lunes, junio 14, 2010

De los Magníficos...

Seven Readers!!...

(Desparpajado y poco intelectual post a continuación)

Y ahí estaba yo cargado de una Crepa y un vasote de refresco dispuesto a entrar al cine...solo. Hay algo emocionante de ir en soledad al cine que hace de este acto algo diferente y único. Todo el ritual cambia absolutamente, no es que sea mejor o peor que ir con compañía, simplemente es diferente.
El domingo pasado no encontré algún cómplice para ir al cine así que decidí irme por mi cuenta, algo que hace mucho rato que no hacía. Llegué puntualmente al complejo elegido para tener la experiencia fílmica, compré mi boleto, me armé de comida y me dispuse a ver una película eminentemente dominguera, de esas que sirven para relajarse antes de iniciar con el caótico lunes. En esta ocasión tenía ganas de explosiones y actos heroícos y sobre todo tenía ganas de regresar por un momento a los años 80, todo porque me enteré que estrenaron la versión cinematográfica de una de mis series favoritas de aquellos años y que moría por ver: The A Team. Al enterarme del estreno no pude arrancarme de la cabeza al tema de la serie, ¿recuerdan?:




Ah que gran tema musical, que gran serie (por cierto pregunta geek: ¿Qué robot sale en el intro y al cuál Dirk Bennedict señala y porqué lo hace?) La serie no era nada compleja: explosiones, buen humor, aventuras; un sinónimo de los relajados años ochenta. Y yo la amaba. Era sensacional sentarse todos los lunes a las 9 de la noche a mirar a aquel grupo de renegados salvar a gente inocente al mismo tiempo que trataban de limpiar su nombre de la injusticia cometida por el gobierno en la Guerra de Vietnam.
Y ahora tenemos la película. Supongo que no es nada fácil adaptar una serie de los ochenta a nuestros días. De hecho, si me preguntan, yo la hubiese ambientado en aquellos años. Finalmente se trata de explosiones y la realización de planes inverosímiles hechos por el grupo de renegados y la época finalmente es lo de menos, amén de que así hacía al filme más atractivo para ochenteros trasnochados como myself. Pero evidentemente nadie me preguntó. Así que ahora encontramos a The A-Team en la época actual, la guerra de Vietnam ha sido sustituida por los últimos días del conflicto iraquí y el grupo de elite para misiones especiales conocido como el equipo Alfa (aquí pongo cara de emoción al escribir) ha sido nuevamente traicionado e incriminado en un crimen que no cometieron por gente de su propio gobierno. Ahora tratarán de limpiar nuevamente su nombre y luchar en contra de todo el sistema con base en sus muy particulares talentos para realizar misiones literalmente imposibles (¡Oh Yeah!).
Sentado en la sala, con media crepa encima y disfrutando de la compañía de mi soledad, puedo decir que: que gran churro es The A-Team. Pero no lo digo en un sentido peyorativo esta película es todo lo que se puede esperar de ella: dos horas de buen humor, explosiones y una trama poco trascendente, en otras palabras: la mejor manera de pasar una noche de domingo.
El reparto es...bueno. Mirad la siguiente composición:




Como ven el trabajo de Casting es bastante bueno. Bradley Cooper tiene el aire de galán desparpajado que tenía Dirk Bennedict. Sharlto Copley y Quinton Jackson, también tienen cierta semejanza con Dwight Schulz y Mr. T. De hecho me parece que ambos logran interpretaciones en un tono muy similar al que tenían los protagonistas de la serie de TV original (y pensándolo bien: no se necesita gran talento histriónico para hacer un papel hecho anteriormente por Mr.T). El único problema se llama Liam Neeson quien es demasiado serio para hacer el papel de Hannibal Smith, nunca logra igualar al carismático líder, al genio militar y del camuflaje que lograba hacer a la perfección el legendario George Peppard cuya figura se engrandece con la película. Claro, que esto finalmente solo nos importa a quienes somos fanáticos de la serie. Las nuevas generaciones carecerán de puntos de comparación por lo que en realidad también resulta irrelevante el trabajo de casting para el papel del Coronel Smith.




¿Funciona el filme? Si, nada puede salir mal en una película sin mayor pretensión que la de entretener a solitarios ochenteros como yo. Es un viaje por dos inverosímiles horas que termina provocando una buena cantidad de sonrisas y un par de sonoras carcajadas. Al final lo que sucede es que uno sale tarareando la música de The A-Team y con el deseo de que en la segunda parte (que seguramente la habrá) recuperen a la camioneta de B.A Baracus y que el tema musical tenga mayor presencia. Nada más.

Así las cosas hoy lunes...

PS1...Apareció Alemania en el mundial...desapareció Italia y a Messi le bastó un partido para demostrar que es un jugador en de otro planeta...Esta semana llegan los otros dos contendientes reales: Brasil y mi favorito España...ya veremos...

Salud pues......

2 comentarios:

Master of Doom dijo...

Gran reseña de la película, camarada.
Y Messi tuvo en este partido a un portero que dio su mejor actuación de su vida, seguro contratan a Enyeama algún club europeo

ClauERV dijo...

y por supuesto que ahí voy con mi graaaan geeekiness a contestar la trivia (y sin tener que ver el video de la entrada), Dirk señala a un cylon, que eran unos robots archienemigos de su bando en la original serie Battlestar Galactica, en la que él era Starbuck, uno de mis primeros sexsymbols en la primaria!