miércoles, abril 16, 2008

Del Viaje A Darjeeling....

Seven Readers!!!

Podría definir a The Darjeeling Limited (Viaje a Darjeeling) como un filme de momentos. Si aislásemos secuencias y escenas de la película, nos daríamos cuenta de que cada una de ellas está construida para generar en nosotros, los espectadores, una sensación particular: risa, enojo, tristeza, euforia, nostalgia. Es una película filmada en un contexto extraño lo que hace que inmediatamente uno se sienta identificado con tres personajes, los hermanos Whitman, perfectamente escritos y dirigidos, cuya búsqueda va más allá de la supuesta cruzada espiritual en la cual se embarcan. Es una búsqueda por el pasado, por el amor, por la necesidad de poseer lazos familiares y por encontrarse a si mismos. El tren que recorre la India, y en el que los hermanos se embarcan, es en si mismo una extraordinaria metáfora, pues más que un simple medio de transporte es la representación gráfica del viaje como proceso de cambio. Un lugar pequeño, cerrado y en constante movimiento, que permite a tres personajes – que tenían un año sin verse y hablarse – reencontrarse como hermanos, como seres humanos. 
Wes Anderson ha realizado un filme entrañable en toda la extensión de la palabra. Lo hace llevándonos a un país exótico (por lo menos para occidente) en el que cada detalle parece contar una historia en si misma. La dirección de arte es sumamente importante, pero también lo son los movimientos de cámara. El uso del travelling adquiere características muy especiales en términos narrativos, también lo hacen los paneos. Anderson decide mover su cámara de esta forma para contarnos lo que sucede al interior de los lugares que son visitados por los hermanos. El movimiento de la cámara sobre su propio eje posee entonces un sentido narrativo importante: nos introduce en lo que sucede de manera simultánea cuando los Whitman están en un mismo lugar; sus reacciones, sus actitudes y sobre todo como estas siempre funcionan como parte de esa inevitable conexión que existe entre los hermanos. Tres personajes que se mueven siempre al interior del cuadro siempre en el mismo orden, se siguen, se protegen, se pelean, se aman y se odian siempre en la misma posición. La cámara nos va contando su proceso de reencuentro, de redescubrimiento e incluso de reeinvención; procesos que son acompañados por una adecuada selección musical compuesta por canciones de los años 60 y 70 (destacando la maravillosa Le Champs-Elysées de Joe Dassin) y por música de películas hindúes que generan una atmósfera adecuada para la película.



Owen Wilson, Adrien Brody y Jason Schwartzman construyen a tres personajes con base en una química muy particular. Logran expeler un sentido de familiaridad único, el cual logran plasmar sin mayor dificultad en la pantalla. Wilson hace uso de esa particular esquizofrenia que caracteriza a la mayoría de sus personajes para encarnar a Francis, el mayor de los tres hermanos, el tipo que tiene la idea del trayecto y que engaña a sus hermanos con el pretexto de que se embarcaran de una jornada espiritual, pero en el fondo su propósito es otro: necesita de ellos para encarar sus propias tribulaciones. Brody interpreta a Peter, quien aparentemente es el más “normal” de los tres, pero quien es quien más ha resentido la muerte del Patriarca Whitman. Se ata a las pertenencias del padre y lucha contra su propia responsabilidad que en ese sentido la naturaleza le ha deparado, pues en el fondo no puede concebir que en algún momento abandonará a su hijo. Brody, como siempre, hace un extraordinario uso de su físico, para la caracterización de su personaje. Y por último Schwartzman – el actor fetiche de Anderson – quien es el menor de los hermanos, el más reflexivo. Jack es un escritor que utiliza sus propias experiencias para contar sus historias, la mayor parte de ellas producto de una obsesiva relación con una mujer (hay que ver el corto titulado Hotel Chevalier que se proyecta antes del filme, para comprender mejor al personaje). Son personajes que se sienten fascinantes, absurdos, patéticos. Quizá por ello uno puede identificarse tanto con los mismos, por que de alguna manera todos nos sentimos así en algún momento. Son la representación metafórica de la complejidad que se esconde tras la sencillez. Todas esas contradicciones que aparecen en el ser humano en algún momento, y que nos hacen tan particulares, tan únicos, tan especiales.
The Darjeeling Limited es un filme triste y divertido, patético y maravilloso. Una película hecha con el corazón, con honestidad y con un evidente amor por el cinematógrafo; con implicaciones en muchos sentidos, pero especialmente en los de las relaciones, sus valles y montañas, sus lamentos y celebraciones. Una película que aporta y cuenta mucho en la pantalla, pero que permite que el espectador haga sus propias aportaciones con base en nuestro propio bagaje emocional. Y, finalmente, es una cinta sobre el “dejar ir”, sobre el desprenderse de muchas cargas (el equipaje perteneciente al Padre y que los hermanos llevan consigo, es la evidente metáfora de lo que digo) para continuar con el camino, con el viaje por la vida; y armarse, de la mano del amor, de la valentía que se requiere para ello. 
Un bello viaje….

Así las cosas hoy miércoles…


Salud pues….…..


9 comentarios:

Casi 30 dijo...

"Triste y divertido, patético y maravilloso" ... Pues es de Anderson!

La verdad no lei querido amigo, porque no la he visto y al tercer renglón pensé que podía ser un spoiler para mi!!! A ver si se me hace este fin. La tengo para ver en casa pero no ha habido tiempo.

Saludillos!

Kix dijo...

:-) Perfectamente, anotada quedó, mi cine-sensei.

Un abrazo!

Monica dijo...

Ahhh que bueno que la pudiste ver, es una película bien bonita .. es curioso como ciertos directores tiene una capacidad natural para crear universios propios, muy peculiares. A mi me encanta viajar por el mundo mágico de Anderson, que como dices, es triste y divertido a la vez.
Saludines desde el chilango,

Moni

JoSeTho dijo...

Saludos David
De Nuevo Joseto
En esta ocasion invitandote a
conocer el nuevo proyecto que tengo con unos amigos...
www.sonideroclandestino.com
date un rol... me di la libertad de tomar prestado un articulo escrito por ti! espero no te enoje :S
si te enoja ay me lo chan dices?!
ahm...
la pagina tendrá radio por internet...
asi ke ... si te llegara a interesar tener algun espacio, solo dilo y lo tendrás!
Chido! un Abrazo y excelente vibra!

Mariana dijo...

Me encantó regresar a la blogósfera y encontrarme con este post. Normalmente disfruto las reseñas que haces, pero esta la disfruté especialmente porque la comparto de manera plena. Creo que es una película muy peculiar y también creo que no es una película para cualquiera. Creo que en esta etapa de mi vida me caería bien volver a verla.

¡Recibe un beso grandote!

Mariana.

P.D. Me dio tanta emoción tu emoción con mi post de Paul. Es fascinante encontrar gente que te sienta así y comparta los momentos que fueron definitivos en tu vida. ¡Gracias!

frontground dijo...

Estimado Blogger:

Quedas cordialmente invitado a la inauguración de la exposición "Frontera. Montaje de Obras" del artista chileno Carlos Navarrete, este jueves 24 de abril de 2008 a las 8 de la noche en la Galería Manolo Rivero. Esperamos contar con tu asistencia así como con tu opinión que hoy construye la blogosfera.


FrontGround, centro de investigación artística
More info: http://frontground.blogspot.com/

Kix dijo...

Oye la semana pasada le dejaron a mi hija una tarea sobre cómo hacer un programa de radio, me acordé de tí!

Sidurti dijo...

¿Apenas la viste?
Bueno, más vale tarde que nunca. Esta peli es muy linda, está muy chida, apesar de la cara de Owen y recordar su mirada de Zoolander.
Hay algo que no entendí :
¿Qué hace Bill Murray en la peli?

Sidurti dijo...

GRaaacias por tu respuesta!
Ahora estoy más tranquila al saber que Bill Murray tiene una función en la peli. Enserio, salí del cine con una cara de ¿?