jueves, octubre 30, 2008

De un entretenido producto y la número 23..

Seven Readers!!

Mi estimado David, creo que se ha vuelto costumbre menospreciar cualquier producto para el entretenimiento que no invite a la reflexión o no sea una obra literaria.
O qué, ¿una persona que gusta de la lectura diversa (y con cierta debilidad por los libros de antropología y de historia mexicana) no puede consumir un poco de entretenimiento banal, sin sentido, absurdo e idiotizante?
Este es el párrafo central del interesante comentario de No me llamen Aless en los comments del post anterior. Él (o ella) tiene un buen punto, pero me parece que quien ha leído este blog por algún tiempo, sabrá que aquí no se tiene nada en contra del buen entretenimiento. Por el contrario, aquí se han recomendado películas y series de televisión que precisamente cumplen con el objetivo para el cual fueron realizadas: entretener (unos posts más abajo recomendé una serie de televisión que no va a transformar la vida de nadie, pero que es endiabladamente divertida: How i Met your Mother).
Lo que si se ha sostenido aquí durante muchos años (y lo mismo hice mientras estaba al aire en la radio) es que existen dos tipos de entretenimiento: aquel que reconoce que la audiencia es inteligente y el que le falta al respeto tratándola como si se tratara de una banda de gente no pensante. Así de simple.
Puse el ejemplo de Siempre en Domingo por que me parece que se trataba de algo más que un show de variedades. Durante años Raúl Velasco fue el hombre más poderoso en la industria de la música en México. El era quien decidía quien triunfaba y quien no lo hacía en este país y lo más lamentable es que moldeó el gusto musical de millones de mexicanos que crecimos creyendo que lo mejor del mundo era Timbiriche o Luis Miguel. Y fue el responsable de bloquear durante años al buen rock de la televisión, simplemente por que le parecía que atentaba contra la moral y los valores de los mexicanos, cuando a quien le molestaba era solamente a él. Y es ahí cuando me parece se insulta a nuestra inteligencia, pues no se nos considera como gentes capaces de pensar por nosotros mismos e históricamente la televisión mexicana ha sido así.
El año pasado Álvaro cueva se preguntaba:


¿Qué tanto es la intención de ayudar y qué tanto es negocio estar en el Teletón para todas esas marcas que se anuncian, que donan una parte de sus ventas o que organizan promociones entre sus clientes? ¿Cuántas estrellas van ahí por gusto y cuántas, obligadas? ¿Cuántas quisieran ir, pero no las dejan ni entrar?


Ahora Televisa nos está invitando a ser "Super Héroes" dando nuestro dinero para el Teletón, una vez más se trata de manipularnos para que todas esas empresas a las que Cueva hace referencia queden bien. Y sobre todo, para que esa demostración de poder de Televisa tenga un éxito absoluto; mientras que por otro lado evidentemente, quien osa criticar al evento queda como alguien malo, indeseable y sin capacidad de sentir solidaridad por los desfavorecidos.
No creo entonces que haya algo de insultante en decir que todo este tipo de programas nos insultan y enajenan, las evidencias de que así ha sido y es, están transmitiéndose ahora por nuestras pantallas. Incluso productos como Fuego en la Sangre, promueven antivalores y situaciones violentas, tal y como se señalaba hace unos meses en esta nota de La Jornada. Ahi no solamente se agrede al público, sino que habla de la doble moral que existe en la televisión mexicana. Esto me parece que va más allá del mero entretenimiento y cae en el terreno de la agresión en contra de las audiencias.
Y repito no tengo nada en contra del buen entretenimiento. Lost es una serie brutalmente entretenida, pero que por su estructura, el delineamiento de sus personajes y la calidad de su manufactura está pensada en que llegará a un público inteligente y pensante.
Hernán Casciari, el genial bloguero y comentarista de televisión del periódico español El País escribía en su colaboración de hoy:


La tele ya no es una nevera. No es algo que se abre porque dentro, muy a la vista, hay un producto a punto de hacer mal olor. La tele ya no son dos cadenas. Hoy la televisión se parece más a un supermercado que a un electrodoméstico. Para encontrar lo que nos gusta tenemos que caminar mucho, comparar, descartar, escoger. Las peores marcas y las mejores están en el mismo espacio. Los sabores exóticos y los yogures caducados. Todo convive...porque desde hace años hay opciones, hay enorme menú. Quizás deberíamos redirigir el epíteto: ‘Espectador basura’, por ejemplo. El que, por pereza, confunde un gran supermercado con una nevera rancia.


Tiene un gran punto: la misma televisión nos ha hecho pensar que todo es lo mismo mientras nos ha convertido tíos perezosos y conformistas con dramas como los de Paolo Botti o Pee Wee. Quienes pretendemos ser otro tipo de espectadores, no pensamos que todos los programas deberían ser copias exactas de aquellos largos monólogos televisivos de Juan José Arreola, pero si tenemos que exigir que hasta aquello que simplemente busca entretener sea un producto inteligente hecho con respeto para gente que posee la misma característica.
Casciari tiene razón, los buenos productos televisivos existen y todo puede resumirse a querer y saber buscarlos. El gran problema es que en el caso mexicano, normalmente uno tiene pagar por ver a Carmen Aristégui en CNN o a Charlie Sheen en la genial Two and A Half Man. Quien no tiene esos recursos - que sin duda es la mayoría de la población - debe conformarse con López Doriga o Los Peluches. Y no debemos olvidar que La Academia o Los Pech se transmiten utilizando el espacio radio eléctrico que es - todavía- propiedad del Estado Mexicano, es decir nuestro. Y yo quiero que aquello que me pertenece, se utilice de la mejor manera posible.
Cierro esta parte del post con una genial frase del blog Ego Sum Qui Sum:

Así que cuando alguien venga a decirte que hay que estar "unidos", ser optimistas y no hablar de la crisis, respóndele que tu inteligencia es más grande de lo que Televisa y el gobierno creen.



Número 23...

God Gave Rock and Roll de Argent.

Cuando era niño yo iba a la iglesia. Mis padres me obligaban todos los domingos a ir a la escuelita dominical. Siempre pensé que algo andaba mal con aquello si se tenía que ir a la escuela en domingo.
En la iglesia Presbiteriana de aquellos años nos decían que el rock era malo y satánico. Yo tenía un conflicto: me encantaba el rock y lo oía a escondidas, era una especie de placer culpable...hasta que alguien me presentó a Argent y la gran God Gave Rock and Roll. Pensé que la idea era genial: el rock and roll era un producto de origen divino.
A tantos años de distancia ya no creo eso, pero la canción sigue recordando aquellos que fueron los orígenes de mi propia rebeldía y de la formación de un criterio distinto al que la tradición familiar y la religiosa me dictaban.
Así que aquí la tienen. Compuesta por Russ Ballard la gran God Gave Rock & Roll, número 23 de mi top 25 personal.





La mejor línea:

And if you're young and you'll never be old
Music can make your dreams unfold
How good it feels to be alive....


ZAZ largo post!!!!

Así las cosas hoy jueves....
Salud pues......

11 comentarios:

ronkiyo dijo...

Una estafa mas, del canal de las estrellas:

http://monerohernandez.blogspot.com/2008/10/televisa-fusila.html

No me llamen Aless dijo...

Mi admirado David, Aless, viene de Alessandro Romero, tal vez me recordarás por blogs como "Yo no quiero un metroflog" y eventos como Yucablogs & Beers '07.

Habiendo aclarado ya mi género y dejando claro que llevo tiempo leyendo tan interesante blog.

¿Buen entretenimiento vs mal entretenimiento? Quién decide que es bueno o malo, blanco y negro?. Hay que comprender que hay grises, que el entretenimiento se ofrece en varios sabores y presentaciones, eso es lo bonito de esa industria: hay una opción para todos.

Respetemos a los intelectuales, respetemos a los que prefieren no serlo. A los que saben de que país es presidente Uribe, porqué busca la reelección; respetemos a los que no leen más que el De Peso.

No culpemos a Televisa y Azteca por sus programas tontos, cada quién elige que ver, a nadie le obligan. Ahí está Proyecto 40, Milenio y otras opciones.

No adoptemos actitudes intelectualoides diciendo que "insultan la inteligencia" menospreciando la carcajada profunda que sale del alma, del que quiere disfrutar del entretenimiento al que tiene acceso.

Saludos Don David.

Anónimo dijo...

creo que el grupo infartado de los 498 actos violentos y antimorales que observó en fuego en la sangre se olvidó de ver mujeres asesinas...
en cuanto al teletón, pienso que si juntaran todo el dinero que han recaudado en 10 años podrían inciar y poner en marcha una verdadera reforma en educación que permita a las personas con discapacidad ser más útiles y productivas, porque hasta la eduación es restringida no solo para los que menos tienen sino para los que tienen capacidades intelectuales o físicas limitadas. A falta de interés en el gobierno por hacerse partícipes de la eduación de las personas discapacitadas, debo reconocer que los CRIT brindan ayuda a gente que no puede pagar 3,000 de colegitura o de rehabilitación, o de prótesis...en fin, que este tema de la televisión da para taaantooo...pero es muy interesante

Pereque dijo...

¿Qué tiene de malo comerse una Big Mac o seis tacos de tripa frita? Nada, siempre y cuando uno coma eso una vez al mes, no todo el día, todos los días.

Pero por otro lado, otros medios ofrecen una pluralidad de contenidos que ni la televisión de paga alcanza, y también presentan patrones de consumo chatarra. Las revistas más leídas son del tipo de TV y Novelas, aunque uno puede comprar revistas científicas y culturales de calidad con relativa facilidad. De la misma manera una misma radio puede sintonizar La Zeta y la estación cultural del gobierno sin problemas, pero la primera es mucho más sintonizada. En la Inglaterra victoriana existía un pujante comercio de libros obscenos, aunque no sé qué tan exitosos hayan sido en relación con la alta literatura; hoy, ciertamente, los Dan Browns, las Danielle Steels, los Carlos Cuautémoc Sánchez y los Abel Cruz se venden más que todos los Nobel juntos.

El tema de la telebasura, necesariamente, tiene que pasar por la basura en todos los medios. Porque bien puede existir una relación de causa y efecto, puede ser un problema de educación, puede ser síntoma de una situación sociocultural más compleja y profunda o bien puede ser que la mayoría de la gente sea idiota y de mal gusto, y prefiera productos culturales idiotas y de mal gusto.

O al menos esa es mi opinión de diletante con interés. ¡Saludos!

David Moreno dijo...

You have a point mi estimado anónimo (a), pero esa es precisamente la cosa: el gobierno tendría que estar cubriendo esas necesidades. En el caso de Yucatán, en donde se inaugurará un CRIT, el gobierno estatal ha desembolsado una millonada para que se construya el CRIT y es cuando uno cuestiona: ¿Por qué gastar tanto dinero de nuestros impuestos por beneficiar la imagen de Televisa? Por que evidentemente la instalación de un CRIT responde a intereses de índole político, y habla de una sumisión por parte de la clase a la política al poder de la Televisión.

Alessandro: ahh que bueno que aclaraste el punto de la identidad. Yo creo que no hay opciones para todos. Las hay en la medida en la que tengas dinero para pagar y ni así, pues si tuvieramos el derecho a escoger yo exigiría que mi sistema de cable quitara cosas como Bandamax y el catholic channel.
No es mi intención sonar pretencioso con el comentario, pero creo que si existen elementos para determinar que vale la pena y que no. Y no me parece que se falte al respeto a quien lee de Peso o mira solamente ventaneando. Simplemente habría que insistir en mostrarle a la gente que hay otros caminos, otras opciones.
El Maestro Casciari señalaba lo anterior en dos posts de su ya mencionado blog:

http://blogs.elpais.com/espoiler/2007/06/salva_a_tu_madr.html

http://blogs.elpais.com/espoiler/2008/01/qu-culpa-tiene.html

Él habla de España, claro, pero la Telebasura es un asunto de índole mundial
Nuestra labor quizá tendría que ir más a ese sentido. A decirle a la gente que hay cosas más allá de Derbez o de las lecciones moralinas de Lo que Callamos Las Mujeres.Y no creo que por hacerlo se les falte al respeto. En todo caso quien si lo hace, son los editores del mentado pasquín y los productores de dichas series, ellos si son los que le faltan al respeto a la audiencia y a su inteligencia.
Salva a tu Madre, y Salvarás al mundo...dice Casciari.
Estoy de acuerdo...pero el camino es aún largo...Y son pocos los que parecen dispuestos a recorrerlo.

Saludos mi estimado, gusto leerte de nuevo...

(no suelo contestar en los comments, pero el asunto da para esta discusión...)

David Moreno dijo...

¿Qué tiene de malo comerse una Big Mac o seis tacos de tripa frita? Nada, siempre y cuando uno coma eso una vez al mes, no todo el día, todos los días.

Otro buen punto Pereque, y si..estoy de acuerdo. No solamente tendríamos que hablar de telebasura, sino de MediosBasura.

Saludos...

Ego sum qui sum dijo...

Órale, David, gracias por la mención.

Yo también creo que el entretenimiento es necesario. Es más, lo dice Umberto Eco en su "apocalípticos e integrados", pero también creo que hay entretenimiento de mala calidad y entretenimiento de buena calidad.

El entretenimiento de buena calidad es original, novedoso, ingenioso y apela a la inteligencia y el buen gusto del expectador.

El entretenimiento de mala calidad es barato, repetitivo, trillado y confía en la ignorancia y pereza del expectador.

marichuy dijo...

David

Muy bueno este post.

Yo también creo que nos hace falta algo de evasión y entretenimiento sin pretensiones. Pero una cosa es ese tipo de entretenimiento, ligero y agradable… y otra, muy distinta los programas “cómicos” de Televisa, que no solo son huecos, sino burdos y rayanos en la estupidez y la vulgaridad. La gracia y el entretenimiento ligero de ninguna manera significan falta de respeto a la inteligencia (en cine yo lo ejemplificaría así “Dan en la vida real” vs “No te metas con Zohan”; la primera es muy agradable, cero pretenciosa, no busca ser la mar de la profundidad y sin embargo, resulta muy agradable y amena. La segunda, es una supina tontera, vulgar y hasta ofensiva).

El sentido del humor no tiene por qué estar peleado con la inteligencia.

Y en cuanto a TELETON, me chocan los chantajes sentimentales, pero más me choca que las empresas participantes -empezando obviamente por Televisa-, la mayoría grandes evasoras de impuestos y hasta violadores de la normatividad laboral internacional -como Wall Mart-, se cobijen ese tipo de pseudo caridad para darse baños de generosidad, cuando lo que buscan es… deducir impuestos.

Un saludo

Luis dijo...

"Que tal. Encontré esta página, y está buenísima. Les recomiendo a todos que la vean, lo bueno es que la actualizan diario:
yavienen.blogspot.com"

Anónimo dijo...

Wow! ahora sì se puso bueno el debate, l entrarìa, pero es viernes en la noche, asì que me acurrucarè en mi profundìsima superficialidad a ver la tele, saludosdesde la helada capirucha.
Clau
pd. Todos tienen la razòn a su manera, por contradictorio que suene.

Anónimo dijo...

otra vez me quedè sola en mi "loserness" de viernes en la noche, en fin:

Obamaniacos:
Hernandez ya le hizo caricatura tipo Amlito a obama:
http://monerohernandez.blogspot.com/2008/10/sonre-vamos-ganar.html
Vayana checarla, està linda (les digo que estoy de lo màs banal hoy)
Clau