jueves, septiembre 06, 2007

De Clásicos....

Seven Readers!!!


Hace un par de días leía un artículo muy interesante en el USA today sobre lo que hace a un filme todo un clásico. El autor discutía sobre los puntos que él consideraba como importantes para que un filme llegue a adquirir tal categoría. Decía, entre otras cosas, que lo más importante es la personalidad misma del filme. Es decir, que se perciba como algo único e irrepetible. Ello es lo que hace a una película trascender en el tiempo y que llegue a influir de tal modo que se convierta en una referencia obligada cuando se habla de, por ejemplo, las mejores películas de la historia del cine.
A ello le añadiría varios puntos.
Existen directores que pueden tener una basta filmografía y toda ella ser considerada como “Clásica”. Woody Allen sería un buen ejemplo de esto. Cada uno de sus filmes tiene una personalidad propia y existe un universo muy particular retratado en los mismos, independientemente de que aborden temáticas muy diversas. O existe el caso de gente como Michael Curtiz que realizaron una buena cantidad de filmes y que de pronto se toparon con una coyuntura muy particular, que les permitió realizar una película que trascendiera en el tiempo y que hoy está registrada dentro de lo clásico: Casablanca.
Otro punto a considerar son los elementos que proveen de personalidad al filme. Está por supuesto la historia, una que enganche a los espectadores de principio a fin. El Silencio de los Inocentes, por ejemplo tiene la particularidad de poseer una gran historia. Lo mismo sucede con Gone With The Wind o The Lord of The Rings. Independientemente del género filmado, la película debe poseer la capacidad de sorprender con la trama. Por ejemplo, está un filme como Sexto Sentido: a los 15 minutos yo ya había perdido todo el interés en la película, la cual hubiese sido genial si en ese momento yo no hubiese comprendido de que iba el filme, el cual está lleno de obvios indicios desde el principio dando al traste con una premisa que pudo augurar una interesante historia.
Después están los personajes, que aún tratándose de monstruos como Darth Vader, tienen que penetrar fuertemente en el gusto del público. Deben poseer alguna cualidad que guste a la audiencia para quedarse grabados en la memoria colectiva de muchas generaciones. Estas cualidades se aplican tanto a los “buenos” como a los “malos”.
A veces nos encontramos con actores que le imprimen un sello particular al filme, que no podemos considerar que tal o cual papel sea interpretado por alguien diferente. ¿Se imaginan a un actor diferente a Tom Hanks interpretando a Forrest Gump? ¿O a alguien más que James Stewart para hacer al George Bailey de It’s a Wonderful life? ¿O a otra actriz diferente a Anita Ekberg para la Sylvia de La Dolce Vita? Imposible.





Y claro, está el diálogo. Es decir que la película contenga frases que se convierten en algo inolvidable, algo que queda marcado para siempre en la cultura popular. May The Force be with you, We’ll always have Paris, E.T Phone Home, etc. Son utilizadas hoy e día en contextos muy diferentes a los planteados originalmente en el filme. Cuando lo logran sabemos que estamos ante un clásico.
Y por supuesto están otros elementos como la música o la fotografía. La combinación de todos hacen que un filme trascienda en el tiempo y se convierta en algo irrepetible y por lo tanto en un clásico.
En el caso de la música las cosas son diferentes. Por muchos años se le denominó como clásica solo a cierto tipo de composiciones pertenecientes a un período de tiempo muy particular. Estoy evidentemente hablando de lo que hicieron genios como Mozart, Schubert, Lizt o Chopin. El término clásico era un término elitista, que denotaba por sobre todo una distancia entre lo “culto” y lo que no lo era. Afortunadamente eso está cambiando. Hoy hablamos de “nueva música clásica” para referirnos particularmente al rock. Esto por que se ha hecho una revaloración de las aportaciones artísticas y sociales del género. Es por ello que The Beatles, Pink Floyd o The Who, están ya en el panteón de lo que se considera como clásico.
Pero me parece que el término tiene que ampliarse a otro tipo de música. Miles Davis, Glen Miller o Louis Amstrong también son clásicos. Lo mismo aplica para Silvio o Pablo, para Miguel Ríos o Fito Páez, es decir existe una tendencia a expandir el término lo que resulta en algo muy saludable, pues se reconocen así las aportaciones que varios artistas han hecho para la historia de la música.
En fin, lo importante es que gracias a la tecnología hoy podemos tener cada vez más acceso a esas obras que han marcado a varias generaciones de la sociedad occidental.

Así las cosas hoy jueves…

PS1...Respondiendo a dos preguntas sobre el post anterior: ¿Es posible hacer el amor en una hamaca? La respuesta es: Lo es...y es CALIDAD...repito CALIDAD....

Salud pues……

5 comentarios:

Ariany dijo...

Muy lindo post y felicidades por evitar el clichezazo barato de decir que las películas viejas de Woody Allen eran las mejores.
De acuerdo también en la extensión del status de clásicos a otros géneros y otros tiempos, siempre y cuando se guarden las distancias prudentes. Fito Paez y Miguel Ríos, hmmmf. A lo mejor inventar categorias como "clásicos locales" o "clásicos culpables" para que todos tengan lugar.
También me he hecho fan de Studio 60...
Saludos.

Mariana dijo...

A mí los "nuevos" clásicos de Allen son los que más me gustan, su mudanza a Inglaterra le cayó de perlas.

Eso, ¿qué elementos hacen al clásico? También la "repetición" y la mercadotecnia hacen a algunos clásicos ¿no crees? Porque los establecen en la memoria colectiva sin que realmente lo hayas previsto.

También hay clásicos pesonales, creo que eso también es válido. Porque lo que es clásico para mí no tendría que serlo para los demás y viceversa, peeeero... lo interesante para la mayoría son estos grandes clásicos "universales".

Hoy en mi blog hablé de un clásico (personal y mundial, diría yo) quien cumpliría años el día de hoy.

Angie Sandino dijo...

MUY BUENO EL POST... PERO AHORA SOLO TENGO UNA COSA EN MENTE... de donde diablos me consigo una hamaca en La Paz? ja,ja,ja....

besos y feliz finde!

Fuji dijo...

"A lo mejor inventar categorias como "clásicos locales" o "clásicos culpables" para que todos tengan lugar"

jeje, que genial.

Muchos saludos!

marichuy dijo...

Hola David
Muy interesante disquisición sobre lo que puede considerarse "clásico".

En cuanto al post anterior, coincido contigo: si es posible hacer el amor en una hamaca; de hecho, creo que resulta emocionante, aunque se requiere cierta habilidad… bueno, eso me han contado.

Saludos