viernes, agosto 08, 2008

De la inauguración de 8 8 8....

Seven Readers!....

Cuando Li Ning "voló" por el techo del Estadio Olímpico de Beijing llevando consigo la antorcha olímpica, y dejando tras de si una estela de imágenes que se proyectaban en la parte superior del inmueble, una cosa me quedó clara: habíamos sido testigos de la mejor ceremonia de inauguración de unos Juegos Olímpicos. El emocionante encendido del pebetero fue el punto culminante de tres extraordinarias horas en las que los chinos realizaron un impresionante despliegue tecnológico y cultural. Fue un recorrido por el pasado del gigante asiático, pero también fue una muestra de su presente y de lo que esperan lograr en el futuro. Y en eso recae el principal éxito de esta ceremonia: China nos dijo, aquí estamos y vamos por todo.


Impresionante es el menor de los adjetivos que uno puede encontrar para describir lo visto a partir de las 8 de la noche con 8 minutos del día 8 del octavo mes del año allá en Beijing. El recorrido por los inventos chinos, el desfile de grandes atletas y hasta el sonido del mariachi como fondo musical, hicieron que por fin los juegos se sintieran como algo cercano. 
Pero siempre hay puntos negros en el arroz y en este caso este lo constituyeron los comentaristas de las tres televisoras que transmitieron el evento: Televisa, TV Azteca y TVC . Parecían empeñados en arruinar las imágenes que hablaban por si solas, al tratar de describirlas, de empañarlas con "supuestas bromas" entre ellos (ojo Rafa Ocampo y Gerardo Velázquez: en buena onda no nos interesan sus resultados en la Ibero mientras miramos a los atletas desfilar. Garay: a nadie le importa escuchar tus aventuras de la niñez, antes del juramento olímpico.) y, especialmente las dos televisoras grandes, "presumir" sus tomas particulares en pequeños recuadros en pantalla que violentaban la limpia, excelente y maravillosa transmisión televisiva que nos regaló la televisión china.
Pero bueno, finalmente han iniciado los juegos. Ayer hablaba de que estamos ante una guerra en el espíritu deportivo y lo meramente comercial. Y en lo deportivo habrá una batalla que traspasa estos límites para instalarse en los de lo político y lo simbólico: la que escenificarán norteamericanos y chinos por la supremacía del medallero. Es una guerra entre el gigante que despierta y que pretende desplazar en muchos sentidos a su contraparte americana, y el gigante del Siglo XX que tiene toda la intención de no ceder ante el empuje de los asiáticos. Es una representación simbólica de la batalla que ya libran en los terrenos económico, político y militar. Los chinos pretenderán ganar sus juegos. Los americanos se han preparado con todo para impedirlo y, a pesar de lo mucho que eso pueda chocarnos en México, cuando los norteamericanos se preparan para algo, suelen hacerlo a tope. 
Así que una vez los JO se convierten en algo que va más allá de lo estrictamente deportivo. Es algo que va implícito con lo que las olimpiadas de la era moderna han tenido que llevar consigo desde 1896.
Let the games begin....

Así las cosas hoy viernes....

Salud pues.......

2 comentarios:

Defeña salerosa dijo...

Yo tengo miedo. De china. De verdadd, me asustan. Es cómo no saber ni a cuál irle, sé q los gringos están lejos de ser "algo bueno", pero los chinos...a veces pienso que lo están más.

Difiero con que ha sido la mejor ceremonia. Fué demasiado. Es como cuando ví cierta película atascada de efectos especiales y 3d, llegó un momento que me aturdió. Para mi gusto no reflejaron su verdadera cultura, la milenaria, la filosófica. La más capitalista-occidental ceremonia, en un país q no lo es (en teoría).

En fin, a ver cómo se desarrollan los JO.

Saludos!!

MARICHUY dijo...

Yo no pude ver la inauguración, pero vi algunas imágenes en Internet y fue como dices: IMPRESIONANTE

Ese estadio no tiene su madre, vaya diseño. Me recordó a uno que hay en Alemania, Alianz creo que se llama, que es bellísimo también, auqnue más chico

Leyendo a Defeña, quiero pensar que para el mundo, algo peor que los gringos, el gobierno pues, no puede haber... eso espero...