miércoles, diciembre 20, 2006

De Eragon..

Seven Readers!


El problema con todas las películas de Magia y Espada hechas después del 2003, es que tienen un punto de referencia muy complicado: LOTR. La trilogía de Peter Jackson, sentó estándares muy altos de calidad, con su gran manejo del lenguaje del cine, sus innumerables recursos, su extraordinario guión y la gran cantidad de temáticas que los filmes manejaron. Lo alcanzado por Jackson, se agiganta con los años y cada vez que una película de éste subgénero del cine fantástico aparezca en la cartelera, irremediablemente será comparada con la película (que es una, dividida en tres partes) realizada por el neozelandés.
Y ese es el gran problema de Eragon.
Esta es una película que tiene como base una novela de 497 páginas escrita por Christopher Paolini. No he leído el libro, sin embargo si varias críticas que sobre él se han hecho, en las que se recalca que se trata de un trabajo lleno de detalles y con personajes de amplia profundidad, algo de lo que carecen los personajes del filme. Supongo que por cuestiones de presupuesto, los productores de la cinta decidieron economizar en la historia y cortar fragmentos de la novela, reduciendo lo que tal vez sería un filme de 3 horas a uno de hora y media que no termina de cuajar del todo. Supongo también que han eliminado la violencia y las grandes batallas por la misma razón, y por que se les habrá ido gran parte del dinero en animar a un dragón que resulta en el mejor personaje de toda la película. Pero ello no es pretexto, por que si algo hace bueno a un filme fantástico no es la gran gama de efectos especiales, sino lo profundo de su historia.
Y Eragon carece de esa profundidad temática y termina por convertirse en un filme palomero que si bien es por momentos entretenido, desperdicia la oportunidad de construir una nueva saga épica, pues tenía todos los elementos para hacerlo. Es posible también que su director, Stefan Fangmeir carezca de talento sobre todo para dirigir los momentos dramáticos, pues estamos ante un tipo cuyo currículo está lleno de su labor como supervisor de efectos visuales en películas como Galaxy Quest, Saving Private Ryan y Jurassic Park, pero una cosa es crear grandes efectos y otra es el saber utilizarlos en función de una buena historia, algo de lo que carece Eragon. Especialmente es una pena que se desperdicia a un gran reparto de actores. Jhon Malkovich, Robert Carlyle y Jeremy Irons, hacen lo que pueden por tener una interpretación digna, pero es casi imposible ante un guión que posee varios defectos (por momentos, parecía que se habían fusilado el argumento del Episodio 4 deSW, solamente que con Dragones: el granjero que vive con su tío, quien es asesinado en su hogar cuando el chico está fuera descubriendo su destino; tiene entonces que unirse a un ermitaño que en algún tiempo fue un gran caballero, quien le iniciará en el entrenamiento para utilizar la fuerza…digo, para convertirse en un jinete de dragones. El maestro se sacrificará a favor del alumno, justo cuando éste va a rescatar a una princesa que se encuentra encerrada en una fortaleza que sirve como base de los malvados…y así, y así…) sobre todo en términos de construcción de los momentos climáticos. El debutante Ed Speelers, no logra, tal vez por su novatez pero sobre todo por una evidente falta de dirección, construir a un personaje que se supone memorable.




Sin embargo, la película puede salvarse gracias al enorme carisma que despide Shapira, la dragona cuyo destino va amarrado al del protagonista (aunque, me parece que también en ese sentido, el personaje de Draco, interpretado por Sean Connery, de Dragon Heart, sigue siendo el mejor dragón del cine moderno) El carisma se logra gracias al gran trabajo de voz que realiza Rachel Weiz, quien le brinda gran personalidad a la dragona. Verla, hace que las fallas se soslayen y que, gracias a éste personaje, aparezcan temáticas características del cine de magia y espada: el honor, la lealtad, el coraje y el amor.
Todos los años suelo esperar con emoción la llegada del invierno, en la nostálgica espera de un buen filme de fantasía. Extraño aquellas navidades del 2001 al 2003, en las que se vivía con la espera de un episodio más de LOTR. Pensé que con Eragon, íbamos a tener sino algo similar, si un muy buen filme fantástico. Pero, lo único que tenemos es una película más que terminará seguramente en oferta en alguna venta de DVD’s.

Así las cosas hoy miércoles…

PS1…De recalcar la marcha contra la reducción presupuestal a la cultura y la educación. Me han fascinado algunas de las consignas: ''¿tanto miedo le tienen al conocimiento?", ''al culto de la fuerza, debe oponerse siempre el culto a la cultura", ''alto a la ignorancia", ''el arte es un arma cargada de futuro"…


Salud pues……

3 comentarios:

IS dijo...

También extraño las navidades de LOTR!!! Un 25 de diciembre HC y yo vimos The return of the king 2 veces jejeje, una vez por la mañana y otra en la tarde-noche invitados por mis primos.
Y para lograr que me gustara Eragon, no la pude comparar con LOTR, es un top muy alto jejeje.

En la marcha estudiantes de la Universidad de la comunicación gritaban: "¿Quién se siente representado por su presidente? y la respuesta fue NADIE" Una marcha llena de color y con un propósito que esperemos tomen en cuenta.
Saludos

control_zape dijo...

Yo te dije que los villanos se parecían al duo macana. Como bien dices quien rulea en esa peli es Rachel Weisz.

David Moreno dijo...

De acuerdo con los dos....

Saludos cordiales...