martes, abril 18, 2006

De Robbie What we...y Los Dilemas de la Silla...

Seven Readers!!

El calor ya ha comenzado. Las temperaturas meridanas comienzan a oscilar entre los 37 y los 40 grados. Welcome to Hell. Dormir es incómodo, tengo que prender dos ventiladores para poder hacerlo con cierta comodidad. El agua se convierte en un elemento importante, hay que estar hidratado y con una botella junto a uno prácticamente todo el día. Aún así, la ciudad sigue estando deliciosa, con poco tráfico vehicular y particularmente limpia. Eso ayuda a levantarse y venir a trabajar con cierto ánimo.

Concierto...

El domingo anduve de excursión por Mix Up. Tuve resultados fructíferos. Salí con el cd que contiene el Soundtrack de la película que les comentaba ayer: Elizabethtown. Una recopilación extraordinaria y que merece un post aparte. Me llevé también un DVD que me ha parecido impresionante: se trata del What We Did Last Sumer: Robbie Williams Live at Knebworth.

¿Qué tiene Robbie Williams que lo ha hecho un artista tan exitoso en ambos lados lados del Atlántico (Salvo en Estados Unidos, lo que demuestra que los americanos tienen realmente gustos muy dudosos)? Creo que es una combinación de varios factores. Es un tipo atractivo, el típico prototipo del rebelde seductor que siempre ha despertado el interés del público femenino. Pero más allá de eso, se trata de un auténtico “entertainer” un extraordinario intérprete y un compositor que tiene la capacidad de crear auténticos himnos pop.




El What We Did Last Summer es simplemente un ejemplo y una muestra de todo ello. Williams es en la actualidad, el cantante con mejor dominio y presencia escénica. Desde el momento en el que inicia el concierto y Robbie aparece colgado del techo del escenario, el tipo se echa en la bolsa a los 350 000 asistentes al evento, y literalmente los maneja a su antojo. Tiene la capacidad de crear varios momentos que van desde la apoteosis en temas como “Come Undone” “Strong” o ese moderno himno llamado “Angels” (que como todo gran tema ha sido manoseado al máximo por varios “cantantillos” y “musiquillos”) hasta crear momentos íntimos en canciones como “She`s the one”
Cobijado por una espectacular orquesta, un grupo de guapísimas y buenísimas bailarinas y una producción escénica de primer nivel; Robbie crea un concierto realmente memorable, cargado de emoción, diversión y buena música. Un auténtico recital que eleva al Pop a alturas insospechadas y que convierte al británico en el heredero de otro que en algún momento llegó a tener la capacidad de plantarse en un escenario, apropiarse de él y derrochar talento, energía y calidad vocal: Freddy Mercury.
What We Did Last Summer, es un documento fantástico que muestra que lo comercialmente exitoso y la calidad pueden ir de la mano. Y todo gracias a un apasionado por el fútbol llamado Robbie Williams.

La Silla

Se acabó la mini tregua mordaza. Los representantes de los candidatos dieron al traste con un acuerdo que llevaba implícita una importante carga de censura y de menosprecio por el ciudadano. Ahora el nuevo pleito tiene como protagonista a una silla. Resulta que los representantes del PRI, PAN, PANAL y ALTERNATIVA, ha decidido que se construya un solo estudio para los dos debates que han pactado ante el IFE y, lo más importante, ante la opinión pública. Esto implicaría que para garantizar que no existe ningún tipo de ventajas escénicas que le permita destacar a un candidato por sobre otro. El problema es que este escenario tendría de entrada cinco sillas, con lo que en el primer debate al que no asistirá AMLO, habría una silla vacía. Es evidente que la presencia de un lugar vacío puede tener un impacto importante en términos mediáticos y que la gente puede interpretar de muchas formas esa imagen. También el resto de los candidatos, sobre todo Madrazo y Calderón, podrían hacer alusión a la silla vacía para aprovechar políticamente la ausencia de López Obrador. La cosa entonces ahora se centra en una silla. Mientras los demás insisten en que esta se ponga, los representantes de la Alianza Por el Bien de Todos evidentemente se oponen. Así que, ahora la discusión se centra alrededor de una silla. Yo sugiero que si estamos en la discusión sobre una silla sería mejor que jugarán aquel juego infantil en el que ponían música, uno giraba alrededor de varias sillas y al detener la música todos los participantes corrían a sentarse. Quien no consiguiera lugar era eliminado inmediatamente. Por lo menos harían del debate algo más divertido.

Así las cosas hoy martes, mis estimados seven…mañana les platico sobre dos campañas de TV Azteca que tienen un trasfondo espeluznante…

Salud pues…

Ps1…A los seleccionados nacionales les prohíben escuchar música en su concentración..¿A poco no es una medida idiota?...

Ps2…ZAZ…esta es la entrada 400…¿Cómo diablos llegué a tantas?...I need to get me a life ;)….

6 comentarios:

control_zape dijo...

Eso de la silla está de risa loca. Si la discusión de los problemas nacionales se reduce a poner o quitar una silla estamos del nabo con la democracia tan manoseada en la que dicen que se fundan nuestras instituciones.

Jadsia dijo...

Yo ooooooodio el calor. Aqui en suecia ni vengan en verano porque es un hooooooorno horrible. De haber sabido...
A mi no me gusta mucho Robbie Williams pero "al Cesar lo que es del Cesar."

David Moreno dijo...

Totalmente de acuerdo contigo mi estimado Héctor..

Jadsia, nunca pensé que Suecia fuese un Horno. Si así están en un país nórdico, entonces lo nuestro debe ser lo más parecido a un Dantesco infierno...

Saludos a ambos!...

Pereque dijo...

Yo digo que el próximo presidente se decida con un juego de sillitas. La Silla Presidencial se incluiría y sería la única que se quede hasta el final. Así el que gana se convierte automáticamente en el Preciso.

Es mucho más fácil, mucho más rápido (incluso en caso de que se hagan varias rondas por eso del desempate y de que él me empujó, el numerito no debe tomar más de doce horas), muchísimo más barato (nada más se gasta en las sillas y en contratar a gente para dar fe y legalidad al asunto) y a diferencia de las campañas de hoy en día, las únicas habilidades necesarias para ganar son más o menos positivas (rapidez, agilidad, hasta sentido del ritmo). Hasta es bueno para el ambiente.

Es más: podemos hacer una especie de Campeonato Sillocrático, y a lo largo de varias rondas, todos los que así lo deseen podrán competir por la grande, independientemente de partidos, plataformas, alianzas, propuestas y demás. Es cierto que no hay propuestas ni debates ni inteligencia con la "sillocracia", ¡pero ahora tampoco, así que por ese lado no se pierde nada!

Saludos desde una silla,
Pereque

Victoria Moon dijo...

Ya 400??? Eso merece celebrarse! Muchas felicidades!

David Moreno dijo...

Jajajaja...buen punto Pereque, y aunque parezca irrisorio no tan alejado de la realidad...


Mrs. Moon, it's so good to have you around here again...Thanks a lot!!..hugs for you!!!

Saludos a ambos..