lunes, noviembre 28, 2005

De Maguitos frustrantes...

Seven Readers!!!

Es el último lunes del mes de noviembre de 2005. Es un lunes que llega después de un gran fin de semana. Mucha comida, mucha familia y sobre todo mucho cine. Nada mal para un fin de quincena. La ciudad está llena de parafernalia navideña. Mucha gente suele odiar con toda su alma a los arbolitos, lucecitas y demás cursilerías, pero no me cuenten en ese grupo. Me gusta la temporada de fiestas, disfruto mucho con los arbolitos, con las fiestas, la comida y con el poco dinero de más que uno recibe en eso que conocemos como aguinaldo. El 24 de diciembre, suelo ir a la Iglesia (única vez en todo el año) cantar los himnos tradicionales y confundir siempre al coro de la misma. (Aunque nunca vaya, ese día en particular, debo sentarme en primera fila…parte de la tradición familiar navideña…) En fin, es el principio del fin de un año más. Y creo que habrá que disfrutarlo pues me temo que 2006 no será nada agradable.
La decepción Potteriana…

Honestamente mis ganas de ver Harry Potter y el Cáliz de fuego eran genuinas y correspondían principalmente a dos factores: Mike Newell es un buen director y el look presentado en los cortos de la película era bastante oscuro y hasta cierto punto violento. Una vez sentado en la sala y mientras la película se desarrollaba mis ganas se fueron apagando. Desde que inició la serie de cintas siempre he considerado que éstas adolecen del mismo problema: falta de originalidad en sus premisas y en el desarrollo de las mismas; y, por otro lado, la poca consistencia que tiene el personaje principal. Conforme la serie se ha ido desarrollando, el resto de los personajes han madurado y han alcanzado cierta dimensión, mientras que Harry Potter la ha ido perdiendo. Uno comienza a preguntarse por que el famoso Lord Voldemort ( o debería decir Lord Vader) no persigue a Hermione o a Ron Weasley, pues son personajes mucho más interesantes y con más vuelcos dramáticos que el propio Harry Potter, y esto resulta aún más notorio en esta cuarta entrega. Incluso los gemelos George y Fred Weasley resultan más atractivos que el personaje protagónico. Tal vez pudieran decirme que si el reparto funciona bien, entonces no es muy importante que el personaje central se pierda, pero en este caso me parece que la película depende enormemente de las necesidades dramáticas de Harry Potter y estas nunca quedan definidas con claridad.
Supongo que no podemos achacarle toda la culpa de ello a Newell. Finalmente el británico trabaja con base en material previamente escrito y que ha sido acusado en muchas ocasiones de poco original. Es cierto, es difícil descubrir el hilo negro en la literatura fantástica, pero la historia de J. K. Rowling ha caído francamente en los terrenos del plagio. Basta mirar a los famosos Mortígenos y al mismo Voldemort, para comprender que las similitudes con los Nazgul y el Sauron del Señor de Los Anillos, no son producto de la casualidad. Toda la concepción de estos personajes es prácticamente igual a la Tolkiana, y tal parece que Rowling lo único que ha hecho es cambiar los nombres y punto. Pero ni el plagio le funciona, por que si bien los Nazgul eran seres perfectamente definidos y la lucha de Sauron era por un poder de carácter terrenal y político, las intenciones de Voldemort resultan poco sustentadas en alguna aplicación de carácter lógico. Se trata pues de un personaje con una naturaleza malvada, pero acartonado en el sentido de que es malo simplemente por el hecho de serlo, sus motivos no están bien presentados y su ansia por llegar al poder (a ¿Cuál poder? ¿Acaso quiere ser el decano de Hoggwarts? ¿Pretende esclavizar a los Muggles?) tampoco encuentra un sustento lógico.


A todo esto tiene que enfrentarse un Newell, quien se ha tomado la ruta de escape más sencilla y ha hecho una película exclusiva para los fans. Solamente alguien muy clavado en el pseudo universo Potteriano, puede hallar uniformidad en la película. Para quienes no lo somos, la hallaremos solamente en algunos momentos y situaciones: Existe en la composición visual, en la interpretación de actores de reconocida trayectoria como Ralph Fiennes, Maggie Smith o Alan Rickman; y en la banda sonora de la película. Su mayor inconsistencia se encuentra en su guión y en todas las derivaciones del mismo como los diálogos que provocan humor involuntario y situaciones forzadas como el coqueteo de Potter con el sexo opuesto, que a su vez derivan en secuencias excesivamente largas y cansadas. Por momentos el guión cae en clichés propios del cine fantástico y se mantiene agachado por largos trechos para ponerse de pie con dificultad.
Un ejemplo de ello es la escena obligatoria (es decir, el esperado encuentro entre los dos personajes antagónicos) del filme, la cual comienza con gran interés y termina convirtiéndose en un rollo pseudo – filosófico - virtual, en el que la transfiguración de personajes ligados al pasado remoto e inmediato de Potter jugarán un papel importante pero poco creíble, para terminar en un epílogo forzado y que trata de dejar abierta la puerta a la secuela que pronto estará en las pantallas mundiales para seguir generando ingresos.
Estamos pues ante un fenómeno de gran carácter comercial, perversamente disfrazado de cultural, y que ha encontrado éxito en el desconocimiento que de la fantasía se tiene en general. Las grandes obras fantásticas, son aquellas que despiden grandes conflictos de carácter humano (lucha por el poder, por el amor, por vencer al miedo, por mantener la lealtad, por sacrificarse en pos del bien de otros, etc) y los llevan a un extremo por demás interesante. Potter falla en todo ello. Nunca logra reflejar esos miedos y temores y el Cáliz de fuego no deja de sentirse como una pieza que no logra hacer verosímil algo que por naturaleza no lo es.
El Cáliz de fuego, pasará como una cinta más del montón en términos de contenido y de propuesta, pero su éxito comercial augura el pronto regreso de Harry Potter al cine. Pero me temo que aunque tenga que verla (finalmente es alimento para el trabajo diario) ahora si ya no iré con ganas. Ni por que Steven Spielgerg se encargue del proyecto…o bueno…en ese caso la neta…quien sabe…
Así las cosas hoy lunes…
Ps1…las otras movies del fin: Herbie Fully Loaded cuyo mayor atractivo es Lindsay Lohan. Pierde en cuanto a que la otrora gran personalidad del pequeño auto no está presente en este filme. Existenz de David Cronenberg: Sin duda lo mejor del fin. Un alucinante cuestionamiento a nuestra percepción de la realidad. Brillantemente dirigida, original y actuada.
PS2...Azcargorta quedó fuera de Chivas…y Vergara demuestra que sabe tanto de soccer como yo de Golf..o sea: nada…
Ps3Cruz Azul y Monterrey…entre ellos debe salir el campeón…
En fin…me voy a comer, coffe for you

5 comentarios:

Kix dijo...

Mira qué guapa se está poniendo esta niña...!

David Moreno dijo...

Si Si, ojalá y pueda desencasillarse del papel de Hermione y hacer otras cosas...

Va que vuela para una lolita interesante jejeje

Saludos...

Kix dijo...

Con razón a mi hermano le fascinó la movie, porque es mega fan desde que era pequeñito. Pero a mí la neta no se me antoja. Ni tampoco la de Herbie :-S

control_zape dijo...

yo soy un fan de los libros de JK Rowling (con todo y que toma prestados un chingo de elementos del universo de Tolkien). Sin embargo esta peli se me hizo poco afortunada como tal.

Creo que es un buen filme pero una mala película pues se compone de puras viñetas que dan muchos guiños a los lectores pero que no terminan de cuajar como un todo. Las 2 horas y 45 min que duran se sienten y eso no es agradable.

De acuerdo en que el personaje de Harry nomás no crece como los demás.

ps Las motivaciones de Voldemort quedan más claras en el 6to libro.

David Moreno dijo...

Bueno...concordamos en lo que a la movie se refiere...


saludos..