jueves, enero 26, 2006

Del fantástico dolor musical...


Back To Bedlam
Originally uploaded by Jarsito.

Es una mañana cualquiera. Caminas en los pasillos del metro. Tu mente divaga, tus sentidos se encuentran dispersos. Y entonces la (lo) vez. Por un instante, piensas que los ángeles son posibles…y el mundo se detiene ( My life is brilliant. My love is pure.I saw an angel.Of that I'm sure. She smiled at me on the subway. She was with another man.But I won't lose no sleep on that, 'Cause I've got a plan) por un segundo tu vida no importa, vuestros ojos se cruzan. Y vuelas (Yeah, she caught my eye, As we walked on by. She could see from my face that I was, Fucking high, And I don't think that I'll see her again, But we shared a moment that will last till the end.) Caminas junto a ella, y tu mente y corazón se convierten en una espectacular sinfonía, e imaginas… Imaginas tu vida girando a su alrededor ella y quieres cantarle y decirle mil cosas en esos segundos (You're beautiful. You're beautiful.You're beautiful, it's true.I saw your face in a crowded place, And I don't know what to do, 'Cause I'll never be with you) Y cuando ambos se alejan, regresas lentamente al mundo, aterrizas de un viaje que ha durado solamente milésimas de segundo. Un dolor violento se apodera de tu mente mientras la realidad te devora nuevamente (You're beautiful. You're beautiful. You're beautiful, it's true. There must be an angel with a smile on her face, When she thought up that I should be with you. But it's time to face the truth, I will never be with you) ¿Es posible que captures un momento así para siempre en tu memoria? ¿Será tan real la fantasía, la química generada con esa persona, que el dolor de perderla en ese momento, puede consumirte el resto de la vida? De acuerdo con James Blunt, si, es posible; y en su disco Back to Bedlam, Blunt cuenta estas historias con una voz poderosa, lacerante, llena de dolor, de ira y de angustia. Estamos ante un disco que eleva al pop a nuevas y poderosas alturas. Cuarenta minutos de amor y desamor; de un canto que sin embargo lleva en si mismo un dejo de esperanza. Un disco que suena a una honestidad ganada en la experiencia.

Es complicado imaginarse, luego de escuchar las canciones del Back to Bedlam, que su perpetrador haya dirigido a una de las unidades de elite del ejército británico durante la guerra de los Balcanes. Uno tiene la idea de que los soldados son normalmente personas duras, agresivas, incapaces de reflejar sentimientos y necesidades. Blunt rompe con todos esos estereotipos, y es evidente que las dolorosas experiencias que vivió en una de las guerras más violentas de la historia de la humanidad, le han servido para catapultar al máximo el dolor hasta sentirse cómodo en su manejo (I guess it's time. I run far, far away; find comfort in pain, All pleasure's the same: it just keeps me from trouble.) No es sin embargo un trabajo terapéutico, sino una colección de historias con las que puede identificarse cualquier persona cuya cotidianeidad sea similar a la presentada en los tracks del disco.

Back to bedlam tiene una atmósfera sonora muy sencilla: Instrumentos que son básicos para el pop. Gira en torno a dos en particular: el piano y la guitarra acústica, a los que acompañan delirantes cuerdas (demostrando, una vez más, lo sorprendente que puede sonar una pequeña orquesta de cámara en un contexto pop o roquero) bajo, órganos y suaves percusiones. La aparente simpleza que esconde en su instrumentación es en realidad un extraordinario cobijo para la portentosa voz de Blunt, cuyos agudos taladran los oídos dejando en ellos una huella muy particular.

Back to Bedlam es una de esas extrañas óperas primas que llegan al escucha con inusitada madurez. Un trabajo comprometido, vivencial y sobre todo honesto al máximo. En James Blunt, encontramos los primeros indicios de un canta – autor moderno e inspirado en su contexto. Un contexto que resultará extraña y gratificantemente familiar. ¿Puede acaso doler un disco? Si, Back To Bedlam es de esos discos que duelen y que despiertan ciertas sensaciones (¿masoquistas tal vez?) en quien se compromete a escucharlo, pues el dolor pocas veces ha sonado tan delicioso.

PS1...Ayer Oliver Twist..Review, mañana....

PS2....Salud y café para todos...

4 comentarios:

Fuji dijo...

Te emocionaste y me emocionaste.

Hermoso.

Saludos.

David Moreno dijo...

:)

Cool...

Emocionados saludos recíprocos Fuji..

Chel dijo...

Hola David.
Suena ese disco. Lo buscaré.

Saludos.

David Moreno dijo...

Sale..

Saludos igual..:)