lunes, junio 17, 2013

De Después de La Tierra...

Seven Readers!!...

Hay personas que nacen con suerte. Jaden Smith es una de ellas. Tuvo la enorme fortuna de tener un par de padres famosos y millonarios que le han asegurado el futuro. Jaden pudo elegir cualquier carrera y probablemente lo iba a hacer muy bien, estoy seguro que pudo ser un gran ingeniero, abogado, atleta o astronauta. Pero a Jaden le han hecho seguir los pasos de sus padres y ser actor, aunque carezca del talento para ello. Ah, claro, lo olvidaba: Jaden es hijo de Will Smith y Jada Pinkett - Smith, dos de las estrellas más poderosas de la industria del entretenimiento de los Estados Unidos conocida como Hollywood.  El matrimonio Smith ha decidido apoyar a su vástago para convertirlo en estrella del cine a costa de todos nosotros, y por lo tanto han producido un par de películas en las que el chico ha fungido como protagonista. La primera de ellas fue el lamentable remake de Karate Kid - al verla y comparar la actuación de Jaden con el Karate Kid Original, se elevaba la actuación de Ralph Maccio al nivel de un Marlon Brando - y la segunda estrenada en este 2013, que reúne nuevamente al chico con su padre (antes filmaron aquel cursi y lacrimógeno melodrama titulado "The Pursuit of Happiness"), se llama "After Earth" (Después de la Tierra).
Supongo que cuando los Smith leyeron el guión del filme quedaron encantados pues un nombre con cierta fama estaba impreso en la portada. Está escrito por M. Night Shyamalan, el director que engañó a más de uno con Sexto Sentido (algunos extraviados le llamaron el nuevo Hitchcock) y que se las ha ingeniado para seguir escribiendo y dirigiendo películas porque mantiene una reputación gracias a trabajos más o menos rescatables como Lady of The Water y La Aldea; y porque parece encontrarse siempre con los mecenas adecuados. Especulo con el hecho de que Después de la Tierra es un pretexto para hacerse de dinero y filmar otras cosas, pues no existe ningún artificio fílmico de los generados por Night Shyamalan en toda la película. Parecería que el director de origen indio simplemente puso la cámara a rodar y se sentó a ver como los Smith se henchían de orgullo mientras el pobre Jaden cargaba sus flacuchos y nada talentosos hombros el peso de un lamentable filme.




Debo decir que la premisa de la película no es mala: Los humanos tuvieron que abandonar a la Tierra (se lo habían acabado) y fundar un nuevo planeta en un lugar llamado Nova Prima. Solo que había un detalle: en el nuevo planeta había una raza alienígena que no estaba dispuesta a compartir su hogar con los recién llegados, así que les envían unos monstruos llamados Ursas que tenían la capacidad de encontrar a sus presas al detectar las feromonas que estos emitían al sentir miedo. Solo un general llamado Cypher Rage (el Príncipe de Bel-Air, claro) había desarrollado la capacidad para no sentir pavor ante las Ursas creando una técnica llamada "fantasmear" que le permitía controlar su miedo y acabar con las terribles bestias. Cypher gana reconocimiento pero su lucha por preservar a la humanidad y una tragedia personal le alejan de su familia. Su hijo Kitai quiere seguir los pasos de su padre pero entre ellos existe un intransitable puente emocional. El padre decide llevarse al chico en un viaje para tratar de acercarse a él, desafortunadamente la nave se avería y un herido General, su hijo y una Ursa son los únicos sobrevivientes en un planeta hóstil que antes fue conocido como La Tierra. Para ser rescatado el padre - gravemente herido - deberá guiar al hijo a través de los peligros del planeta , evitar el encuentro con el monstruo que está tras su rastro y enviar una señal de auxilio.



Así que hasta ese punto todo parece tener posibilidades, ¿por qué entonces la película simplemente termina siendo un desastre?. La ausencia de dirección tiene su parte de culpabilidad, pero también está el hecho de buscar un producto meramente comercial que proyecte a Jaden, desperdiciando así lo que pudo ser una película interesante sobre el auto descubrimiento, la lucha por la supervivencia y las relaciones afectivas como un distintivo propio de la raza humana...pero no, la película cae en esa narrativa propia de los juegos de video en la que el protagonista va subiendo de niveles y enfrentándose a peligros cada vez mayores hasta llegar a un momento culminante en el que tendrá que vérselas con la criatura más poderosa. La cuestión es que uno puede llegar a sentir cierta empatía con el personaje de un juego porque cualquier dibujo virtual es mejor actor que el pobre Jaden. 
Lo que me parece aún más lamentable es que los Smith van a seguir insistiendo con su hijo a quien parece no quedarle más remedio que seguir los pasos que mami y papi le indiquen, aunque tengo la esperanza de que al llegar a la mayoría de edad pueda decidir por si mismo y dedicarse a otra cosa. Pero mientras eso sucede seguirá filmando desastres como After Earth a menos que alguien le contrate para hacer el papel de Carlton en el remake del Príncipe de Bel Air, para lo cual no se necesita más que imitar la ridícula forma de bailar de Alfonso Ribeiro...y lo hará, claro, si mami y papi lo producen y lo permiten.

Así las cosas hoy lunes...

Salud Pues.....

1 comentario:

Sir David von Templo Torres Quiroga dijo...

Yo siempre he dicho que el Sexto Sentido es el ejemplo perfecto del refrán del burro que tocó la flauta...

Miremos el lado amable a la situación: Will Smith tardó años en consolidarse como el actor que es ahora, tras una serie de malas decisiones (coff cofff Jim West coff coff). Esperemos que Jaden logre ponerse buzo en un futuro cercano y sepa que es lo que en realidad quiere hacer...

Saludos.