viernes, enero 27, 2006

De un clásico reinventado..

Seven Readers!!!

Charles Dickens plasmó en Oliver Twist, una historia en la que se enfrentan, en su máxima expresión, el mal contra el bien. Y en el medio de esta eterna lucha, se encuentra un pequeño niño a quien las circunstancias le arrastran a tomar decisiones de carácter moral que le terminarán marcando de por vida. Su atemporalidad la convierta en una obra de arte. Un trabajo imprescindible y que evidentemente ha atraído a muchos otros artistas a revisitarla en una gran cantidad de ocasiones.
El cine ha sido uno de los medios que ha buscado reinterpretar y adaptar a su propio lenguaje la historia escrita por Dickens en el siglo XIX. La primera versión filmada de Oliver Twist data de 1906, y a partir de entonces se han filmado unas 19 versiones (más unas 5 adaptaciones para la televisión) siendo tal vez la más conocida la realizada en 1968 por Carol Reed, con una gran actuación de Oliver Reed como el matón Bill Sikes
En 2005, Roman Polanski, decidió filmar Oliver Twist. No puedo pensar en un mejor director para traer de regreso a la pantalla la historia de Dickens. En cierta medida, la vida de Polanski es muy similar a la Twist. Huérfano a partir de la Segunda Guerra Mundial, el director polaco tuvo que correr por las calles de la Varsovia ocupada en el medio de la brutalidad y las atrocidades cometidas por el ejército nazi. Polanski es pues sensible a la tragedia de Oliver Twist, y esa sensibilidad se refleja a lo largo de las casi 2 horas que dura su más reciente realización.
Polanski, recrea con maestría a la Londres de finales del Siglo XIX. Y de esa forma consigue su primer acierto: una ambientación impecable, lograda a través de una dirección de arte de primer nivel. El traslado del espectador a esa época se cumple. Uno se adentra en una ciudad en construcción, poco higiénica y en la que conviven una serie de personajes arquetípicos que serán los protagonistas de la historia y que girarán alrededor de Oliver.

Acompañada por una brillante partitura compuesta por Rachel Portman, la película transcurre entre las vivencias por las que pasará el huérfano para finalmente alcanzar la felicidad. Tendrá que enfrentarse al relativismo moral de Fagin (un fantástico Ben Kingsley) y la maldad de Bill Sikes. Será testigo de mini tragedias propias del género humano y tendrá que hacer uso de toda su tenacidad para poder sobrevivir en un ambiente que le resulta completamente hostil.
A pesar de estar retrata con una sensibilidad abrumadora, la película evita la tentación de convertirse en un melodrama. Por el contrario, se trata de un poderoso drama que evita los juicios morales y en todo caso, deja que sea el espectador quien saque sus propias conclusiones.
Oliver Twist de Roman Polanski, es pues la reinvención de un clásico. Un película llena de una tristeza muy particular y llena del virtuosismo de dos grandes autores: Charles Dickens y el propio Polanski.

Programita...

Estas y otra Reflexiones poperas al ratito en el Magazine...escuchad en punto de las 20 30 horas tiempo del centro de México. 3 readers meridanos: 103.9 fm o 1120am. Readers del mundo: www.radio.uady.mx con el Real Player o el Windows Media...

Salud y buen fin a todos...

2 comentarios:

control_zape dijo...

buena reseña.

Traté de escucharte ayer pero no sé si por alguna razón en mi PC o en algún otro lado no podía conectarme a los links de audio en vivo.

David Moreno dijo...

ZAZ...mala onda...a ver si el próximo viernes...

saludos..