jueves, noviembre 06, 2008

De accidentes y coberturas...

Seven Readers!!!

Quienes en este país no tienen un sistema de televisión de paga y quisieron seguir el pasado martes el proceso electoral norteamericano por televisión, practicamente no pudieron hacerlo. El accidente en el que perdieron la vida Juan Camilo Mouriño, José Santiago Vasconcelos y 12 personas más, ocupó las pantallas de la televisión nacional haciendo a un lado lo que era sin duda la nota más importante en muchos años en el planeta: el triunfo de Barack Obama en la elección presidencial norteamericana. 
Nuestro buen amigo Pereque, apuntaba con certeza en el blog de Kix:


Si Calderón se hubiera muerto en un avionazo, entonces te concedo la prioridad periodística (refiriéndose a post de Kix). Que el avión en el que viajaba un alto funcionario de un país tercermundista caiga sobre una transitada zona de negocios de la capital de matando al secretario es dos pasos arriba de la nota roja normal, y está bastante por debajo de las elecciones de Estados Unidos.

En serio, ¿cuál es el punto de transmitir tres horas ininterrumpidas de coches quemados diciendo lo mismo una y otra y otra y otra vez? ¿Esperaban que Mouriño saliera de entre los escombros clamando venganza? En CNN al menos las estimaciones de votos electorales, gubernaturas y senadurías cambiaban cada poco tiempo.

No puedo estar más que de acuerdo. Añadiría sin embargo una acotación: las cadenas nacionales simplemente ayer carecían de información inmediata sobe el accidente y si decidieron comportarse como aves carroñeras sobrevolando la zona del desastre, es por una simple razón: estaban mostrando, una vez más, sus verdaderos intereses persiguiendo una nota sobre un lamentable hecho de sangre que se acopla muy bien a ese amarillismo periodístico con el que se manejan. La nota se prestaba a la especulación y las televisoras buscaban con insistencia que a alguien se le escapara la palabra atentado. 
No fue así, y se perdieron la oportunidad de contarle al público mexicano una gran historia, por ser víctimas de un espíritu reduccionista que muestra su muy limitada visión.
Lo que ha seguido ha sido realmente digno de muchos estudios: comentaristas enfundados en trajes de luto; insertos en las barras de spots en donde se lamenta la gran perdida que éste país ha sufrido e incluso hoy en Tercer Grado mensajes de condolencia al Presidente de la República.
Toda muerte es lamentable, especialmente cuando se da en una circunstancia como la del día de ayer. Pero las verdades no pueden soslayarse: Juan Camilo Mouriño no fue el gran estadista en el que le pretenden convertir ahora con esos mensajes de "hemos perdido a un gran mexicano". En realidad se trató de un personaje gris, oscuro y altamente cuestionado. Un tipo que demostró una enorme incapacidad de negociación con las fuerzas políticas del país, lo que quedó de manifiesto con el asunto de la Reforma Petrolera, dejando que toda la negociación cayera en manos del poderoso y astuto Manlio Fabio Beltrones. Un hombre que no pasará a la historia como un coadyuvante en la construcción de un México mejor, sino como un operador político dispuesto a servir a sus propios intereses, antes que a los de la nación.
¿Cuál será entonces el objetivo de intentar convertir hoy al político campechano en una especie de mártir de la nueva clase política mexicana? Por el momento, no lo tengo realmente claro. Pero si me parece que a las cosas hay que llamarlas por su nombre: lamentablemente se han perdido vidas humanas, pero no caigamos en ese juego oscuro que pretende transformar en un estadista a un simple político mexicano



Así las cosas hoy jueves...

PS1...El colmo: un analista de la filial local de Azteca, pretendió hacer una analogía entre Barack Obama y Mouriño....

P2...En el siguiente post, retomaré el top 25 personal...


Salud pues......

5 comentarios:

Ego sum qui sum dijo...

Bueno, David, fue un honor participar contigo en tu quijotesca idea. No dejes de avisar para la próxima.

Damaris Guadalupe dijo...

" un operador político dispuesto a servir a sus propios intereses, antes que a los de la nación."
No dría estar más de acuerdo contigo. Y eso de que el micropresidente casi llora y tal... no no no. Ahora se quiere ganar la simpatía del pueblo mediante la lástima? Es patético!

Anónimo dijo...

es patetica la cobertura mediática que se le está dando, sobretodo por los comentarios que hacen los locutores (grupo imagen) donde lo tratan como víctima de calumnias y presiones de sus adversarios políticos para culparlo de cosas turbias, sabiendo que hay asuntos oscuros en su vida como político-empresario... que lástima....y como diría el buen chava flores:
"Cuando vivía el infeliz, ¡ya que se muera!,
y hoy que ya está en el veliz, ¡qué bueno era!"

saludos .
agustin de qro.

Pereque dijo...

Gracias por la mención (no soy digno, no soy digno...).

Lo que me llama la atención es que mientras Téllez dice que todo apunta a un accidente, el discurso de Calderón maneja no muy veladamente que fue un narcoatentado. No teniendo información, y si fuera necesario elegir una hipótesis (y no lo es), el accidente es la opción por defecto (porque las cosas se descomponen y la gente se equivoca). No me parece muy honesto decir otra cosa, a menos que se tenga una agenda que pueda impulsarse con esa otra cosa...

Otra cosa es que si fue un atentado, la víctima más probable sería Santiago Vasconcelos, que está prácticamente desaparecido de la cobertura de todos los medios.

Con su permiso, voy por mi medicina. ¡Saludos!

Anónimo dijo...

De acuerdo, màs inflada la nota no podia estar, afortunadamente existe el cable y por otras vìas estar bien al tanto del clima ante la elecciòn de Obama.

Y con todo lo que me cae mal el Calderòn tal, le concedo que se viera tan mal, pues, mal o buen mexicano (dice la quinceañera en mi "ceeeero que me importa", Mouriño era su mejor amigo, y me cae y me aplasta como jet particular en Palmas, que se muera el mejor amigo(a), se siente horrible.

Pero una cosa es su dolor privado y lo que publicamente dijo de èl (ni modo que dijera que su mejor amigo y secretario de estado era un tal por cual, se imagina? "lo querìa mucho pero mi compadre era bien pero bien tracala"), totalmente fuera de lugar la desmedida cobertura amarillista (checaron en vivo al corresponsal de Telerisa diciendo que en la ciclopista habìa viceras tiradas????). En fin...
Clau