetizarla y destruirla. Grizzly Man no en sí una película sobre el medio ambiente de los Osos. Es un filme sobre un hombre que intentó borrar la división entre estos animales y el ser humano. Es sobre un hombre que nunca entendió a la naturaleza y que intentó utilizarla para satisfacer a sus propias y disfuncionales necesidades.
Un logro…

Así las cosas hoy lunes…

PS…la película completa, dividida en 10 partes está en You Tube….

Salud pues……

8 comentarios:

Pereque dijo...

Hace como dos semanas la compré en rebaja ($80) en un Mixup. Muy, muy, muy recomendable.

Saludos.

Anónimo dijo...

Valdrá la pena verla, pero es una realidad que este mundo no está hecho para que a manera de Walt Disney los humanos y las bestias convivamos en el mismo espacio y en armonía. Treadwell no se metía con Winie Pooh, sino con algo más serío. La misma tragedia del cazador de cocodrilos Steve Irwin.

Angie Sandino dijo...

Que raro... google reader no me avisó de tu actualización, pero bueno al menos llego a tiempo para comentar, que no tenía idea de esta película y que como todo lo que tu recomiendas hasta ahora me ha encantado (sobretodo little miss sunshine) pues veré de buscarla...

Te mando tres pizzas virtuales de pepperoni, anchoas y jamón ingles, con extra queso y mucho cariño!

Ariany dijo...

Hace poco pasaron un documental de este mismo "personaje" en Discovery, no? es el mismo? La verdad no lo ví, no me gustan los osos, ni de peluche. Saludos.

Kix dijo...

Se me antoja, se me antoja, ¿está en cartelera? La verdad es que últimamente me he desconectado del mundo...

Kix dijo...

¿Y mi comment?

Kix dijo...

Ya lo vi, sorry.

Simplemente Maquiavèlica dijo...

esa movie¡¡¡¡¡la tiene mi compañero de trabajo¡q por cierto no me la he prestado¡se la pido hoy y la comento en la semana q viene vale?pero de q me intriga verla me intriga¡¡espero hoy no me desgreñes virtualmente jee
besitos hermoso