jueves, febrero 12, 2009

De abstenerse y construir...

Seven Readers!!!

En días pasados comentábamos que hacer en la próxima elección. Si anular el voto o abtenerse. Yo sigo por la segunda opción por que uno no puede darle el voto a ninguno de los partidos políticos que contendrán en la elección del próximo 5 de julio. Pero concuerdo con quienes dicen que no se trata solamente de no votar, sino de hacer algo más. De construir para cambiar las cosas.
En esas estaba cuando me encontré con dos artículos de Eduardo "El Búho" Valle y cuyas ideas podríamos retomar los ciudadanos para comenzar a cambiar las cosas en este país. El artículo se titula Divertimento Partidario y fue publicado en dos partes en El Universal. A reserva de que ustedes pueden ir directamente a la web del diario, yo voy a copiarlos integramente aquí hoy y mañana, pues encuentro varias de sus planteamientos muy interesantes para comenzar a organizar un movimiento ciudadano que vaya más allá de nuestras quijotescas campañas cibernéticas.
Así que aqui va la primera parte....


¿Usted asegura que una clase política corrupta e ineficiente secuestró la política y las instituciones en México? ¿Se indigna cuando al PRD lo llaman “de izquierda”? ¿Está cansado de Los Chuchos y de la asonada de los léperos? Deje de quejarse y construya. Hasta el momento ganan Lombardo Toledano y Aguilar Talamantes; pero esto puede cambiar. Construya.

Un partido de izquierda: moderno, combativo, creado para promover las causas de los trabajadores y productores del campo y de la ciudad, de los desempleados y los migrantes, de los diferentes, de los mexicano-africanos, de los indios, de los subempleados, de los jóvenes, de las mujeres. Para combatir con eficacia la impunidad, la corrupción, el crimen, la violencia, la concentración de poder en manos de los señores feudales (los gobernadores y jefes de partido), los líderes sindicales, las mafias de la economía y hasta de la ciencia y la cultura, quienes a nadie rinden cuentas y se burlan de todos. Y para superar la indiferencia, el aislamiento y el oportunismo ciudadano. Para recuperar un México curado de los brutales atentados ecológicos conocidos. Y libre de monopolios abusivos, incluyendo los estatales.

Para hacer reales los derechos, para hacer de la libertad una práctica con amor a la nación y respeto al Estado, a la Constitución reformada y las leyes justas que de ella emanen. Para reconocer las responsabilidades de los ciudadanos. Un partido de izquierda que recuerde cada día los principios de Morelos, de Francisco Javier Mina, de José María Luis Mora, de Mariano Otero, de Ricardo Flores Magón, de Félix Palavicini y Heriberto Jara, de José C. Valadez y Pastor Rouaix, de Librado Rivera, Demetrio Vallejo, Octavio Paz y José Revueltas. Para reconocer lo positivo de todos aquellos empresarios que arriesgaron capital y vida e hicieron crecer y desarrollaron la nación; para entender la necesidad de hacer de la interdependencia de los países del subcontinente norteamericano una meta racional, creativa e inteligente. Internacionalista, militante de la solidaridad hacia los pueblos del sur y el Caribe. Un partido liberal socialista; para socializar el poder, para hacer pública y responsable la vida pública.

Fácil. Es el momento exacto: no se pueden registrar nuevos partidos nacionales hasta después de 2012. Quienes inicien ahora el esfuerzo no podrán acceder a posiciones públicas hasta entonces, si bien les va. Además, ahora existe un instrumento formidable para garantizar la democracia interna en la discusión, la organización y la toma de decisiones: la internet.

Por supuesto, en términos político-ideológicos, hay que partir de algo. Y ello, para un partido liberal socialista significa, como mínimo, uno, la Constitución Política publicada el 5 de febrero de 1917, y dos, la declaración de principios y el programa político del Partido Mexicano Socialista de 1987. Las razones de continuidad histórica y política son evidentes. Ese hilo conductor fue bruscamente interrumpido con la creación del PRD y de ahí la debacle general, también moral, de la llamada izquierda mexicana.

Por supuesto, en términos organizativos habrá que partir de algo. Y ello significa un primer comité nacional organizador del PLS (en formación), sin ningún derecho de voto. Diez, 100, o mil o más personas distribuidas en el territorio nacional, al publicar un primer manifiesto a la nación, pueden iniciar el drenar el delta venenoso y maloliente de nuestra política. Y comenzar a construir en forma organizada el PLS. En cuatro niveles: nacional, estatal, municipal y, lo fundamental, a nivel de clubes, asociaciones locales por organización o sindicato, ejido o empresa, colonia o escuela.Los comités directivos, en los tres niveles mencionados, tendrían como primera y fundamental tarea dirigir la discusión sobre el programa, la declaracion de principios y los estatutos del partido en formación.

Una elaboración colectiva realizada en forma abierta y transparente usando… la internet. Con la idea presente e inmediata de generar, luego de aprobar lo nacional, programas de acción a nivel estatal, municipal y de club.

Programa, organización, movilización. Los viejos subversivos conocemos la fórmula.

Así las cosas hoy jueves....

PS1...Yo creo que nadie se sorprende por la derrota de la selección ante Estados Unidos. De hecho me parece que la esperábamos. Lo lamentable es que se culpe de todo al técnico, cuando son los jugadores los que demuestran una enorme incapacidad para meter la pelota y para sobreponerse a situaciones adversas. No se preocupen: ya les ganarán a los americanos en el Azteca, que parece ser el único estadio en el que México puede vencer a quien sea.
En fin...

Salud pues.......

3 comentarios:

Damaris Guadalupe dijo...

Pues habrá que ver si pueden en el azteca, con esa pose de divas, no creo que vayan a ningún lado y la verdad me dá gusto.

Ego sum qui sum dijo...

Me extraña que el señor se haya tomado la molestia de escribir el políticamente correcto "maxicano-africanos" y que luego diga "indios" sin reparos... Pero supongo que es irrelevante.

¿Dónde me inscribo al PLS?

Raúl H. Pérez dijo...

Leí los dos artículos que has publicado con respecto a abtenerse o anular el voto.

Yo me inclino por lo primero, es más claro el mensaje.

Saludos.