viernes, enero 11, 2008

De Nanook del Norte...

Seven Readers!!...

He regresado finalmente a la escuela. El regreso fue sorpresivo, por que normalmente en una primera clase se espera que el Maestro haga la presentación del curso, te de la bibliografía del mismo y te mande de regreso a casa con la idea de que comiences a leer y posteriormente regresar con el material estudiado y con ánimo de discutir, en lo que ya oficialmente es una sesión en forma.
Lo que yo no esperaba, es que ayer el profesor de una de las materias que tomaré este cuatrimestre (antropología visual) nos pasara una de las películas que dieron origen al género documental: Nanook del Norte, una película de Robert J. Flaherty a quien muchos consideran como el padre de dicha manera de hacer cine.
La película data de 1921, y es evidentemente muda, pero con imágenes realmente poderosas que sirven para darnos una idea de cómo se lucha por la supervivencia en las frías regiones polares del norte del continente americano. 
Una de las secuencias más asombrosas del filme muestra al protagonista del mismo, Nanook, en la caza de una foca. Es una toma hecha en solo plano, con la cámara fija. Nanook sabe que las focas tienen que salir a tomar aire cada 20 minutos, para lo que tienen que mantener abierto un agujero en las congeladas aguas del ártico. Lo que hace entonces es encontrar dicha abertura, posesionarse casi sin movimiento sobre la misma y esperar a que la foca haga su aparición. Una vez que ésta llega a tomar aire, el esquimal le arponea con precisión. Lo que sigue es una lucha desesperada e interminable: el hombre por no permitir que la presa escape, la foca (que no aparece a cuadro, sino que está siempre bajo la espesa capa de hielo) por escapar con vida. Nunca vemos la línea que ha sido trazada por la cuerda del arpón. Nanook lucha con gran fuerza, pues puede perder no solamente a su presa, sino también corre el riesgo de ser arrastrado al fondo de un congelado océano. El cazador está a punto de perder la batalla, cuando atisba a su familia a la distancia. Desesperado hace señas, para que estos acudan en su ayuda. La cámara no se ha movido de su posición, mantiene el mismo plano y el montaje funciona internamente: vemos dos escenas al interior del cuadro: Nanook está a punto de ceder, y la familia parece no llegar en su ayuda. Al final lo hacen, y junto al viejo patriarca, tiran de la cuerda, pero la foca resiste. Nanook, ya auxiliado, toma entonces su cuchillo, parte el hielo, y finalmente la foca es revelada y asesinada. Los hambrientos cazadores, cortan su carne y se la comen cruda.



A lo largo del tiempo, se ha debatido mucho sobre la autenticidad del filme, un debate que ha ocupado tanto a críticos del séptimo arte, así como a antropólogos que le consideran como un documento de índole cultural importantísimo. Esto tiene que ver principalmente con los métodos de filmación de Flaherty. Los personajes que acompañan a Nanook, fueron escogidos previamente por el realizador. Nanook fue elegido por que se trataba del cazador mas famoso de la región, pero las dos mujeres que le acompañan ni eran sus esposas, ni los niños sus hijos. Flaherty siempre fue franco respecto a esto. La pregunta es entonces: ¿Pierde representatividad un la película por esta razón? ¿Pierde su valor como el documento de practicas culturales, especialmente cuando todo lo que vemos en la película es real? O ¿hasta dónde el cine, incluso el documental, es producto de decisiones de índole subjetivas que terminan alterando un producto como éste?.
Yo pienso que a pesar de todo, en más de un sentido la película es un auténtico documento. Todo lo que pasa es real, todo lo que se muestra en el filme cumple con su objetivo: introducirnos a una cultura completamente ajena a la nuestra. Todas las escenas muestran a una forma de vida, a una cultura en la que toda actividad tiene un solo propósito: la supervivencia. Esto es notorio incluso en los juegos de los niños: son juegos de caza, de arrastre de trineos, juegos que literalmente entrenan a los infantes para la vida que les espera. La familia, fingida tal vez, funciona sin embargo para ayudarnos a entenderla como a la unidad que motiva y a su vez permite sobrevivir en un ambiente tan hostil como el ártico. Y finalmente, está la caza. En esa tierra se vive para matar o para morir bajo la fauces de alguna presa. Todo lo que la familia utiliza proviene de los animales a los que cazan, prácticamente nada se desperdicia. Y lo que no se obtiene de la caza, es un prácticamente un artículo de lujo. 
Es evidente, que aún para su época, no estamos ante un filme sofisticado sobre todo en términos técnicos, pero eso también coadyuva a producir una sensación de autencididad que prevalece en cada una de las secuencias. Es decir, esta falta de sofisticación produce que el espectador se sienta llevado al centro mismo de la acción con todo lo que ello implica: los cambios violentos de iluminación, el mantenimiento de los encuadres por largos períodos de tiempo, etc. Y sobre todo, por que muestra algo que es producto finalmente de la sobrevivencia: felicidad. Parecería que Nanook y su familia sonríen ante todo. Quizá esta felicidad sea inherente a la simplicidad de su existencia, eso convierte a Nanook del norte en un filme aún más sincero: muestra a una cultura, dura, ruda, pero capaz de ser feliz a pesar de todo ¿y no es acaso la felicidad el fin último de la existencia humana? Estos personajes parecen estar conformes con la vida que les ha tocado, y en eso recae la felicidad con la que andan por el mundo.

Nanook está disponible en You Tube, para todo aquel que quiera verla completa.

Así las cosas hoy viernes…

PS1…Esto y más hoy en el Magazine. 19 horas tiempo del centro de México. Escuchad en el 103.9 fm en Mérida y en www.radio.uady.mx en el resto del universo…

Salud pues……

3 comentarios:

Damaris Guadalupe dijo...

Tu post me recordó un libro extraordinario que leí hace tiempo (gracias a Héctor), "El país de las sombras largas" de Hans Ruesch.
Un abrazo y que todo vaya bien en este cuatrimestre que recién inicias.

Kix dijo...

Soy tu fan. No he visto el filme pero todo lo narras con tal precisión que me imaginé toda la escena.

Te dejo un gran abrazo.

Raúl H. Pérez dijo...

Nanook es una buena película.

Coincido contigo.

Un saludo.