miércoles, noviembre 09, 2005

De un Miércoles de Reflexiones Poperas...

Seven Readers!!


Sueño. Mucho Sueño. Los miércoles son días muy largos o por lo menos así lo siento. Pero ello no significa que no sean interesantes. Está por supuesto la posibilidad de siempre asistir al 2 x 1 cinematográfico (aunque como andan mis finanzas esta semana, es posible que el cine tenga que esperar hasta el sábado) lo que viene siempre a ponerle un buen punto final a un día que suele ser extremadamente pesado. Pero, no me quejo. Las cosas que pasan en miércoles siempre permiten ejercitar ese maravilloso músculo llamado cerebro y que, dada la sobre dosis de televisión a la que casi siempre es sometido, muchas veces olvido poner en marcha.
El día comenzó con una interesante discusión en el salón de clase sobre la censura en el cine. Los Chicos estuvieron muy participativos (cosa que me da mucho gusto) y pudimos juntos reflexionar sobre este tema que realmente es apasionante. Yo soy de la idea que la censura sobre el cine como tal ya no existe en nuestro país. La otrora inquisición cinematográfica practicada desde RTC funciona hoy más que nada como un ente regulador más que censor en el sentido más estricto de la palabra. Claro, tampoco hay mucho que censurar pues de las 20 películas que al año se producen en México, la mayoría son comedias ligeras y sonzas que realmente a quien ofenden unicamente es a nuestra inteligencia (ejemplos: Zapata, 7 días, Matando Cabos, Cualquiera de Sariñana y la última Noche...entre otras) lo que me lleva a pensar que todas si deberían ser censuradas por ser verdaderamente idiotas.
En general, El cine Mexicano solo aporta ciertos garbanzos de a libra. Y quien realmente ejerce una censura velada sobre él, es la misma industria norteamericana al no permitir la distribución y difusión masiva de las pocas cintas que con calidad se producen al año en nuestro país. Los téntaculos de la MPAA (la Motion Picture Association of America) son bastante amplios y su alcance se extiende hasta más allá del sur de la frontera.
Y por supuesto está la propia autocensura impuesta por cieneastas que prefieren tocar temas ligeros que redituen cierto nivel de ganancia (vamos...hasta Alejandro Gamboa o Antonio Serrano tienen que comer) en lugar de produndizar en temas que pueden resultar polémicos.
Vimos hoy en clase uno de los ejemplos más famosos de como los censores demostraron un gran nivel de idiotez en nuestro país. Se trata de La Última Tentación de Cristo de Martin Scorcese. Una gran película prohibida durante muchos años en nuestro país por mostrar a un Cristo lleno de dudas y cuyo lado humano era mostrado con profundidad por el genial cineasta norteamericano. Pero los censores de la época (finales de los ochenta) demostraron un miopía de criterio verdaderamente asombrosa. Cegados por un fanatismo brutal, nunca se dieron cuenta que ante ellos estaba una película sumamente devota y que en lugar de burlarse del cristianismo, presentaba verdaderos dilemas religiosos que terminaban por llevar a la filosofía cristiana a límites de reflexión pocas veces mostrados de manera tan artistica y sobre todo tan mediática.
Un alumno apuntaba algo interesante: "es increíble que aceptemos como dogma algo que se ve en una película" Tiene toda la razón. Pero esto se debe a que en gran medida nuestra sociedad ha cambiado los altares de catedrales e iglesias, por los que nos vende Sears o Contino, es decir por los altares mediáticos. Es por ello que ahora los dogmas son recetados por la iglesia conocida como Televisa o por la congregación Dreamworks. Depositamos ahora nuestra Fe en esos modernos sacedortes que todos los días nos llevan sus mensajes a través de los medios electrónicos y en gran medida hemos terminado por aceptar como verdad absoluta todo aquello que nos recetan.
Basta con mirar a los llamados Movimientos Azteca y a ese ejercicio de manipulación conocido como Teletón, para darnos cuenta de como las nuevas iglesias pretenden que exorcisemos nuestras culpas a través de ofrendas caritativas, que a su vez son utilizadas en los reinos del Ajusco y San Ángel para ejercer extraordinarias campañas de relaciones públicas. Al final, todos terminamos aceptando que los hombres y mujeres que participan y promueven dichas campañas son verdaderamente unos santos, a los que adoramos a través del acto de prender la televisión o al pagar un dinero para ver una mediocre película en la que participan.
Si, bienvenidos a la nueva religión. Es por ello que la censura como tal...no existe, no es necesaria. Nuestros tiempos son tiempos de una falsa corrección política en la que la autocensura se practica y se ejerce sin ningún tipo de tapujo. Claro, existen excepciones que confirman a la regla; pero en general hoy todos nos preocupamos por ir por la vida sin transgredir a las "leyes morales" y/o Políticas: mientras menos ruido hagas ,mejor ciudadano televisivo eres.
Eso pasa todos los días en el cine y en general en los medios...y es fantástico hablar de ello en un aula universitaria.
El día siguió con programas de radio (autocensurados...quizá...) y ahora con una tarde en la que posteo alegremente todas estas "reflexiones poperas" que forman parte de una gran crónica insesata de lo cotidiano...
Cotidiano que me llevará a seguir con la maravillosa rutina que dicta este miércoles....
Saludos a todos Seven Readers...
PS1...Ayer se llevaron a cabo por primera vez en más de dos décadas elecciones presidenciales en Liberia. El candidato favorito se llama George Weah. Weah tiene la particularidad de haber sido un gran futbolista que hace algunos años fue Balón de Oro cuando jugaba para el Milán Italiano. Ahora pretende poner a su país en un rumbo de crecimiento (la nación es la más pobre de África) y sobre todo afianzar una paz que apenas llegó hace algunos meses luego de 14 años de una brutal Guerra Civil. Se trata pues de un futbolista metido en política..!Ah Chinga!...¿pos no que de acuerdo a la ciencia política esgrimida por el esposo de la Señora Martha esto es imposible? Supongo que debemos pensar que pronto también tendremos problemas internacionales con Liberia por andar contradiciendo la tesis diplomática sostenida con mucho entusiasmo por el inquilino de Los Pinos...
Ps2...me voy a comer...café para todos!!!...

5 comentarios:

Mirabai dijo...

David:
Hola, de todo lo que dices, de tantas cosas interesantes y profundas quiero extraer lo que mencionas respecto a la película "La Última Tentación de Cristo".
Si mal no recuerdo, cuando se estrenó en E.U. la gente llegó hasta a poner bombas en los cines.
Quizá, gobernación tuvo miedo de que pasara lo msimo aquí, siendo un pueblo católico al 95 % y quizá un 4 % de cristianos de otras religiones.
Cuando la vi, tenía unos 10 u 11 años y no me pareció que fuera tan fuerte como para tener otro motivo de censura más que el de la moral religiosa. Después la volví a ver como a los 13 años e igual... Nada que me alarmara a menos que seas fanática religiosa Y, aquí hay muchos.
Por eso creo que la prohibieron para evitarse bombazos en los cines.
Saludos.

control_zape dijo...

¿Un mandatario ex-futbolista? Interesante. Me recuerda una novela de A C Clark en donde el presidente de EU también lo era (bueno... de otro tipo de futbol). No lo hacía mal en la novela.

Lo que sí estoy dispuesto a apostar es que no lo va a hacer peor que un charro del bajío venido a presidente.

: : ~ dijo...

¿Bombazos en México por eso? No nos alcanza más que para unos cockteles y de estas...

Disclaimer: esto es un divertimento, no refleja ni no-refleja la postura de su autor. Sustituir mayúsculas y minúsculas donde le venga en gana.

Aystá esta cinta nueva
la de la tentación de cristo
esto es algo del demoño
que no debe ser visto
¡BOMBA!

Los fanáticos religiosos
somos muy intolerantes
¿pa qué avances socialosos?
¡oscurantismo de antes!
¡BOMBA!

Si la casa de Diosito
es la iglesia y no el cine
al cambiarle el domicilio
hacen que él más camine
¡BOMBA!

Pochaca-Kuromi dijo...

Como siempre tus post me ponen a pensar y transmiten tremendas ganas de exponer mis dudas al universo.

No es sobre la censura del cine en sí, sino más bien cuestionamientos que no me cansaré de hacerme:
1.- ¿Por qué el cine mexicano tiene la mala costumbre de centralizar sus historias, y si las cuenta en provincia nos hace ver como que vivimos entre caballos y casitas de cartón?
2.- ¿En verdad todas las historias que contengan groserías o sexo refleja la realidad de este país tan lleno de contrastes?
3.- ¿Por qué censurar al cine, (si tienes que pagar por él) cuando que es más peligros poner en televisión abierta cosas tan espantosamente horribles, sin criterio, con pésima calidad y sin una orientación de clasificación?
(no es que me encante eso de clasificar, pero al menos sirve de algo)

Todo lo que hace pensar al ser humano es al parecer digno de ser censurado por aquellos que son más felices viviendo la vida sin cuestionarse ni reflexionar ante nada... Vaya criterios.

David Moreno dijo...

Mirabai: No estoy seguro si en realidad le tenían miedo a los bombazos...creo que tuvieron miedo a que la Iglesia Católica se ofendiera y comenzara a predicar desde los púlpitos encontra del gobierno...En fin...me sorprende que hayas visto la movio a las 11 años!!!

Control: Yo me uno a tu apuesta

Crocuta: Buena Bomba...

Pochaca: ZAZ...tus preguntas son muy interesantes y dignas de ser retomadas...tu frase final me recordó a una de Lennon: "living is easy with eyes closed"...
Saludos..

a todos...