jueves, enero 03, 2008

Del Amor en los Tiempos del Cólera...

Seven Readers!!

Siempre he pensado que la ilusión, es sinónimo de esperanza. En cierta forma, las ilusiones son completa y totalmente necesarias por esa razón: por que nos proporcionan una razón (o una sinrazón) para continuar viviendo. El amor es tal vez el creador más grande ilusiones que puede existir, por ello, de alguna manera u otra todos estamos en la búsqueda del amor, pues indudablemente la ilusión que este provoca nos genera la esperanza necesaria para continuar con nuestra muy particular existencia. 
El Amor en Los Tiempos del Cólera, es una película sobre esa ilusión generada por el amor, sobre la esperanza que éste genera y sobre la necesidad que todos los seres humanos tenemos de amor, en éste caso, un amor llevado al límite, hasta un extremo casi enfermizo que provoca una devoción amorosa prácticamente increíble (especialmente en nuestros materialistas días) y que se convertirá en el motivo principal del personaje principal de la película: Florentino Ariza.
El director británico Mike Newell (Four Weddings and a Funeral) rueda la película con mucha sencillez, apegándose a los principios elementales del lenguaje cinematográfico. Sus planificación es sencilla, simple, decidida nada más para ser el elemento narrativo primigenio que se irá desarrollando junto con la historia que nos va contando a lo largo del filme. Contará con una adecuada dirección de arte como el elemento que contextualiza al tiempo en el que desarrollará la película: la Colmbia de finales del Siglo XIX y principios del XX. Un país azotado por violentas guerras civiles y por terribles epidemias de cólera. Newell sin embargo no se detiene en narrar las consecuencias de estas dos cuestiones. Entiende que por cuestiones de tiempo cinematográfico, tocar estos objetivos resulta imposible. Su mención incluso podría parece meramente anecdótica. Newell se va entonces por el camino aparentemente más sencillo: hacer un filme con sustento en sus personajes. Necesitará entonces la colaboración de su cuerpo de actores, especialmente de aquellos que interpretan a los principales personajes de la película. 



Por ello se comprende la elección de un tipo como Javier Bardem para interpretar a un hombre que no solamente irá envejeciendo con el paso del tiempo, sino que posee características que le convierten en un reto actoral. Todos los movimientos del actor, su manera de hablar, la forma de comportarse, etc. Deben llevar la intención de construir a un tipo que durante 51 años vivirá solamente con la ilusión de algún día poder estar al lado de la mujer que ama. Bardem es un tipo capaz de crear a un personaje como éste, y en el filme lo logra con creces. A su alrededor tendrá a un reparto, que probablemente no tenga la intención de girar en torno a Bardem, pero al final ello es inevitable. La italiana Giovanna Mezzogiorno es quien se encargará de interpretar a Fermina Urbino, la mujer de la quien Florentino Ariza se enamora perdidamente. Al final el personaje de Mezzogiorno funcionará como uno secundario, más que como el principal personaje femenino del filme. 
Lo mismo sucederá con las interpretaciones de gente como John Leguizamo, Benjamín Bratt, Fernanda Montenegro, Catalina Sandino Moreno o la breve aparición de Ana Claudia Talancón. Todos parecen elevar su nivel, en el momento en el que tienen enfrente a un monstruo de actor como lo es el español Bardem. Al final el reparto termina por sentirse como algo compacto, siempre en función de lo que Bardem termine por hacer. Y lo que queda claro es que se ha visto una puesta en escena en la que lo fundamental es precisamente la calidad interpretativa de los actores de la película.
Lo que no me queda claro, es el por qué incluir a la colombiana Shakira como la encargada de realizar las canciones de la película. Lo insulso y repetitivo de sus letras me parece que en lugar de puntualizar ciertas escenas, termina por dar al traste con las mismas. Seguramente, por razones comerciales y con el ánimo de atrapar a jóvenes espectadores, se decide por la inclusión de la cantante, pero al final creo que esto va en detrimento del filme (a pesar de la nominación al Globo de Oro y de la casi segura al Oscar que tendrá la colombiana, con el mero objetivo de que cante el día de la entrega de premios y así aumente el rating televisivo de ambas entregas).
Pero a pesar de ese detalle, me parece que estamos ante una película que cumple con su objetivo: contar una historia de amor. De un amor utópico, casi imposible de concebir en nuestros días. De un amor que tiene como sustento al lenguaje escrito más que al contacto físico (lo que seguramente resultará increíble para alguna “modernizada” y entregada más a lo icónico que a lo puramente escrito, aunque al final: ¿no hemos simplemente cambiado las cartas por los correos electrónicos para declarar nuestro amor?). De un amor en el que la espera y el tiempo, finalmente conducirán a encontrar nuevas ilusiones para seguir viviendo. 
He evitado a propósito mencionar que la película tiene como base al famoso libro de Gabriel García Márquez. La razón es simple: son dos productos diferentes, a pesar de que uno es la génesis del otro, y tienen que mirarse bajo ópticas completamente opuestas. Ni la película es la puerta de entrada al libro, ni el libro al filme. 

Así las cosas hoy jueves…

Salud pues……


9 comentarios:

Kix dijo...

:-)
Sabía que pondrías la reseña de esta movie y es que estoy tentada a irla a ver, pero no sabía si sería un error garrafal, aunque como bien dices, Bardem es una garantía.

Y bueno, mi querido Dave, te dejo muchos abrazotes de año nuevo y a darle a este nuevo episodio en la vida de todos con muchos ánimos!

Angie Sandino dijo...

Te confieso que no he leído el post, pues quiero descubrir la película por mi misma... estoy deseando mucho que la traigan a Bolivia cuanto antes!

un beso...

controlzape dijo...

Yo paso. A diferencia de tí considero que si tienen mucho en común los libros y las películas: ambas sirven para contar historias. Si la historia es mala ningún director, ni actor, ni guionista la va a salvar. En el caso de Amor en Tiempos del Colera la historia es pésima; creo que es la peor cosa que ha escrito Marquez (y mira que tiene ladrillos infumables). No me late ir a ver el cuento de dos sin los tompiates para animarse a andar juntos hasta que ya están con un pie en la tumba.

Damaris Guadalupe dijo...

David ya viste la noticia de la salida de Carmen Aristegui de W.
Que mala onda! según W dice: "la labor desarrollada por Aristegui durante cinco años en esa radioemisora “dejó de ser compatible con el modelo editorial” del consorcio". Que cosa!!! Claro no les conviene la claridad y objetividad de esta magnífica periodista, avergiruaré pa dónde se va por lo pronto sintonisaré otra emisora por las mañanas... ni modo.
Saludos

MARICHUY dijo...

Que tal eh?
Una de las mejores, más éticas y plurales -quizá la mayor- periodistas de medios electrónicos de este país, de las pocas que contaban con credibilidad en un medio harto urgido de la misma, ha sido despedida del consorcio hispano-mexicano W Radio. Porque despido y no otra cosa, significa la no renovación de su contrato laboral; así también, “no compartir el modelo editorial" significa, en lenguaje llano, amenazar su libertad de expresión, por no decir censurarla.

La Eternidad por fin comienza... dijo...

No he visto la peli, he escuchado que efectivamente muy poco que ver el libro con el filme, que Bardem esta regio, y que la breve Talancón igual...no sé si verla o no, para mi el libro fue un poco más que una historia de amor, fue un magico estudio de las relaciones que hoy en día, sin tener que esperar 50 años, ni a que el marido se muera bajando un perico de un árbol, se dan todos los días, una buena lección de amor en muchas de sus formas, y bueno de la Colombianeidad, que te puedo yo decir mi querido Dave, y ya sabes que soy medio cursi y esas cosas me dan en el centro...
Un beso grande.

Defeña salerosa dijo...

A mi no me gustó. Coincido que la música de Shakira, por muy colombiana que ella sea, no venía al caso con la película y entorpece la claridad que podían tener las escenas donde fué incluída. Javier Bardem actúa excelente, pero ni así el personaje le queda. No por capacidad histriónica, sino por físico, Florentino Ariza era un hombre bajito, debilucho y en la vejez delgadísimo.
Faltó una escena sustancial: cuando Florentino ve a Fermina con una corona de gardenias. Faltó también más pasión (que no me refiero a escenas de cama), más elementos para identificar el carácter de los personajes, Fermina parece simplemente una mujer dudosa, ¿Dónde estaba la furia?...
En fin, aunque sean dos productos distintos, le película queda muy chiquitita al lado del libro.

Ah, y no estoy de acuerdo con que eran dos que no se atrevieron a andar hasta que tenían un pie en la tumba. Más bien eran, una mujer que nunca tuvo muy claro que quería y tenía un carácter de los mil demonios, y un hombre absurdamente paciente y excesivamente "clavado", características que se interpretan como fidelidad y amor eternos ¿? ¿o si lo eran?

Michelle dijo...

Hola Brother del alma: Mi querido David!! me parece buenisimo tu blog porque hablas de un magnifico escritor: Gabriel García Márquez, ese señor que me marco con su libro cien años d soledad. Era embriagante leer cada una d esas páginas. Mil Besos, no te me pierdas, Michelle Messali ( tu fan numero uno d Magazine )

Champy dijo...

Oiga señor:

Le gustaria tener un reader number 8th?

Me concede la dicha?