lunes, enero 23, 2006

De un fin de semana....

Seven Readers!!

Ha sido un fantástico fin de semana. No puedo describirlo de otra forma. Perfecto en toda la extensión de la palabra. He visto, oído, conversado, comido y descansado lo suficiente como para sentirme completamente recargado en este inicio de semana. Les cuento a continuación, si es que tienen paciencia y tiempo para leer, algunas de las cosas que sucedieron en las pasadas 72 horas…

La otra Campaña…
Ahí estuve el viernes por la noche. Se había anunciado un acto “político – cultural” para celebrar el cierre de actividades de la primera etapa de La Otra Campaña en Yucatán. Llegué justo a las 6 de la tarde, hora en que estaba anunciado el acto, y di varias vueltas alrededor de la plaza. Ahí estaban varios comunicadores locales (me imagino que varios de ellos, como yo, a título personal) muchos jóvenes, algunos representantes de grupos de izquierda, varios representantes de su propia izquierda y sobre todo muchos curiosos. En general, yo calculo que al momento de empezar el acto estaban reunidas en la plaza principal de la ciudad de Mérida unas 300 personas. (La Jornada manejaba el sábado que habían unas 2 mil, algo que me parece exagerado). Fue un acto muy desangelado. Inició con un “ritual prehispánico” y continuó con lecturas (bastante mal hechas por cierto) de los mensajes que fueron leídos por dirigentes zapatistas al arranque de la Otra Campaña y un performance (o algo similar) que tenía como base al Quijote de la Mancha (pobre Cervantes) Creo que solamente quienes estaban literalmente al frente, le pusieron atención a estos actos. El resto de la gente se entretenía conversando. Un periodista local llegaba partiendo plaza y deseando que todo el mundo le volteara a ver. Una señora comentaba que ella estaba ahí por que “deseaba verle los ojos a Marcos” pues, me aseguró, “a través de los ojos uno sabe si está diciendo la verdad o no”. Una mamá y su hija, de evidente buena posición económica, trataban de mirar por sobre las cabezas de quienes estaban delante de ellas. “A ver si desde aquí les vemos” decían mientras trataban de acomodarse entre la multitud. La gente que caminaba por el centro de la ciudad, se detenía por momentos para ver que era lo que sucedía, algunos se quedaban, otros continuaban tranquilamente por su camino. A las 7 30 de la noche, el Delegado Zero no había hecho acto de aparición. A esa hora tuve que irme, pues tenía que regresar al trabajo. A esa hora resultaba evidente que lo único que la gente quería era ver y escuchar a Marcos. Éste, según reportó al día siguiente la prensa, llegó al acto alrededor de las 20:30 horas, y lanzó severas críticas a los gobiernos federal y local, al mismo tiempo que amagó con quitarse la máscara.
En resumen, me parece que la Otra Campaña tiene elementos interesantes, pero también algunos que son muy cuestionables. Por un lado es importante que se insista en poner sobre la mesa de discusión asuntos que son muy importantes (y hasta dolorosos) para el país como la situación de marginación y discriminación en la que viven miles de indígenas, en gran medida por la falta de voluntad política para resolverlos por parte de quienes hoy ostentan el poder. La desigualdad en la distribución de la riqueza es también causante de que millones de mexicanos vivan en condiciones deplorables, mientras que unos pocos incluso aparezcan en las listas de los hombres más ricos del mundo. Es importante, como afirma la Otra Campaña, que exista una gran movilización social que pugne por un cambio en este país. Pero, y he aquí el punto que me parece más cuestionable de la Otra Campaña, para lograr cambios de carácter político y social, es necesario acceder al poder; y la única vía, pacífica y legal, que existe para hacerlo es a través de los votos. Los Promotores de la Otra Campaña insisten en que quieren cambiar la constitución, en que quieren crear mejores condiciones de vida para los indígenas y campesinos. La única forma para hacerlo, es teniendo representación en el Congreso. Y al Congreso solamente se accede a través de las elecciones. Por lo tanto, insistir en que no se quiere crear un partido político me parece irrisorio. En algún momento el EZLN, si quiere mantenerse en su postura de hacer política de manera pacífica, va a tener que convertirse en un órgano partidista si realmente quiere acceder al poder político en nuestro país y entonces desde ahí implementar las políticas que resulten del consenso logrado en las reuniones de La Otra Campaña. En otras palabras, tendrá que apegarse a la vida institucional que tanto ha criticado. Cualquier otra forma de intentar acceder al poder resultaría ilegal y me parece que, por el momento, no encontraría eco en la sociedad mexicana. Veremos…

Amigos…
A mis amigos, a los de verdad, literalmente los cuento con los dedos. Son aquellas personas que por una razón u otra se han identificado conmigo y entre nosotros se ha construido una relación de afinidad muy importante. Lo curioso, es que varios de ellos no están aquí o viven fuera, y a los que viven en Mérida rara vez tengo oportunidad de verlos por cuestiones de tiempo u otros compromisos.
El viernes pasado, después de largo tiempo, me reuní con amigos a los que hace rato no veía. He aquí una imagen de la reunión....



Fue una gran noche, llena de anécdotas, historias y de ponernos al día en la vida. Recuerdos de la era DALnet. Era sobre la que alguna vez os platicaré. Buena cena...buena charla...

Sábado de cine..
Sábado dedicado a la vida en la pareja. Nada como eso. Una noche espectacular, con una mujer espectacular. ¿Habrá algo mejor? No lo creo. Cine (The Jacket, merece un review luego) una riquísima cena (¡sushi!), charla y música. Oh yeah…i love my life…i love my wife…


Domingo de comida…
Ticul. Una ciudad ubicada al sur del estado. Un lugar en el que el barro y los zapatos son los motores principales de la economía. Y un lugar en el que se come delicioso. Excursión a comer el día de ayer. Una hora de carretera que terminó frente un plato de longazina, otro de poc chuc (carne de cerdo asada), tortillas hechas a mano, frijol colado y de postre un delicioso queso napolitano. Bye bye Dieta…

Y así las cosas…un fin de semana interesante, divertido y que hoy me permite llegar al lunes con mucho ánimo. Ya veremos si la semana no se encarga de echar todo por la borda, pero mientras eso sucede, todo, todo pinta muy bien…

Salud y café para todos…mis estimados seven ones…

PS1…¿Alguien vio en la Televisión el inicio de “Los diarios de Campaña” de Robertico Madrazo? ZAZ…eso merece un post…al igual que “La Otra Versión” de AMLO…de eso, tal vez mañana…

2 comentarios:

Monica dijo...

Hey!
Definitivamente fue una noche divertida la del viernes .. y realmente tenemos que ponernos de acuerdo un día para ver fotos y videos de nuestros eventos de primer mundo: Mr DALnet, los Chat Awards, etc .. jejeje ...
Sabes, sobre el asunto de La Otra .. como te comentaba yo si pude ver y oir al Sup Marcos de cerca, y no puedo negar que eso tuvo un efecto considerable en mi .. el tipo sabe como cautivar con un discurso que te atrapa desde el principio .. y me he dedicado en estos días a leer más sobre los zapatistas, sus propuestas y lo que han estado haciendo en los últimos años. Me falta empezar a ponerme en contacto con gente que haya estado en Chiapas, y realmente visto con sus ojos lo que se cuenta en los comunicados zapatistas, porque si son verdaderos, realmente es admirable lo que está pasando en el sureste de este pais (y claro, seguro han cometido también muchos errores).
Hoy salió una columna en La Jornada que tiene algunos puntos de vista interesantes sobre la Otra Campaña, te la recomiendo.

Y ya, antes que tus 14 lectores se aburran, me despido!

Besitos!

David Moreno dijo...

jajajajaja...eventos de primer mundo. Eso me dió mucha risa, pero vaya que nos divertimos...

Si estoy de acuerdo, el zapatismo tiene muchas cosas positivas, y creo que Hernández Navarro tiene mucho de razón en su columna. El asunto vuelve a ser ¿Cómo refundar a este país, si no se llega a las posiciones desde donde uno puede hacerlo? Tomemos el caso Bolivia (aunque al Sup no le guste mucho la comparación) Evo Morales creó un movimiento de lucha indígena muy importante, al margen de los partidos, pero tuvo que entrarle a la política institucional para poder acceder hasta donde hoy está y entonces si, tratar de generar cambios importantes en su país. Eso es lo que tiene que buscar el zapatismo, mientras no lo haga será difícil que pase a ser algo más que una voz que reclama, que critica (con mucho conocimiento de causa y con mucha razón) pero que no puede, ni tiene la capacidad de generar decisiones que terminen en políticas de carácter de público que realmente puedan generar un cambio social. Y no puede, por que simplemente no tiene representación en el Congreso.
Ojalá y esto cambie. México necesita de estos cambios...pero veremos..

un abrazote..